Publicidad
Publicidad

La falta de sueño aumenta la grasa abdominal no saludable

Cada vez son más las personas que, habitualmente, no duermen lo suficiente y tienden a comer más a deshoras sin aumentar la actividad física. Todo ello se traduce en un acúmulo de grasa abdominal.

La falta de sueño suficiente combinada con una ingesta de alimentos a deshora aumenta la acumulación de grasa, especialmente la no saludable dentro del abdomen, según se desprende de un reciente estudio dirigido por la Clínica Mayo (EEUU). La grasa visceral se deposita en lo profundo del abdomen alrededor de ...

La falta de sueño suficiente combinada con una ingesta de alimentos a deshora aumenta la acumulación de grasa, especialmente la no saludable dentro del abdomen, según se desprende de un reciente estudio dirigido por la Clínica Mayo (EEUU). La grasa visceral se deposita en lo profundo del abdomen alrededor de los órganos internos y está fuertemente relacionada con enfermedades cardíacas y metabólicas .

Los hallazgos de estudio, publicados en ´Journal of the American College of Cardiology´, y dirigido por Naima Covassin, Ph.D., investigadora de medicina cardiovascular en la Clínica Mayo, muestran que la falta de sueño condujo a un aumento del 9 % de grasa abdominal total y un aumento del 11 % de grasa abdominal visceral, en comparación con el control del sueño.

Cada vez son más las personas que, habitualmente, no duermen lo suficiente, bien debido al trabajo por turnos o bien por estar enganchados a los dispositivos inteligentes y a las redes sociales que se usan durante las horas de sueño. Además, tienden a comer más durante las horas más largas de vigilia sin aumentar la actividad física.

"Normalmente, la grasa se deposita preferentemente de forma subcutánea o debajo de la piel. Sin embargo, el sueño inadecuado parece redirigir la grasa al compartimento visceral más peligroso. Es importante destacar que, aunque durante el sueño de recuperación hubo una disminución en la ingesta de calorías y el peso, la grasa visceral siguió aumentando. Esto sugiere que el sueño inadecuado es un desencadenante previamente no reconocido de la acumulación de grasa visceral y que recuperar el sueño, al menos a corto plazo, no revierte la acumulación de grasa visceral. contribuyente a las epidemias de obesidad, enfermedades cardiovasculares y metabólicas", según uno de los investigadores, el Dr. Virend Somers.

La cohorte del estudio consistió en 12 personas sanas que no eran obesas, cada una de las cuales pasó dos sesiones de 21 días en el entorno de pacientes hospitalizados. Los participantes fueron asignados aleatoriamente al grupo de control (sueño normal) o al grupo de sueño restringido durante una sesión y al contrario durante la siguiente sesión, después de un período de lavado de tres meses. Cada grupo tuvo acceso a la libre elección de alimentos durante todo el estudio. Los investigadores monitorearon y midieron la ingesta de energía, gasto de energía, peso corporal, composición corporal, distribución de grasa, incluida la grasa visceral o grasa dentro del vientre, y biomarcadores circulantes del apetito.

Los primeros cuatro días se dedicaron a la aclimatación. Durante este tiempo, a todos los participantes se les permitió dormir nueve horas en la cama. Durante las siguientes dos semanas, al grupo de sueño restringido se le permitieron cuatro horas de sueño y al grupo de control se mantuvo con nueve horas. A esto le siguieron tres días y noches de recuperación con nueve horas en cama para ambos grupos.

Los participantes consumieron más de 300 calorías adicionales por día durante la restricción del sueño, consumiendo aproximadamente un 13 % más de proteínas y un 17 % más de grasas, en comparación con la etapa de aclimatación. Ese aumento en el consumo fue más alto en los primeros días de privación del sueño y luego disminuyó a los niveles iniciales durante el período de recuperación. El gasto de energía se mantuvo prácticamente igual en todo momento.

Los hallazgos confirmaron que el sueño más corto, incluso en personas jóvenes, sanas y relativamente delgadas, se asocia con mayor ingesta de calorías, un ligero incremento de peso y un significativo aumento en la acumulación de grasa dentro del vientre.

Las intervenciones conductuales, como el aumento del ejercicio y la elección de alimentos saludables, deben considerarse para las personas que no pueden evitar fácilmente la interrupción del sueño, como los trabajadores por turnos. Se necesitan más estudios para determinar cómo estos hallazgos en jóvenes sanos se relacionan con mayor riesgo de obesidad, síndrome metabólico o diabetes .

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts