Publicidad
Publicidad

Cambios de hábitos alimentarios para la prevención de alergias infantiles

Cuando a los niños pequeños se les presentan diferentes alimentos, el intestino, generalmente, se asegura de que el cuerpo aprenda que los alimentos son inofensivos.

Las alergias alimentarias afectan a un porcentaje entre el 2 y el 5% de todos los niños, en general, y hasta el 10% de los lactantes. Ello podría evitarse con prevención, tal como sugiere un nuevo estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Oslo (Noruega), según el ...

Las alergias alimentarias afectan a un porcentaje entre el 2 y el 5% de todos los niños, en general, y hasta el 10% de los lactantes. Ello podría evitarse con prevención, tal como sugiere un nuevo estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Oslo (Noruega), según el cual dejar que los bebés prueben ciertos alimentos como leche, huevos y otros a base de trigo, a partir de los tres meses, puede reducir el riesgo de este tipo de patologías. "Al introducir más temprano a los bebés a estos alimentos podemos reducir la prevalencia de alergias alimentarias de una manera simple y segura", señaló la prof. Karin C. Lødrup Carlsen, del Instituto de Medicina Clínica de la UiO y médico/pediatra senior en el Hospital Universitario de Oslo.

Las recomendaciones de estos investigadores pasan por que los padres administren a su bebé uno de los alimentos por semana, en pequeñas cantidades, con el objetivo de que se vayan incorporando a la dieta regular del niño.

"Cuando a los niños pequeños se les presentan diferentes alimentos, los intestinos generalmente se aseguran de que el cuerpo aprenda que los alimentos son inofensivos. Poco a poco, el niño desarrolla una tolerancia natural a diferentes tipos de alimentos", según indican estos autores. "Es importante porque entrena al sistema inmunológico para que reconozca los alimentos comunes como inofensivos. Esto ayuda al sistema inmunitario a aceptar estos alimentos, que son completamente normales, y que los niños necesitarán durante toda la vida", añaden.

Al respecto, recuerdan que las pautas internacionales, actualizadas por última vez en 2020, indican que es seguro y "probablemente apropiado comenzar con huevos entre los cuatro y seis meses de vida del bebé", señala la experta noruega.

A ello añade que "estamos muy a favor de la lactancia materna y creemos que es lo mejor para la salud del lactante. No obstante, ofrecer al niño alimentos adicionalmente a partir de los tres meses no tiene que producir alteraciones con respecto a la ingesta de leche de la madre".

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts