Publicidad
Publicidad

Un gran estudio vincula el uso de estatinas con mayor riesgo de diabetes

Es el primero en establecer esta asociación en pacientes relativamente sanos.

Aunque la existencia de este vínculo ya había sido apuntada por estudios previos, éstos habían sido realizados en pacientes que ya presentaban morbilidades. El actual análisis ha sido llevado a cabo a cabo examinando los datos de 26,000 beneficiarios de Tricare, el sistema de atención sanitaria para militares en los ...

Aunque la existencia de este vínculo ya había sido apuntada por estudios previos, éstos habían sido realizados en pacientes que ya presentaban morbilidades. El actual análisis ha sido llevado a cabo a cabo examinando los datos de 26,000 beneficiarios de Tricare, el sistema de atención sanitaria para militares en los EE.UU., los cuales, al inicio del estudio estaban libres de enfermedades cardiovasculares o crónicas. La toma de estatinas para controlar el colesterol aumentó la probabilidad de desarrollar diabetes en un 87%. El riesgo anteriormente asociado a las estatinas había sido atribuido a la mayor susceptibilidad a problemas de salud de las poblaciones estudiadas, indica Ishak Mansi, médico del Hospital de Veteranos del North Texas Health System y director del estudio.

Sin embargo, los nuevos datos indican que este riesgo es real incluso en individuos que gozan de buena, o muy buena salud. Además, tras comparar 3351 pares de individuos de características similares, se constató que el uso de estatinas aumentó el riesgo de desarrollar complicaciones diabéticas un 250%, una observación nunca antes reportada. Así mismo, el riesgo de desarrollar sobrepeso u obesidad aumentó un 14% con la toma de estatinas. El riesgo de diabetes, complicaciones diabéticas y obesidad creció con dosis crecientes de esta clase de fármacos.

Una de las fortalezas del estudio de Mansi es el uso de un método de análisis denominado índice de ajuste de propensión (propensity score matching), mediante el que se identificaron 42 parámetros demográficos y clínicos comunes en los grupos a comparar. Esto resulta en que la única diferencia sustancial entre grupos sea el uso de estatinas, facilitando el aislamiento de su efecto.

No obstante, Mansi advierte que ningún paciente debe dejar de tomar estatinas basándose en este estudio, ya que su beneficio en la reducción de la mortalidad cardiovascular ha sido probado. Sin embargo, los resultados sí deben ser tomados en consideración a la hora de sopesar el uso de estatinas en la prevención primaria.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.