Publicidad
Publicidad

Terapias emergentes en la práctica clínica que aportan calidad de vida al paciente mayor

En el marco del 62º Congreso de la Sociedad Española de Geriatría, que tiene lugar estos días en Madrid, se celebró una sesión dedicada a “terapias emergentes en el paciente mayor”, en la que se presentaron algunas de las principales novedades en el terreno de la inmunoterapia, anticuerpos monoclonales y vacunas.

El simposio, moderado por la Dra. Cristina Bermejo Boixareu, geriatra, del Hospital Universitario Puerta de Hierro, de Madrid, contó con la participación de los Dres. Mariano Provencio, del Hospital Universitario Puerta de Hierro, Ángel Robles Marhuenda, del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario La Paz, y la geriatra Esther ...

El simposio, moderado por la Dra. Cristina Bermejo Boixareu, geriatra, del Hospital Universitario Puerta de Hierro, de Madrid, contó con la participación de los Dres. Mariano Provencio, del Hospital Universitario Puerta de Hierro, Ángel Robles Marhuenda, del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario La Paz, y la geriatra Esther Martínez Almazán, del Hospital de la Santa Creu, Jesús-Tortosa, de Tarragona.

Como señaló esta experta, "las vacunas siempre han estado presentes en el entorno de la salud de los pacientes mayores, de ahí el interés de su ponencia, que trató sobre las últimas novedades en vacunas enfocadas a este grupo poblacional, partiendo de que "la vacunación sistemática es clave, junto con otras medidas, para un envejecimiento saludable junto con otros factores como el ejercicio físico o la dieta, de acuerdo con la OMS", al tiempo que celebró que los mitos que giraban en torno a ellas se hayan disipado, en cierto modo, gracias a la pandemia.

"Si el siglo XX aportó un gran avance en la reducción de la mortalidad infantil, en parte, gracias a la vacunación, en el XXI, asistiremos a un mayor control de la morbilidad en los pacientes mayores con ayuda de nuevas vacunas", tal como señaló la Dra.Martínez Almazán.

Por tanto, desde su punto de vista, "es importante insistir en la utilidad de las vacunas ya disponibles, así como realizar un mayor esfuerzo en investigación de nuevas vacunas para patógenos relevantes en adultos mayores". por la necesidad de integrar el calendario vacunal en la práctica clínica asistencial, que contemple las más usuales como la de la gripe, neumococo y también la del herpes zóster, en su versión más novedosa "la inactivada recombinante con un alto grado de eficacia y protección a lo largo de los años".

Inmunoterapia y anticuerpos monoclonales
Sobre los avances en inmunoterapia aplicada al cáncer, el Dr. Mariano Provencio, jefe del Servicio de Oncología Médica, del Hospital Puerta de Hierro, de Madrid, explicó que la inmunoterapia "es como quitar frenos al sistema inmune para que se estimule y actúe sobre el cáncer, teniendo como elementos clave los linfocitos T junto con las células NK". Sin embargo, como añadió, "no todos los tumores responden a la inmunoterapia, debido a que el microambiente también juega un papel importante o, incluso, que respondan en algunas fases y en otras no". Recientemente, como recordó, "se identificaron los puntos de control inmune más frecuentes son las proteínas PD-L1 y CTLA-4, aunque no son los únicos".

Sobre este tipo de tratamientos, un aspecto sobre el que los clínicos hacen hincapié es el de la toxicidad, sin embargo, el Dr. Provencio aseguró que "suele poco relevante, casi siempre ligada a problemas cutáneos, endocrinos, aunque bastante bien llevadera", apuntó. En el caso concreto de la administración de inmunoterapia en pacientes mayores de 65 años, la experiencia de este oncólogo se centra en cáncer de pulmón y melanoma, observándose unos niveles que no sobrepasan el 15% de toxicidad en su mayor parte digestiva, alguna afectación endocrina y cutánea, y en algunos casos, también, neumonitis.

Por su parte, el especialista en Medicina Interna Ángel Robles puso el acento, en primer lugar, en la infrarrepresentación de los pacientes mayores en los ensayos clínicos relacionados, en este caso, con anticuerpos monoclonales, "lo cual puede representar un obstáculo a la hora de beneficiarse de este tipo de terapias", desde su punto de vista. De ahí, como defendió, "la edad no tiene que influir en la toma de decisiones en este contexto y que los ensayos deben tenerse en cuenta con cierta particularidad para después aplicarlo a este grupo poblacional".

A su juicio, además, se necesita una comprensión integral de los efectos del envejecimiento y cómo este puede cambiar o modular la eficacia y efectos secundarios de los fármacos biológicos inmunomoduladores, apostando por la creación de guías para el manejo de estos pacientes.

Asimismo, considera conveniente la colaboración multidisciplinar entre geriatras con otros especialistas como oncólogos y cardiólogos, entre otros para la toma de decisiones.

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts