Publicidad
Publicidad

Los jóvenes son más susceptibles al efecto dañino del colesterol y la tensión arterial elevada

Se subraya así la necesidad de que el control agresivo de los factores de riesgo debería comenzar en edades más tempranas de la vida.

21/11/2023

Las personas jóvenes podrían ser más susceptibles al efecto dañino de los factores que favorecen la aterosclerosis, esto es, al colesterol y a la tensión arterial elevados, según una investigación realizada en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC). Estos resultados se publican en la revista ´Journal of the American College ...

Las personas jóvenes podrían ser más susceptibles al efecto dañino de los factores que favorecen la aterosclerosis, esto es, al colesterol y a la tensión arterial elevados, según una investigación realizada en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC).

Estos resultados se publican en la revista ´Journal of the American College of Cardiology´ y subrayan la necesidad de que el control agresivo de los factores de riesgo debería comenzar en edades más tempranas de la vida, por lo que, escriben los investigadores, se deben "cambiar las estrategias de prevención primaria".

El estudio ha sido coliderado por Valentín Fuster, director general del CNIC, y el doctor Borja Ibáñez, director científico de CNIC, cardiólogo en el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, y miembro del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Cardiovaculares (CIBERCV).

La aterosclerosis subclínica a menudo progresa en personas de mediana edad, especialmente cuando los niveles de LDL-colesterol y la tensión arterial están elevados, incluso de manera ligera o moderada. "Tanto la comunidad médica como la sociedad deberían ser conscientes de que la aterosclerosis es una enfermedad que puede detener su progresión si se gestionan de manera agresiva los factores de riesgo desde temprana edad", subrayan los investigadores.

Por ello, subraya el doctor Fuster, "un cribado de la aterosclerosis subclínica desde temprana edad, así como el control agresivo de los factores de riesgo, podría ayudar a aliviar la carga global de enfermedades cardiovasculares".

Ibáñez explica que, en este trabajo, han identificado, entre otros hallazgos, que el impacto de niveles de colesterol y tensión arterial moderadamente elevados en la progresión de la aterosclerosis son "mucho más marcados" en personas jóvenes que en las más mayores.

Existen pocos estudios en el mundo que evalúen la presencia de aterosclerosis silente, es decir, en personas totalmente asintomáticas, en personas jóvenes o de edad media aparentemente sanas y como esta enfermedad progresa a lo largo de la vida.

El estudio PESA-CNIC-Santander (Progression of Early Subclinical Atherosclerosis) se inició en el año 2009 y es fruto de la colaboración estrecha entre el CNIC y el Banco de Santander. Más de 4.000 personas voluntarias de Banco Santander en Madrid de edad media y aparentemente sanas participan en un estudio de imagen no invasiva exhaustivo cada tres años de varios territorios arteriales (carótidas, femorales, coronarias y aorta).

Además, se recogen muestras de sangre para realizar estudios avanzados de medicina genómica, proteómica, metabolómica, etc. "El estudio PESA ya ha contribuido de manera muy importante al conocimiento de la enfermedad cardiovascular y es considerado el más avanzado en este campo", señala el doctor Fuster.

Este estudio tiene implicaciones muy importantes en el campo de la prevención cardiovascular y en el de la medicina personalizada. En relación a la prevención, muestra que el control de los factores de riesgo --principalmente colesterol y tensión arterial-- debería de iniciarse en edades muy tempranas, momento en el que las arterias son más vulnerables al efecto dañino de estos factores.

Así, Ibáñez explica que "estos resultados abren la puerta a un abordaje de medicina personalizada, donde la intensidad de control de los factores de riesgo sea guiada por la presencia y progresión de la aterosclerosis silente identificada por tecnología de imagen".

La cardióloga Guiomar Mendieta, primera firmante del trabajo, añade que "otro de los grandes hallazgos de este trabajo es que la aterosclerosis, que se había considerado hasta ahora un fenómeno progresivo irreversible, puede desaparecer si se controlan los factores de riesgo de forma temprana".

"Estos resultados han sido posibles gracias a la exhaustiva recogida de datos de imagen y bioquímicos a lo largo de más de seis años, así como a un abordaje estadístico muy novedoso", asegura la doctora Mendieta, quien accedió al CNIC gracias a un programa de formación conjunto entre el CNIC y la Sociedad Española de Cardiología (programa CARDIOJOVEN SEC-CNIC).

En un editorial que acompaña al estudio, Charles A. German y Michael D. Shapiro, de la Universidad de Chicago, y de la Universidad de Wake Forest-Winston Salem (Estados Unidos), subrayan la relevancia de esta investigación y escriben que sus resultados son una "llamada a la acción para replantear cuándo y cómo deben intervenir los médicos de manera agresiva para prevenir la enfermedad cardiovascular".

También escriben los autores que la investigación amplía la comprensión de la progresión natural de la aterosclerosis, reforzando la idea de que la detección temprana y la modificación agresiva de los factores de riesgo, especialmente la reducción del colesterol LDL, pueden alterar el curso de la enfermedad. Todo ello, añaden, lleva a cambiar "el paradigma", con intervenciones tempranas, dirigidas y agresivas para "cambiar el rumbo y evitar el inminente tsunami de enfermedad cardiovascular y otras enfermedades crónicas en la población envejecida".

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts