Publicidad
Publicidad

La eliminación del gen SRC-3 en células inmunitarias desencadena una respuesta eficaz contra el cáncer

Se ha descubierto un regulador crucial de la respuesta inmunitaria anticancerosa que podría cambiar las reglas del juego en la lucha contra el cáncer.

01/06/2023

Investigadores del Baylor College of Medicine, en Estados Unidos, han descubierto un regulador crucial de la respuesta inmunitaria anticancerosa que podría cambiar las reglas del juego en la lucha contra el cáncer, según publican en la revista ´Proceedings of the National Academy of Sciences´. El estudio muestra que, en modelos animales ...

Investigadores del Baylor College of Medicine, en Estados Unidos, han descubierto un regulador crucial de la respuesta inmunitaria anticancerosa que podría cambiar las reglas del juego en la lucha contra el cáncer, según publican en la revista ´Proceedings of the National Academy of Sciences´.

El estudio muestra que, en modelos animales de cáncer de mama y próstata, la eliminación del gen SRC-3, concretamente en un tipo de células inmunitarias denominadas células T reguladoras (Tregs), desencadenó una respuesta anticancerosa de por vida que erradicó el tumor sin los típicos efectos secundarios observados con otras terapias.

Además, la transferencia de Tregs sin SRC-3 a animales portadores de tumores de cáncer de mama también dio lugar a la eliminación a largo plazo del tumor sin efectos secundarios negativos. Los hallazgos animan a seguir investigando para determinar el valor de este enfoque para tratar la enfermedad humana, destacan los científicos.

"Hace más de 30 años, mi laboratorio descubrió una proteína denominada coactivador de receptores de esteroides (SRC), necesaria para la regulación eficaz de la actividad génica --recuerda el doctor Bert W. O´Malley, autor del estudio y catedrático de Biología Molecular y Celular del Baylor--. Desde entonces, hemos descubierto que una familia de SRCs (SRC-1, SRC-2 y SR-3), regula la actividad de una variedad de funciones celulares".

A lo largo de los años, el laboratorio de O´Malley y sus colegas han estado especialmente interesados en SRC-3 y su papel en el cáncer. SRC-3 no sólo está altamente expresado en todos los cánceres humanos y desempeña un papel en el crecimiento del cáncer, sino que también está fuertemente expresado en Tregs que regulan la respuesta inmune al cáncer.

Intrigados por la abundancia de SRC-3 en las Tregs y sospechando que podría desempeñar un papel en el control de la progresión del cáncer, O´Malley y sus colegas investigaron el efecto de la eliminación del gen SRC-3 en las Tregs sobre el crecimiento del cáncer de mama.

El equipo generó ratones que carecían del gen SRC-3 sólo en las Tregs (SRC-3 knock-out) y luego comparó la progresión del cáncer de mama en estos ratones con la progresión en ratones que tenían el gen SRC-3.

"Los resultados nos sorprendieron --recuerda O´Malley--. Los tumores de mama se erradicaron en los ratones SRC-3 knock-outs. Una inyección posterior de células cancerosas adicionales en estos ratones no dio lugar a nuevos tumores, lo que demuestra que no había necesidad de generar SRC-3 knock-outs adicionales para mantener la resistencia tumoral".

Destaca que "la transferencia de estas células a animales portadores de tumores de mama preestablecidos también produjo la erradicación del cáncer. Obtuvimos resultados similares con el cáncer de próstata".

El equipo también descubrió que las Tregs carentes de SRC-3 mediaban la erradicación duradera del tumor modificando eficazmente el entorno que rodeaba al tumor en uno que favorecía su eliminación.

Mediante diversas técnicas de laboratorio, O´Malley y sus colegas descubrieron que las Tregs modificadas proliferaban ampliamente y se infiltraban preferentemente en los tumores de mama, donde liberaban compuestos que generaban una respuesta inmunitaria antitumoral.

Por un lado, los compuestos facilitaban la entrada de células inmunitarias --células T y células asesinas naturales-- que atacaban directamente el tumor y, por otro, las Treg modificadas bloqueaban otras células inmunitarias que intentaban detener la respuesta antitumoral.

"Otros tratamientos publicados parecen reducir la carga tumoral o eliminar el cáncer durante algún tiempo, pero en la mayoría de los casos vuelve a aparecer. Nuestros hallazgos en modelos animales son los primeros en demostrar que las Tregs carentes de SRC-3 erradican los tumores cancerosos establecidos y parecen conferir una protección duradera contra la reaparición", afirma el primer autor, el doctor Sang Jun Han, profesor asociado de Biología Molecular y Celular y del Centro de Medicina Reproductiva de Baylor.

"Estamos muy entusiasmados con los resultados --prosigue--; en conjunto, justifican la continuación de nuestras investigaciones para traducir los hallazgos en una terapia contra el cáncer novedosa, más eficaz y duradera".

Baylor se ha asociado con la compañía CoRegen, para comercializar estos descubrimientos.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts