Johnson & Johnson invertirá 200 millones de dólares para acelerar la vacuna contra el ébola


27-10-2014

El objetivo es producir 250.000 dosis para ensayos clínicos y más de un millón de dosis en 2015.

 

Johnson & Johnson ha anunciado su compromiso de invertir 200 millones de dólares en acelerar y ampliar significativamente la producción de una nueva vacuna contra el virus del ébola, que Janssen, el grupo de compañías farmacéuticas de Johnson & Johnson, viene investigando y desarrollando desde hace tiempo. La compañía está colaborando estrechamente con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Instituto Nacional de Enfermedades Alérgicas e Infecciosas (NIAID), de EE.UU., así como con otras organizaciones, gobiernos y autoridades sanitarias en la evaluación clínica, el desarrollo, la producción y la distribución de la pauta de vacunación.

La nueva vacuna, cuya pauta se descubrió en un programa de investigación en colaboración con los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU. (NIH), y que consiste en la combinación de un componente vacunal de Janssen con otro de Bavarian Nordic, una empresa biotecnológica danesa, ha obtenido resultados prometedores en estudios preclínicos. Está previsto evaluar su seguridad e inmunogenicidad en voluntarios sanos de Europa, Estados Unidos y África a partir de enero. Janssen pretende producir más de 1 millón de vacunasen 2015, de las cuales 250.000 estarán disponibles para ensayos clínicos hasta mayo de 2015.

La pauta de vacunación consiste en la administración de dos componentes que están basados en la tecnología AdVac de Crucell Holland B.V., que es parte de Janssen y la tecnología MVA-BN® de Bavarian Nordic. Esta colaboración para investigar una vacuna monovalente contra la cepa Zaire del virus del ébola forma parte de un programa de desarrollo en curso que tiene como objetivo último el desarrollo de una vacuna multivalente contra diferentes virus que causan enfermedades graves, entre los que están el virus del ébola y el de Marburgo. Johnson & Johnson y Bavarian Nordic anunciaron por primera vez en septiembre que acelerarían el desarrollo y los ensayos clínicos del programa de vacunación, que consiste en una pauta de sensibilización-refuerzo en la que un vector se utiliza para sensibilizar y el otro para reforzar la respuesta inmunitaria.

El programa ha recibido financiación directa y hace uso de los servicios preclínicos del NIAID, que forma parte del NIH. Los ensayos preclínicos llevados a cabo en el NIH con la nueva pauta han demostrado que cuando los dos componentes de la nueva vacuna se administran con un intervalo de dos meses se consigue una protección completa contra la cepa Kikwit Zaire del virus del ébola, que es muy similar al virus que está causando la epidemia actual en África Occidental.