Publicidad
Publicidad

Un nuevo copago farmacéutico para que las rentas bajas paguen menos

Los profesionales del sector afirman sentirse respaldados por el Gobierno y coinciden en que con la Covid han aprendido a ser más flexibles.

El Gobierno ya tiene claro cómo se va a modificar el sistema de copago farmacéutico. Así lo ha revelado César Hernández, director general de la Cartera Común de Servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS) y Farmacia del Ministerio de Sanidad, durante la segunda jornada del III Observatorio de la ...

El Gobierno ya tiene claro cómo se va a modificar el sistema de copago farmacéutico. Así lo ha revelado César Hernández, director general de la Cartera Común de Servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS) y Farmacia del Ministerio de Sanidad, durante la segunda jornada del III Observatorio de la Sanidad, que organizan El Español e Invertia.

El recién llegado director ha confirmado que todavía está a la espera de recibir el informe, pero que lo que está dentro de la propuesta es modificar los actuales tramos de copago en lugar de incluir nuevos, como se preveía. "Hay rentas bajas que tienen copagos que pueden ser excesivos. Son tramos muy grandes, hay que igualarlo para que exista menos desigualdad", ha apuntado.

Este cambio se prevé que esté listo antes de que acabe la legislatura, puesto que se encuadra en la reforma de la Ley de Garantías del Medicamento, que estará antes de final de año.

Hernández también ha abordado el estado de la cartera básica de servicios, que se ha ampliado recientemente con la incorporación de la salud bucodental -prevista para este año-, y ha adelantado que habrá una primera dotación de fondos para la genética: "El objetivo del Ministerio es poner a España en uno de los primeros niveles europeos en genética, y se hará como parte del plan de medicina personalizada que desplegará el Gobierno", ha asegurado. Para ello, el director espera "que haya partidas adicionales en los presupuestos generales del año que viene".

Sobre la situación de acceso a los fármacos en España, "necesitamos un compromiso importante de todo el sector para reducir tiempos y llegar a más innovaciones farmacéuticas", ha indicado.

Por último, respecto al plan estratégico de la industria farmacéutica, el director de Farmacia ha esperado que haya un proyecto escrito que sirva para avanzar la Ley de Garantías del Medicamento, como pilar sobre el que asentar todos esos grandes cambios. "La línea general es tener un sector farmacéutico sano y competitivo. Queremos tener una industria potente y sana que sea capaz de competir y de exportar", ha añadido.

Retos de la industria farmacéutica

Esta segunda jornada ha analizado en detalle los retos de la industria farmacéutica, que se enfrenta a una serie de problemas de acceso a las últimas innovaciones y al plan de renovación tecnológico. Sobre ello han debatido en una primera mesa Arantxa Catalán, directora de Public Affairs de Sanofi España, Marta Moreno, directora de Acceso al Mercado y Asuntos Corporativos de AstraZeneca, y José Carlos Cano, presidente del Foro Europa Ciudadana.

Un reciente estudio de la patronal europea de la industria farmacéutica cifraba en, aproximadamente, un año y cinco meses el retraso desde que un medicamento es aprobado por la Agencia Europa de Medicamentos (EMA) hasta que recibe la inversión pública en nuestro país, cifra que contrasta con la de otros países europeos.

Para Marta Moreno, la principal causa de esta problemática es el exceso de evaluaciones y procedimientos. Además, asegura, "tiene que haber una predisposición para el diálogo entre todos los agentes implicados, porque todos juntos podemos reducir los tiempos, pues todos tenemos los mismos objetivos. Seis meses debería ser lo máximo". Por su parte, el presidente del Foro Europa Ciudadana ha expuesto que "la EMA tiene muchos puntos de mejora (falta de gobernanza y transparencia, confusión de roles, etc.), cosa que nos afecta a todos".

En lo que respecta a las posibles soluciones, Arantxa Catalán ha dicho que "podemos acortar tiempos apoyándonos en sinergias como la Joint Clinical Asssessment que se propone desde Europa. Tenemos una propuesta del Parlamento Europeo que trata de consolidar la información disponible de nuestros nuevos medicamentos para toda Europa, y que nos permitiría acortar tiempos y ser más eficientes". Catalán también ha subrayado que otro inconveniente asociado a esta situación son los criterios de financiación.

En cuanto al debate respecto al precio de los medicamentos, para Moreno es un tema ambiguo: "¿Qué es caro? Un medicamento implica un ahorro en el sistema, hay una serie de costes indirectos que, a día de hoy, no se miden. El precio de los medicamentos en España es de los más bajos en Europa".

"Hay múltiples estrategias que facilitan el acceso del paciente a la innovación, como es el caso de los acuerdos de pago por resultado o las suscripciones. En cualquier caso, falta un componente didáctico que haga que la población no solo valore el fármaco desde el punto de vista del precio", ha manifestado, por su parte, Catalán.

Por último, Moreno ha destacado el hecho de que España esté a la cabeza en ensayos clínicos, "de los primeros o segundos países del mundo", y cuente con una robusta red académica y hospitalaria, así como un alto nivel investigador. "Es contradictorio que estemos dando lo mejor de la industria farmacéutica y luego el acceso llegue en dos años, con solo un 53% de las moléculas financiadas".

Estado de la innovación farmacéutica

La segunda mesa de la mañana ha puesto el foco en las principales innovaciones que tienen en marcha las grandes farmacéuticas en un contexto en el que "la inversión de I+D en España en el sector farmacéutico es de 1.160 millones, lo que corresponde a un 20% de la inversión de I+D dentro del sector industrial", según datos aportados por Núria Sabaté, life science industry lead de Accenture en España, Portugal e Israel. "De esos 1.160, un 60% se dedica a la investigación clínica y una parte muy importante a las fases primarias -las más complejas", ha añadido.

Todos los ponentes han coincidido en las bondades que el big data presenta para la investigación e innovación farmacéutica. En esta línea, Ricardo R. Suárez, presidente de AstraZeneca, ha destacado que el "big data es la gran solución para todo y que será clave para mejorar el sistema sanitario". De hecho, Federico Plaza, corporate affairs director de Roche Farma, ha detallado cómo el empleo de datos facilita la medicina personalizada en enfermedades raras o el tratamiento precoz de un cáncer.

En cuanto al acceso a los medicamentos, Luis Díaz-Rubio, director general de Janssen para España y Portugal, ha defendido que "tiene que ser temprano para los pacientes que lo necesitan". Así, ha recordado que "el fármaco innovador de hoy será el genérico en unos años". Sin embargo, "hay que revisar caso a caso y fármaco a fármaco. Hoy estamos mucho más respaldados y ahora tenemos más flexibilidad con la administración", ha subrayado.

Por otra parte, los expertos han abordado los pasos a seguir a la hora de fijar el precio de los fármacos, resaltando que hay medicamentos que van dirigidos a millones de personas y otros a unas pocas decenas. Ahora bien, "como sociedad tenemos que decidir no dejar atrás a las enfermedades que afectan a unos pocos".

Los expertos han afirmado sentirse apoyados por el Gobierno. Para el representante de Roche, "la Covid ha sido un test de estrés para la sociedad y, en particular, para el sector farmacéutico. Se nos ha puesto a prueba en capacidad de respuesta". Por su parte, Juan Carlos Gil, general manager para España y Portugal de Moderna, ha expuesto que "gracias a la Covid, hemos aprendido a flexibilizar y a tener una conversación más clara con la administración. Veo que nos respaldan de cara al futuro".

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.