Publicidad
Publicidad

La convivencia con perros podría proteger a los niños contra la enfermedad de Crohn

La relación de niños, en edades comprendidas entre 5 y 15 años, con un perro de compañía favorecería una permeabilidad intestinal saludable y el equilibrio entre los microbios en el intestino y la respuesta inmune del cuerpo, según una reciente tesis.

Niños que tienen la oportunidad de crecer con un perro o en una familia numerosa podrían disponer de cierta protección años más tarde contra la patología inflamatoria intestinal común conocida como enfermedad de Crohn, según un estudio expuesto en la Semana de las Enfermedades Digestiva en EEUU, organizado por la ...

Niños que tienen la oportunidad de crecer con un perro o en una familia numerosa podrían disponer de cierta protección años más tarde contra la patología inflamatoria intestinal común conocida como enfermedad de Crohn, según un estudio expuesto en la Semana de las Enfermedades Digestiva en EEUU, organizado por la Asociación Americana de Gastroenterología.

El Dr. Williams Turpin, autor principal del estudio e investigador asociado del Hospital Mount Sinai y la Universidad de Toronto asoció esta hipótesis al contacto con microbios ambientales. "Nuestro estudio al igual que otros anteriores que han explorado la ´hipótesis de la higiene´ sugiere que la falta de exposición a los microbios ambientales en las primeras etapas de la vida puede provocar una carencia de regulación inmunitaria".

El estudio encontró, en concreto, que la exposición a perros, en edades comprendidas entre 5 y 15 años, favorecía una permeabilidad intestinal saludable y el equilibrio entre los microbios en el intestino y la respuesta inmune del cuerpo, todo lo cual podría ayudar a proteger contra la enfermedad de Crohn. Se observaron efectos similares con la exposición a perros en todos los grupos de edad.

Los investigadores emplearon un cuestionario ambiental para recopilar información de casi 4300 familiares de primer grado de personas con la enfermedad de Crohn inscritas en el proyecto Crohn´s and Colitis Canada Genetic, Environmental, and Microbial (CCC-GEM). Utilizando las respuestas al cuestionario y los datos históricos recopilados en el momento del reclutamiento, el Dr. Turpin y su equipo analizaron varios factores ambientales, incluido el tamaño de la familia, la presencia de perros o gatos como mascotas domésticas, la cantidad de baños en la casa, la cantidad de personas que viven una granja, bebiendo leche sin pasteurizar y bebiendo agua de pozo. El análisis también incluyó la edad en el momento de la exposición.

"No percibimos los mismos resultados con los gatos, aunque todavía estamos tratando de determinar por qué", aseguró el Dr. Turpin. "Potencialmente podría deberse a que los dueños de perros salen más a menudo con sus mascotas o viven en áreas con más espacios verdes, lo que se ha demostrado anteriormente que protege contra la enfermedad de Crohn".

Estos investigadores esperan que sus hallazgos puedan ayudar a los médicos a averiguar el nivel de riesgo de esta enfermedad. No obstante, reconocieron que las razones por las que tener un perro y familias más grandes parecen brindar protección contra la enfermedad de Crohn aún no están claras.

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts