Publicidad
Publicidad

El CLÍNIC-IDIBAPS trabaja en el diagnóstico precoz de la enfermedad de Parkinson

Se ha activado un formulario online para que personas sanas de entre 50 y 80 años puedan participar.

El Clínic-IDIBAPS lidera un estudio para obtener información sobre 10.000 personas sanas sin enfermedad de Parkinson, por tal de identificar a los individuos con alto riesgo de desarrollarla. El estudio HeBa está liderado por el Hospital Clínic de Barcelona-IDIBAPS, junto a las Universidades de Luxemburgo, Kassel e Innsbruck. Los ...

El Clínic-IDIBAPS lidera un estudio para obtener información sobre 10.000 personas sanas sin enfermedad de Parkinson, por tal de identificar a los individuos con alto riesgo de desarrollarla. El estudio HeBa está liderado por el Hospital Clínic de Barcelona-IDIBAPS, junto a las Universidades de Luxemburgo, Kassel e Innsbruck. Los investigadores principales son la Dra. Alicia Garrido y la Dra. M. Jose Martí de la Unidad de Parkinson y trastornos del movimiento del Hospital Clínic de Barcelona y del grupo de investigación del IDIBAPS Enfermedad de Parkinson y otros trastornos neurodegenerativos del movimiento: investigación clínica y experimental.

El estudio pretende conseguir información sobre 10.000 personas que no tengan problemas neurológicos de entre 50 y 80 años. Aquellas personas que tengan familiares diagnosticados de una enfermedad neurodegenerativa también pueden participar. Es la mayor encuesta al respecto que se ha realizado en España y se quieren obtener datos de 40.000 personas en toda Europa.

El objetivo del estudio ´Envejecimiento cerebral saludable´ o ´HeBA´ (por sus siglas en inglés, «Healthy Brain Aging») es identificar cuanto antes las personas con un mayor riesgo de padecer la enfermedad. Para obtener esta información, se ha diseñado un formulario online con preguntas sobre factores que se cree que están asociados a un mayor riesgo de padecer Parkinson u otras enfermedades neurodegenerativas. El estudio pretende examinar científicamente la idoneidad de estos cuestionarios como instrumentos de detección precoz. En una segunda fase del estudio, se invitará a una parte de los participantes al venir al hospital para un examen más detallado.

El objetivo más importante en la investigación de la enfermedad de Parkinson es encontrar un tratamiento que cure o ayude a frenar su progresión. Actualmente se diagnostica cuando ya existe un daño irreversible en el cerebro. La degeneración y pérdida de neuronas cerebrales se inicia muchos años antes de que la enfermedad, con el temblor y la lentitud de movimientos, se haga patente. No se conoce bien los factores de riesgo (genéticos, ambientales, de estilo de vida) que hacen que se desarrolle, pero sí se sabe que las personas con pérdida de olfato o con un familiar cercano diagnosticado de Parkinson tienen más posibilidades de sufrirla. Identificar cuáles son estos factores de riesgo permitirá diagnosticarla antes de que se presenten los daños cerebrales irreversibles. Si bien la mayoría de las personas nunca contraerán la enfermedad de Parkinson, la participación en HeBa puede ayudar a descubrir quién la contrae, quién no la contrae y por qué.

Uno de los motivos por los que no existe un cuidado para la mayoría de estas enfermedades es que, cuando se diagnostican, ya se ha perdido gran parte de las células nerviosas de manera irreversible. Con Parkinson, por ejemplo, cuando se realiza el diagnóstico ya se ha perdido el 50-70% de las células productoras de dopamina. La muerte de las células comienza muchos años antes de que aparezcan los primeros síntomas.

Las investigaciones que se han llevado a cabo hasta el momento sugieren que los problemas como la ansiedad, la depresión, la falta de memoria, los cambios de personalidad, los trastornos del sueño, el estreñimiento o los trastornos olfativos pueden aparecer hasta 20 años antes de que se manifiesten los síntomas que conducirán al diagnóstico de la enfermedad. Es probable, sin embargo, que muchas personas, a medida que envejecen, presenten alguno de estos síntomas sin padecer después una enfermedad neurodegenerativa. El objetivo del estudio es identificar a aquellas personas que presenten uno o varios de estos síntomas y que tengan un riesgo especialmente alto de padecer alguna de estas enfermedades.

La enfermedad de Parkinson es la enfermedad neurodegenerativa más frecuente después de la enfermedad de Alzheimer. Se caracteriza por ralentización motor, rigidez, temblor y alteración de la marcha. En la actualidad, no existe ningún tratamiento curativo o modificador de la evolución de la enfermedad, pero se dispone de muchos fármacos e incluso de tratamiento quirúrgico para mejorar los síntomas.

Las investigaciones que se han llevado a cabo hasta el momento sugieren que los problemas como la ansiedad, la depresión, la falta de memoria, los cambios de personalidad, los trastornos del sueño, el estreñimiento o los trastornos olfativos pueden aparecer hasta 20 años antes de que se manifiesten los síntomas que conducirán al diagnóstico de la enfermedad. Es probable, sin embargo, que muchas personas, a medida que envejecen, presenten alguno de estos síntomas sin padecer después una enfermedad neurodegenerativa. El objetivo del estudio es identificar a aquellas personas que presenten uno o varios de estos síntomas y que tengan un riesgo especialmente alto de padecer alguna de estas enfermedades.

La enfermedad de Parkinson es la enfermedad neurodegenerativa más frecuente después de la enfermedad de Alzheimer. Se caracteriza por ralentización motor, rigidez, temblor y alteración de la marcha. En la actualidad, no existe ningún tratamiento curativo o modificador de la evolución de la enfermedad, pero se dispone de muchos fármacos e incluso de tratamiento quirúrgico para mejorar los síntomas.

La aparición es paulatina y la evolución progresiva. Actualmente se considera una enfermedad multisistémica con muchos síntomas no-motores, además de los motores. Se ha descrito una incidencia (casos nuevos por año) de entre ocho a 19 por 100.000 personas y año en la población general. Es rara en personas menores de 40 años y aumenta con su edad. A los 65 años sería aproximadamente de 50 por 100.000 y los 85 años de 400 por 100.000.

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts