Publicidad
Publicidad

Pacientes con enfermedades oculares graves pueden padecer un trauma tras conocer su diagnóstico

Recibir un mal diagnóstico de enfermedad ocular puede ser inesperado y devastador. Es un momento cargado de emociones y las interacciones con los médicos pueden tener un impacto duradero.

La forma en que se le dice a un paciente que tiene una enfermedad ocular grave puede afectar su salud psicológica y a su capacidad para afrontar su condición a largo plazo, según una nueva investigación dirigida por la Dra. Jasleen Jolly, de la Universidad Anglia Ruskin (ARU) (Reino Unido). ...

La forma en que se le dice a un paciente que tiene una enfermedad ocular grave puede afectar su salud psicológica y a su capacidad para afrontar su condición a largo plazo, según una nueva investigación dirigida por la Dra. Jasleen Jolly, de la Universidad Anglia Ruskin (ARU) (Reino Unido). Se trata de uno de los primeros estudios que examina cómo la comunicación de un diagnóstico afecta psicológicamente a un paciente a largo plazo.

Para el estudio, publicado en ´BMJ Open´ se entrevistaron a pacientes de diversas edades a quienes se les había diagnosticado una enfermedad ocular y se evaluó el impacto psicológico de la forma en que les fue comunicado el diagnóstico. Las patologías detectadas iban desde retinopatía diabética, degeneración macular, enfermedad de Stargardt y retinitis pigmentosa , todas ellas con el denominador común de una posible pérdida significativa de la visión.

Los investigadores analizaron cómo había impactado a los pacientes la forma en que se les comunicó su nueva situación por el correspondiente facultativo. Por lo general, impactó como supieron de su pérdida de visión. Algunos, incluso, habían esperado meses o años para recibir un diagnóstico desde que inicialmente se dieron cuenta de un problema, lo que generó una sensación de frustración y ansiedad, en algunos alimentada por sus consultas en internet para obtener más información sobre su patología.

"Recibir un mal diagnóstico de enfermedad ocular puede ser inesperado y devastador. Es un momento cargado de emociones y las interacciones con los médicos pueden tener un impacto duradero.Si los pacientes sienten que no han recibido suficiente información, puede hacer que se sientan perdidos y, a menudo, busquen detalles en fuentes menos confiables", según la Dra. Jolly.

Es por ello que los autores recomiendan a los médicos considerar cuidadosamente cómo comunican un diagnóstico a los pacientes, cómo y cuándo ofrecen información sobre el diagnóstico o el pronóstico, y orientarlos hacia organizaciones de pacientes, sistemas de apoyo o servicios de asesoramiento apropiados lo antes posible. "Los hospitales deben implementar mejores mecanismos de apoyo a los pacientes, así como más capacitación en comunicación empática", concluyen.

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts