Publicidad
Publicidad

El Hospital de Bellvitge logra reducir los problemas renales en la cirugía cardíaca compleja

El uso de una nueva membrana de purificación sanguínea extracorpórea rebaja del 40% al 28% los casos de insuficiencia renal aguda tras las operaciones.

Un estudio multicéntrico y aleatorizado que ha liderado el Hospital Universitario de Bellvitge ha demostrado que el uso de una nueva membrana de purificación sanguínea extracorpórea consigue reducir de forma importante la insuficiencia renal aguda tras una cirugía cardíaca de alta complejidad. El estudio se ha realizado en colaboración con el ...

Un estudio multicéntrico y aleatorizado que ha liderado el Hospital Universitario de Bellvitge ha demostrado que el uso de una nueva membrana de purificación sanguínea extracorpórea consigue reducir de forma importante la insuficiencia renal aguda tras una cirugía cardíaca de alta complejidad.

El estudio se ha realizado en colaboración con el Hospital Universitario Germans Trias i Pujol y el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, y sus resultados se presentaron en ponencia a finales de marzo en el 42nd International Symposium on Intensive Care & Emergency Medicine (ISICEM), el simposio más prestigioso del mundo en medicina intensiva.

La insuficiencia renal aguda es una pérdida repentina de la capacidad de los riñones de eliminar los restos perjudiciales que transporta la sangre. Se trata de un problema secundario importante entre las personas ingresadas en estado crítico en el hospital, así como una consecuencia frecuente de haberse sometido a una cirugía cardíaca, especialmente si es de alta complejidad.

Con este estudio, los investigadores han querido analizar si estos casos de insuficiencia renal tras una operación cardíaca compleja disminuyen en caso de que, durante la cirugía, se conecte a la circulación extracorpórea una membrana de adsorción aumentada oXiris®. Este tipo de membrana de última generación se empezó a utilizar hace unos años para las terapias de sustitución renal continua en las UCI y para el manejo de la sepsis, pero ésta ha sido la primera vez, después de diferentes estudios, en los que su uso se ha logrado asociar a beneficios clínicos.

Previamente, los investigadores realizaron una prueba piloto con veinte pacientes que confirmó la seguridad de la técnica. A continuación, entre 2016 y 2022, incluyeron en el ensayo hasta 343 pacientes de los hospitales de Bellvitge y Germans Trias i Pujol sometidos a cirugías que requerían circulación extracorpórea durante más de 90 minutos (principalmente cirugías de doble sustitución de válvula cardíaca, o de sustitución de válvula cardíaca y bypass de arteria coronaria). Desde el Laboratorio de Bioquímica del Hospital de Sant Pau, se evaluó la respuesta inflamatoria de los pacientes cuantificando los medidores inflamatorios obtenidos durante y después de la cirugía.

El resultado fue que, en los pacientes del grupo de control (169 personas) hubo un 40% de casos de insuficiencia renal aguda durante la semana posterior a la intervención, mientras que, en los pacientes en los que se utilizó la nueva membrana (174 personas), esa proporción se redujo al 28%. Además, se pudo comprobar que el dispositivo no provoca problemas añadidos a los pacientes y que los enfermeros perfusionistas – expertos en aparatos de circulación extracorpórea– pudieron hacerlo funcionar de forma sencilla.

El Dr. Xosé Luis Pérez Fernández, facultativo especialista del Servicio de Medicina Intensiva del Hospital Universitario de Bellvitge y autor principal del estudio, destaca que "si se confirman estos resultados, se podría establecer el uso rutinario de estos dispositivos en los pacientes de riesgo que se sometan a cirugía cardíaca con circulación extracorpórea". Pérez cree también probable que este dispositivo "tenga igualmente otros beneficios clínicos para el paciente y acorte su estancia en la UCI", si bien sería necesario un estudio con mayor número de pacientes para confirmarlo.

La investigación, que se publicará próximamente, ha estado liderada por especialistas en medicina intensiva, cirujanos cardíacos, anestesiólogos y perfusionistas de los hospitales de Bellvitge y Germans Trias i Pujol y por bioquímicos del Hospital de Sant Pau. Ha recibido financiación del Fondo de Investigaciones Sanitarias (2015) y de Baxter (2016).

El Hospital Universitario de Bellvitge es uno de los centros más destacados de Cataluña tanto en cirugía cardíaca compleja como en la aplicación de técnicas de reemplazo renal. Esta investigación forma parte de la apuesta estratégica del Hospital Universitario de Bellvitge y su Servicio de Medicina Intensiva por la investigación y la innovación, enfocadas hacia la optimización de recursos con inversiones asumibles, el empoderamiento del paciente, y la medicina personalizada.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.