Publicidad
Publicidad

#Controlamosjuntos: el impacto emocional de vivir anticoagulado

Esta iniciativa busca trasladar a través de la experiencia de pacientes la importancia de conocer la fibrilación auricular y su correcto manejo.

En España cerca de un millón de personas sufren fibrilación auricular y, prácticamente la misma cifra, vive anticoagulada. Con el objetivo de sensibilizar y concienciar a la sociedad sobre los riesgos de la fibrilación auricular, surge #Controlamosjuntos, una iniciativa de la alianza Bristol Myers Squibb-Pfizer con la colaboración de la ...

En España cerca de un millón de personas sufren fibrilación auricular y, prácticamente la misma cifra, vive anticoagulada. Con el objetivo de sensibilizar y concienciar a la sociedad sobre los riesgos de la fibrilación auricular, surge #Controlamosjuntos, una iniciativa de la alianza Bristol Myers Squibb-Pfizer con la colaboración de la Federación Española de Asociaciones de Anticoagulados (Feasan).

Esta campaña - que se lanza con motivo del Día del Paciente Anticoagulado -, consiste en una serie de píldoras audiovisuales con testimonios de pacientes con fibrilación auricular y cuidadores. El objetivo es trasladar de manera emocional lo que significa para un paciente vivir anticoagulado y acercar a la sociedad la importancia de implicarse en el manejo de la enfermedad y un buen control de la misma.

Según explica Rafael Martínez, presidente de Feasan, "la mayoría de nosotros creemos que el ictus o el infarto le sucede a los demás a pesar de tener factores de riesgo, por eso necesitamos concienciar a la sociedad de la importancia de llevar un estilo de vida saludable y, si estás anticoagulado realizar los controles necesarios y estar bien informado e implicado en el cuidado de la salud. Cuando tienes un ictus ya no hay vuelta atrás y las secuelas pueden ser nefastas".

De la mano de la experiencia de dos pacientes con fibrilación auricular y un cuidador de paciente, #ControlamosJuntos, a través de vídeos testimoniales, dará a conocer cómo es el día a día de un paciente anticoagulado y el impacto emocional de esta patología en el paciente y su entorno. La prevención y la implicación en el manejo de la enfermedad, al igual que el control y seguimiento de la misma, son indispensables.

Prevención de los factores de riesgo

El ictus, también llamado accidente cerebrovascular, es la interrupción de la circulación de sangre que llega al cerebro debido a la obstrucción o rotura del vaso sanguíneo encargado que la transporta. Cuando esto ocurre, la sangre no llega de forma correcta a todo el cerebro, de modo que, en las regiones afectadas, las células nerviosas no reciben oxígeno y dejan de funcionar. Según el "Atlas del Ictus en España", sólo en España, se producen 120.000 ictus al año, siendo la 1ª causa de muerte en mujeres y la 2ª causa de muerte en hombres.

A pesar de ello, se estima que ocho de cada diez ictus se pueden evitar a través de hábitos de vida saludables, y una correcta anticoagulación en aquellos pacientes que presenten más riesgo (como es el caso de la fibrilación auricular), además de una correcta identificación y actuación rápida ante la aparición de sus síntomas. "Es necesario formar a los pacientes y a la sociedad en general sobre la importancia de llevar a cabo hábitos de vida saludable que ayuden a evitar el riesgo de ictus", afirma Javier Corral, director de la Unidad de Medicinas Innovadoras de BMS para España y Portugal.

En este sentido, "el ictus se puede prevenir siguiendo pautas y hábitos saludables, conociendo los factores de riesgo y haciéndose, por ejemplo, de forma rutinaria al menos dos pruebas médicas: control de la presión y del pulso. La hipertensión arterial y la arritmia cardíaca son factores de riesgo", indica Juan Álvarez, director médico de Pfizer España.

La fibrilación auricular, uno de los principales factores de riesgo

La fibrilación auricular (FA) es la responsable de dos de cada diez ictus, siendo su variante más común, la fibrilación auricular no valvular (85%), la que provoca los ictus más letales e incapacitantes. Se estima que en España la prevalencia sitúa en torno a las 1.115.390 personas, de los que más de 90.000 están sin diagnosticar. Las personas con esta dolencia no presentan un ritmo cardíaco regular o constante, sino que en ellos el corazón late de manera irregular y acelerada. Este hecho favorece la formación de coágulos que, gracias al torrente sanguíneo, pueden desplazarse por el organismo y afectar a diferentes partes del cuerpo como es el caso del cerebro con el consiguiente accidente cerebrovascular o ictus.

En este sentido, se estima que en España más de un millón de personas reciben tratamiento anticoagulante, cifra que va en aumento en los últimos años debido a factores tales como una mayor prevalencia de la fibrilación auricular, envejecimiento de la población y una mayor capacidad en las técnicas diagnósticas. En estos pacientes, no recibir tratamiento anticoagulante o hacerlo de manera inadecuada, aumenta considerablemente el riesgo de accidente cerebrovascular. En el caso de las personas con fibrilación auricular, especialmente en la no valvular, se multiplica por cinco el riesgo de ictus y por dos el de muerte.

"Es esencial que se garantice el acceso al tratamiento más adecuado para cada paciente con el fin de evitar riesgos innecesarios. Nuestras vidas están en juego cuando no se controla bien el riesgo de sufrir un ictus", concluye el presidente de Feasan.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.