Publicidad
Publicidad

En España hay un gran déficit de retinógrafos

Mientras cerca de un millón de personas padece problemas derivados de su Baja Visión, existe también una gran carencia de estos dispositivos, imprescindibles para el diagnóstico y el seguimiento terapéutico de muy variadas patologías oculares.

Este martes, el Instituto Oftalmológico Castroviejo de la Universidad Complutense de Madrid sirvió de marco para analizar un problema tan poco conocido como la Baja Visión y su impacto en la vida cotidiana de las personas que la padecen. Mediante la jornada-workshop “Necesidades y propuestas de los pacientes con Baja ...

Este martes, el Instituto Oftalmológico Castroviejo de la Universidad Complutense de Madrid sirvió de marco para analizar un problema tan poco conocido como la Baja Visión y su impacto en la vida cotidiana de las personas que la padecen. Mediante la jornada-workshop “Necesidades y propuestas de los pacientes con Baja Visión en España”, se pudieron escuchar durante aproximadamente dos horas términos como Oftalmología Pediátrica, retina mácula, degeneración macular DMAE, retinopatía diabética, miopía magna o glaucoma. Dicha jornada fue organizada por la Federación de Diabéticos Españoles (FEDE) y la Asociación Visión España y Mácula Retina, contando con la colaboración de la Sociedad Española de Glaucoma, la Sociedad Española de Oftalmología y la Sociedad Española de Retina y Vítreo, además del Real Patronato de la Discapacidad y la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

Abrió el acto la paciente de aniridia (iris inmaduros en ambos ojos) y presidenta de Visión España Retina y Mácula, Yolanda Asenjo. Su parlamento se centró principalmente en la falta de atención sociosanitaria a los pacientes con ceguera parcial (Baja Visión) por no ser reconocidos como ciegos plenos y receptores de derechos específicos. Esto explicaría, según su razonamiento, que el 69,2% de las personas afectadas no reciban rehabilitación visual. Una realidad claramente disfuncional en opinión de la doctora María Teresa Marín, miembro del Grupo de Estudio de la Diabetes en Atención Primaria de la Salud, para quien resulta imprescindible que las personas afectadas reciban tratamientos individualizados. Por ello, una de las conclusiones de la jornada fue pedir a las administraciones que se impulsen planes de Salud Ocular en todas las Comunidades Autónomas a la vez que se crea un registro de pacientes con Baja Visión a escala nacional. Unas medidas iniciales imprescindibles para lograr diagnósticos cada día más tempranos ante síntomas iniciales de pérdida de agudeza o reducción del campo visual de los pacientes. Todas estas dinámicas contribuirían, según Aureliano Ruiz, vicepresidente primero de la Federación de Diabéticos Españoles (FEDE) a que se pueda evitar que el 34% de los pacientes tengan que desplazarse a otras CCAA para recibir los tratamientos que necesitan para mejorar en lo posible su Baja Visión.

Dentro del circuito comprendido entre la Atención Primaria y la Especializada, diferentes ponentes invitados al acto abogaron por unos buenos indicadores asistenciales que impidan que los pacientes crónicos con Baja Visión sean percibidos como pacientes nuevos cada vez que acuden a sus consultas o pruebas de seguimiento. Fue el caso, por ejemplo, del jefe de servicio del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, doctor Julián García Feijoo. Según su opinión, el sistema sanitario debería hacer un seguimiento especial de patologías crónicas como el glaucoma o los distintos tipos de degeneración macular o las retinopatías propias de la Diabetes, acotando mejor en el tiempo otras afecciones con principio y fin como son, puso de ejemplo, las cataratas.

Completaron la jornada diversos intervinientes como Ignacio Abaitua, jefe de área del Instituto de Investigación de Enfermedades Raras del Instituto de Salud Carlos III; Andrés Martínez Puente, presidente de la Sociedad Española de Especialistas en Baja Visión (SEEBV); o Ángel Abad, jefe de Área de Información al Paciente de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, entre otros. Mientras el primero describió las dificultades que existen para que pueda crearse un verdadero registro estatal de pacientes, el segundo adelantó la existencia de retinógrafos aptos para la práctica de la Telemedicina. Por su parte, el representante de la sanidad madrileña cifró en 20.000 los pacientes con glaucoma en su región, frente a 25.000 diabéticos con retinopatía. Cifras probablemente inferiores a las reales, como él mismo comentó.

* Retinógrafo: Tecnología sanitaria de imagen utilizada para conocer el estado de la retina

PIE DE FOTO:      El doctor Julián García Feijoo, jefe de servicio del Hospital Clínico San Carlos de Madrid; el doctor Ángel Abad, jefe de Área de Información al Paciente de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid; Yolanda Asenjo, presidenta de Visión España Retina y Mácula; Jesús Pintor, miembro del comité de relaciones externas de Optared; Aureliano Ruiz, vicepresidente primero de la Federación de Diabéticos Españoles (FEDE), Rafael de Muslera, consejero técnico del Real Patronato de Discapacidad; y la doctora María Teresa Marín, miembro del Grupo de Estudio de la Diabetes en Atención Primaria de la Salud

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Nuestros Podcasts