Publicidad
Publicidad

Minimizar las barreras de acceso a la anticoncepción regular asegurará la continuidad de los tratamientos

Los farmacéuticos comunitarios y los médicos de Atención Primaria y de familia abogan por la dispensación sin receta de los anticonceptivos orales femeninos de uso regular solo con progestágeno.

La idea es mejorar la atención de las mujeres y la salud sexual. La anticoncepción es un servicio de salud esencial para reducir las tasas de embarazo no planificado, mejorar los resultados de salud y reducir los costes de atención médica. Sin embargo, en España, casi una de cada cuatro ...

La idea es mejorar la atención de las mujeres y la salud sexual. La anticoncepción es un servicio de salud esencial para reducir las tasas de embarazo no planificado, mejorar los resultados de salud y reducir los costes de atención médica. Sin embargo, en España, casi una de cada cuatro mujeres (23%) está en riesgo de tener un embarazo no deseado, lo que supone el 6,2% por ciento de la población general, según una encuesta de Anticoncepción en España, llevada a cabo por el Observatorio de Salud Sexual y Reproductiva de la Sociedad Española de Contracepción (SEC).

Aunque el uso correcto y constante de la anticoncepción reduzca el riesgo de embarazo no planeado, muchas mujeres se enfrentan a dificultades para acceder a la anticoncepción, citando barreras como la dificultad para llegar físicamente a los servicios médicos para disponer de una receta.

Ante la necesidad de buscar soluciones, la Sociedad Española de Farmacia Clínica, Familiar y Comunitaria (SEFAC), la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) y la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) presentaron este lunes, coincidiendo con el Día Mundial de la Anticoncepción, un posicionamiento para apoyar el empoderamiento de la mujer para decidir sobre su salud sexual y reproductiva y la mejora del acceso a los métodos anticonceptivos, posicionándose sobre la dispensación de la píldora con progestágeno solo, sin necesidad de prescripción médica.

El documento de estas tres sociedades científicas, que agrupan a más de 25.000 profesionales sanitarios de toda España, facilita el acceso de las mujeres a sus anticonceptivos de uso regular que contienen solo progestágeno. El texto es fruto de dos años de trabajo de índole científica, sanitaria y social, que ha desembocado en un inédito y meditado consenso transversal sobre una cuestión que afecta a millones de mujeres. Varios países desarrollados, como el Reino Unido, ya han optado por esta vía. Pidieron que las Autoridades sanitarias no hagan oídos sordos.

tres-sociedades-cientificas-recuerdan-que-la-anticoncepcion-es-un-de

Eduardo Satué, vicepresidente 2º de SEFAC y coordinador del texto, quien ha coordinado el documento, destacó que habían decidido dar un paso adelante tras realizar un análisis detallado. "Es verdad que en España el acceso a los anticonceptivos es amplio, pero hay que seguir mejorando, porque siguen dándose muchos embarazos no deseados que acaban en interrupción", dijo. Defendió que los anticonceptivos de uso regular que contienen solo progestágeno no tengan que ser con receta. Recordó que "la anticoncepción es un derecho".

María R. Blasco, coordinadora del Grupo de Atención a la Mujer de SEMERGEN, comentó que las sociedades científicas tienen un compromiso con las necesidades actuales, como es el empoderamiento de la mujer. "Una de cada cuatro mujeres en edad fértil estuvo en 2020 en riesgo de tener un embarazo no deseado. Queremos minimizar las barreras de riesgo", afirmó. Subrayó que el preservativo es el método anticonceptivo más utilizado, seguido de la píldora. Pero, que el segundo método más utilizado, tiene sus limitaciones de acceso. Si se minimizan las barreras de acceso, se asegurará la continuidad de los tratamientos y se disminuirán las "cifras alarmantes" de no éxito de la anticoncepción en nuestro país.

Neus Caelles, miembro del Grupo de Salud de la Mujer de SEFAC, se encargó de la parte farmacológica. Es importante para el éxito del tratamiento que las mujeres puedan tener acceso al medicamento, porque tienen que tomarlo de manera regular. No es necesario un diagnóstico previo para tomarlo. El perfil de seguridad es bueno. La OMS apoya que la anticoncepción se pueda dar sin prescripción médica. Lo ideal es "facilitar el acceso con acciones coordinadas entre médicos y farmacéuticos". Remarcó el perfil de seguridad que ofrece este medicamento. Es importante ser consciente de que es "anticoncepción regular", no es anticoncepción de urgencia.

Lorenzo Armenteros, coordinador del Grupo de Salud de la Mujer de SEMG, expresó que la salud reproductiva de la vida es un aspecto fundamental en la vida de las personas. Actualmente, "nadie viene a la consulta y te dice que quiere la minipíldora. El hecho de que se puede tomar en la lactancia es muy significativo de la seguridad que conlleva", expuso. En este proceso, no sólo está la dispensación, sino también el de la información. Es la mujer informada la que decide, una vez que se le ha presentado todo, el tomar un anticonceptivo de estas características y seguridad.

Satué expresó que el precio es otra barrera. Lo bueno de este medicamento es un envase puede costar lo mismo que uno de Paracetamol. Alegó que lo óptimo sea que se financie este medicamento. Caelles puntualizó que el hecho de que se pueda tomar sin prescripción médica no quiere decir que la mujer no consulte con su ginecólogo o médico. Recordó que el farmacéutico es un profesional sanitario formado en este ámbito y que, cuando detecta en la farmacia que hay que derivar al médico, lo hace. Lo que se ayudará con esta medida es también a que el sistema sanitario no esté tan colapsado.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.