Publicidad
Publicidad

¿Cuál es el síntoma más frecuentemente compartido entre los pacientes oncológicos?

Según los expertos, el dolor es el síntoma más frecuente en el paciente oncológico.

Del próximo 28 al 30 de septiembre tendrá lugar la celebración del XXI Congreso de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica. El dolor como uno de los síntomas más comunes relacionados con el cáncer y su tratamiento ha sido uno de los ejes clave que se han abordado en el ...

Del próximo 28 al 30 de septiembre tendrá lugar la celebración del XXI Congreso de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica. El dolor como uno de los síntomas más comunes relacionados con el cáncer y su tratamiento ha sido uno de los ejes clave que se han abordado en el marco del programa de este congreso.

En palabras de la Dra. Marta Lloret, jefa de Oncología Radioterápica Hospital Universitario Gran Canaria Doctor Negrín: "sin duda el dolor es el principal síntoma en el paciente oncológico. Hay que tener presente que existen diferentes tipos de dolor (somático, neuropático, irruptivo…) con características diferentes según el paciente, que puede aparecer en cualquier tumor, y en cualquier etapa de la enfermedad, por lo que los profesionales debemos estar muy atentos para dar una respuesta adecuada y controlar este síntoma".

Entre los diferentes tipos de dolor, el Dolor Irruptivo Oncológico (DIO) es una de las formas de dolor más difíciles de controlar. Consiste en una exacerbación transitoria del dolor que aparece sobre la base de un dolor persistente estabilizado, y que se caracteriza por su elevada intensidad, rapidez de instauración (generalmente súbita) y corta duración (usualmente inferior a unos 20-30 minutos). Los pacientes pueden presentar varios episodios a lo largo del día, 3 o 4 como media.

"Existen síntomas como el dolor irruptivo que en ocasiones es difícil de diagnosticar, por lo que es necesario hacer una buena historia clínica y sobre todo pensar en él para poder diagnosticarlo correctamente", explica la Dra. Lloret. Se estima que el DIO puede presentarse en el 91,3% de los pacientes oncológicos con dolor y en un 40,9% no se diagnostica. Para su tratamiento, se recomienda el uso de fármacos potentes con rápido inicio de acción y corta duración.

"Por otro lado, asociados al uso de mórficos existen una serie de efectos asociados que tendremos que manejar para evitar rechazo al tratamiento, como el estreñimiento", comenta la Dra. Lloret. El EIO aparece al inicio del uso de opioides y permanece durante todo el tratamiento con opioides. "El estreñimiento inducido por opioides, una entidad que se ha definido tras la utilización más habitual de los opioides, y que en muchas ocasiones todavía continúa sin diagnosticar, y sin recibir un tratamiento adecuado. Es importante recordar que el EIO necesita tratamiento todo el tiempo que dure la terapia con opioides", añade la especialista.

Control de los síntomas en el paciente oncológico

La presencia de estos síntomas (como dolor, estreñimiento, astenia, anorexia) son factores pronóstico de la supervivencia global, con frecuencia peor control de síntomas están relacionados con menor supervivencia. "Si no se controlan podemos encontrarnos con un deterioro importante en la calidad de vida del paciente. En estos casos las consecuencias pueden ser de gran impacto, limitando su actividad habitual, llegando incluso a repercutir en su entorno familiar, y hasta en la confianza en su médico y en el tratamiento que está recibiendo", concluye la Dra. Lloret.

En palabras de la experta: "son muchas las barreras que pueden existir para no abordar la sintomatología: el sistema a veces no permite al profesional disponer del tiempo suficiente, a veces el médico no les da la importancia que realmente tienen para el paciente, o no tiene conocimiento suficiente para poder abordarlos. En otras ocasiones, es el propio paciente el que piensa que es normal encontrarse mal, que eso está dentro de lo habitual y no pregunta".

"Por todo ello, es importante superar estas barreras con el objetivo del control de síntomas en estos pacientes, ya que va a suponer una mejora la calidad de vida, lo cual facilita la adherencia a los tratamientos, evita las interrupciones, y por tanto, todo esto puede contribuir a mejorar los resultados oncológicos", añade la especialista.

Relevancia de la Oncología radioterápica en el control sintomático

El papel del Oncólogo Radioterápico es fundamental ya que entiende que el soporte al paciente impacta directamente en su calidad de vida y en los resultados del tratamiento.

"Por eso, hemos ido adquiriendo experiencia en el cuidado de todos los síntomas que pueden afectar al paciente y continuamos formándonos en aspectos tan fundamentales para el paciente, como el dolor. El tratamiento mismo de radioterapia, administrado de forma diaria durante varias semanas, permite una atención continuada del paciente y pone al Oncólogo Radioterápico en una situación privilegiada para realizar el tratamiento de soporte del paciente", concluye la Dra. Lloret.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.