Publicidad
Publicidad

Congreso SEPAR: el programa `ANTES´, una revolución frente a la EPOC

Indagará en sus causas más prematuras y buscará un diagnóstico precoz de cara a prevenir en la medida de lo posible las comorbilidades y exacerbaciones que provoca esta enfermedad. El proyecto está apoyado por GSK.

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) debe de ser detectada y tratada desde sus estadios más tempranos. Es la razón con la que nace el programa `ANTES´ (Anticipando el Diagnóstico y Tratamiento de la EPOC en el Siglo XXI), que recibe el apoyo de GSK y reúne a expertos neumólogos ...

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) debe de ser detectada y tratada desde sus estadios más tempranos. Es la razón con la que nace el programa `ANTES´ (Anticipando el Diagnóstico y Tratamiento de la EPOC en el Siglo XXI), que recibe el apoyo de GSK y reúne a expertos neumólogos que han analizado durante el 55º Congreso de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) las claves de un proyecto que promete revolucionar el abordaje de esta patología.

Desde el Palacio del Baluarte de Pamplona, el moderador del debate y protagonista de la introducción, Àlvar Agustí García-Navarro, catedrático por la Universitat de Barcelona y Consultor sénior del Insitut Clínic Respiratorio del Hospital Clínic de Barcelona, lo ha calificado como una oportunidad para moverse "río arriba", porque hay que entender "qué pasa antes" en la EPOC.

Durante su exposición, ha evidenciado que no consiste en dejar el tabaquismo de lado como uno de los principales factores, sino en detectar otros que también pueden ser clave. Actualmente, la EPOC presenta un infradiagnóstico preocupante: tan solo el 11% del total de pacientes son detectados. "Os aconsejo que preguntéis más allá del tabaco (si el paciente fue bebé prematuro, si tuvo infecciones infantiles…)", ha recomendado a sus colegas. García-Navarro ha añadido en último lugar, que hay que redoblar la importancia de las espirometrías porque son "un marcador respiratorio global".

Datos muy por debajo de lo deseable

La médico adjunta de Neumología, responsable de la Consulta Monográfica de EPOC y del Laboratorio de Exploración Funcional del Hospital Clínic (Valencia), Cruz González Villaescusa, ha tomado el relevo de Garcia-Navarro haciendo alusión a los resultados del estudio EPISCAN II (2018): "nos hace una foto horrorosa. A pesar de esto, seguimos teniendo un alto infra-diagnóstico y una alta infra-prevalencia. Y ojo con los datos en las mujeres, tema poco resuelto en la EPOC".

En otras palabras, ante la EPOC los profesionales actúan "tarde" en pacientes que "no van a llevar la misma trayectoria en la función pulmonar". Esta presenta tres fases, según ha descrito González. Y en cada una de ellas los factores que rodean al individuo y "van más allá del tabaco" pueden influir también en la enfermedad, provocando que sea diferente que en otra persona diagnosticada también con EPOC. "Pero nosotros las tratamos todas y las diagnosticamos todas igual", ha lamentado.

Por eso hay que conocer lo que ha pasado antes en la vida del paciente. González ha calificado este programa como "una oportunidad para cambiar el pronóstico de una enfermedad". "Queremos adelantarnos al diagnóstico, tratamiento y evolución de la enfermedad. Esta es la filosofía del programa ANTES".

SMILE: espirometrías en el móvil

Con el objetivo a cumplir, en 2022 las opciones para alcanzarlo son varias. Una de las más llamativas (y sencillas) la ha presentado Bernardino Alcázar Navarrete, neumólogo en el Hospital Virgen de las Nieves (Granada): es el proyecto SMILE (Screening for Lung Health by a Mobile Device).

Si se pretende dar mayor facilidad en el acceso a espirometrías, qué mejor que hacerlo en el propio dispositivo móvil del paciente. O bien a través de microespirómetros que cualquier persona puede adquirir, al igual que se tienen tensiómetros en casa.

Sería la oportunidad para revertir que haya situaciones en las que el paciente esté consultando a su profesional "hasta 20 años antes" por síntomas respiratorios y no se le diagnostique EPOC. "Un tiempo precioso en el que no hemos diagnosticado y el paciente contacta con el sistema sanitario de forma recurrente", ha expuesto.

Con estimadores de salud respiratoria establecidos en aplicaciones móviles se podría calcular el aire que sale de los pulmones, capturando la señal de aire que se espira. O bien a través de la disanapsis: estudios de imagen que determinan la destrucción de los alveolos del pulmón. Podría ser, ha argumentado, "un marcador que indica el mal desarrollo de esos pulmones". En esa cascada de opciones, está la de analizar EPOC en sangre: "se pueden aislar neumocitos tipo 2" para detectar a gente a la que se le está "destruyendo el pulmón".

Anticipar la agudización

Si se consigue anticipar la agudización al primer episodio sin que se tenga que llegar al segundo, sería un logro que ha valorado Juan José Soler Cataluña, jefe de Servicio de Neumología del Hospital Arnau de Vilanova-Lliria (Valencia). Lo que es seguro es que tendría "mejores desenlaces" para el paciente.

Para avanzar en este camino, lo primero es construir "una nueva definición de agudización", para lo que se estableció una reunión de consenso entre expertos. En ella, se determinó que hace falta centrarse más en el paciente que en la enfermedad, como se había hecho hasta entonces. "Eso nos lleva a un escenario mucho más amplio: el paciente con EPOC puede tener ansiedad, depresión, insuficiencias cardiacas…".

Con la revolución de los biomarcadores en boga, se puede realizar una aproximación hospitalaria a estos pacientes para conseguir "un tratamiento personalizado de precisión según guías terapéuticas".

NMA para el tratamiento

En último lugar, José María Echave-Sustaeta María-Tome, del departamento de Neumología de Quirónsalud Madrid y miembro del grupo del proyecto `ANTES´ ha acercado las novedades presentadas este mismo mayo durante el congreso de la American Thoracic Society (ATS), basado en dos pilares: "coherencia y consistencia" en los datos obtenidos.

El denominado Network Meta-Analysis (NMA) compara de forma indirecta varias alternativas de tratamiento (3 o más), que no tienen que estar relacionadas entre ellas. Este procedimiento permite incluso combinar tratamientos que hasta ahora no estaban vinculados. Aunque también presenta limitaciones: la homogeneidad "relativa" de las poblaciones. Y es que además para un resultado validado hace falta que estas terapias, como la medición del FEV1 conlleve de entre 12 a 24 semanas.

"Se van a presentar datos posteriores en otros ámbitos, y es probable que todo esto se construya teniendo más datos e información que los actuales", ha anticipado.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.