Expertos señalan la necesidad de implicación del SNS para implantar la medicina personalizada en cáncer


29-09-2014

La fragmentación actual del diagnóstico molecular y el coste de los tratamientos innovadores, principales retos de la implantación definitiva.

 

Los fármacos antitumorales dirigidos a dianas moleculares específicas son cada vez más habituales. Sin embargo, su elevado coste y las pruebas genéticas necesarias requerirán una implicación del Sistema Nacional de Salud (SNS) para implantar esta medicina personalizada de una manera sostenible. Este será uno de los asuntos que se abordarán en la sesión Personalised medicine in National Cancer Plans: How can innovation be translated into policy?, durante el Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO), celebrado en Madrid del 26 al 30 de septiembre.

Por medicina personalizada se entiende la adaptación del tratamiento a las características individuales del tumor de cada paciente. De ahí que la doctora Pilar Garrido, presidenta de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), señale que, de esta manera, “se le ofrece la opción terapéutica con mayor posibilidad de impactar positivamente en su calidad de vida y, en muchas ocasiones, también en su supervivencia”.

En este sentido, el escenario adecuado para que la medicina personalizada sea una realidad en el tratamiento oncológico requiere continuar con la implantación de “unidades multidisciplinares especializadas para cada localización tumoral, incluyendo junto a los oncólogos médicos, a patólogos, radiólogos, radioterapeutas y cirujanos”, apunta el doctor Josep Maria Borràs, director del comité científico de Salud Pública y Economía de la Salud del Congreso ESMO 2014 y coordinador científico de la Estrategia Nacional contra el Cáncer.

Además, para que estas unidades multidisciplinares sean efectivas y tengan un coste aceptable, “inevitablemente necesitarán un cierto grado de centralización del conocimiento clínico y de la biología molecular en centros de referencia para determinadas patologías y procedimientos. Además, los resultados clínicos de estas unidades deberían ser evaluados de forma independiente y periódica”, añade el especialista.