Publicidad
Publicidad

Urge el abordaje a nivel mundial del entorno ético que rodea a los trasplantes de cara

Los pacientes han de estar en el centro de todas las decisiones clínicas y los equipos médicos han de velar y asegurarse de que participen en cualquier decisión al respecto.

Con cerca de 50 trasplantes de cara realizados en 11 países de todo el mundo hasta la fecha, un nuevo informe aborda la necesidad urgente de abordar a nivel mundial las cuestiones éticas en torno a este tipo de intervenciones, así como de establecer un protocolo estandarizado de actuación al ...

Con cerca de 50 trasplantes de cara realizados en 11 países de todo el mundo hasta la fecha, un nuevo informe aborda la necesidad urgente de abordar a nivel mundial las cuestiones éticas en torno a este tipo de intervenciones, así como de establecer un protocolo estandarizado de actuación al respecto.

El informe ha sido dirigido por la Universidad de York y el King´s College Policy Institute (EEUU), con colaboradores entre los que s incluyen médicos, psicólogos, especialistas en ética, historiadores y profesionales de la salud mental de 19 países. Se le ha dado el formato de guía para ayudar a los médicos y cirujanos a tomar decisiones sobre si deben seguir adelante con los procedimientos de trasplante de cara y cómo hacerlo.

Seis puntos clave

En el trabajo se identifican seis temas clave: selección de pacientes y expectativas; apoyo al paciente; marco clínico; datos sobre el progreso y los resultados del paciente; imagen y percepción pública, y sostenibilidad financiera. Estos objetivos fueron establecidos por los autores principales del informe a partir de una investigación cualitativa con pacientes de trasplante de rostro, realizada como parte del proyecto AboutFace de la Universidad de York.

El documento recomienda que "por encima de todo, las circunstancias y perspectivas individuales de los pacientes estén en el centro de todas las decisiones clínicas. "Un trasplante de cara puede marcar la diferencia en la calidad de vida de una persona con una lesión facial grave, pero es importante que, en cualquier parte del mundo en que se considere el procedimiento, los equipos médicos tengan orientación sobre cómo asegurarse de que los pacientes estén en el centro de cualquier decisión al respecto", indicó la autora principal del informe, la profesora Fay Bound Alberti, del Departamento de Historia y del Proyecto AboutFace de la Universidad de York.

Para esta experta, "el hecho de que tengamos la experiencia clínica para realizar un trasplante de cara no siempre significa que debamos hacerlo. La necesidad de inmunosupresores significa que es probable que el procedimiento acorte la vida del paciente y existen múltiples consideraciones éticas que van más allá de decidir si el procedimiento es clínicamente viable para un individuo. Por ejemplo, debemos considerar cómo un paciente se enfrentará a las emociones complejas que rodean esta cirugía; si están bien informados sobre los resultados esperados; cómo se les apoyará para lidiar con la posible atención de los medios y los costos financieros y físicos continuos".

En el informe se recuerda que en el Reino Unido todavía no se ha realizado ningún trasplante de este tipo. Y es que en 2003, el Royal College of Surgeons publicó un informe en el que señalaba que el procedimiento no debía realizarse "debido a múltiples preocupaciones éticas no resueltas".

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Nuestros Podcasts