Publicidad
Publicidad

El teletrabajo persiste en 2022

Oficasa, rituales, orden, emociones, libertad esclavizadora, permisos….La socióloga y autora del libro “Teletrabajar, pero bien” Alicia Aradilla, da las mejores claves para hacerlo de la forma más efectiva evitando frustraciones.

Tras unas navidades agridulces, llenas de incertidumbre, constantes restricciones y datos abrumadores, llega la vuelta al trabajo. El primer lunes laboral se hace difícil sentarse de nuevo en la mesa de trabajo y más difícil aún, lograr un alto rendimiento. "El teletrabajo ha venido para quedarse, pero aún no ha terminado ...

Tras unas navidades agridulces, llenas de incertidumbre, constantes restricciones y datos abrumadores, llega la vuelta al trabajo. El primer lunes laboral se hace difícil sentarse de nuevo en la mesa de trabajo y más difícil aún, lograr un alto rendimiento.

"El teletrabajo ha venido para quedarse, pero aún no ha terminado de instalarse, las empresas y personas están en un proceso de integración, adecuación tecnológica, logística y sobre todo de adecuación emocional y mental a esta nueva situación que por inesperada e impuesta por las circunstancias se comporta "viejuna". Indica la socióloga Alicia Aradila, autora del libro "Teletrabajar pero bien".

"En estos días, aún más si cabe, necesitamos claves, no sólo para sentarnos a trabajar, sino para sentir que ha valido la pena cuando nos levantemos de la mesa de trabajo, para volver al ámbito privado intentando esquivar sensaciones como la frustración, la impotencia o la sensación de no haber rendido a pesar de haber invertido tantas horas".

Algunas claves para volver al teletrabajo:

Oficasa. Antes de sentarte a trabajar, invierte unos momentos en observar tu espacio de trabajo, para reafirmar tu oficasa, realiza algunos cambios, por ejemplo, añadir algún detalle que has recibido como regalo estos días, una foto actualizada de tus seres queridos, la compañía de una planta o algún objeto maná nuevo.

Rituales. Es un momento muy apropiado para ritualizar los cambios que requiere el cambio de año como una nueva agenda de mesa, archivar documentación (en una memoria externa) abrir nuevas carpetas para el nuevo año. Incluso en este espacio tecnológico puedes introducir pequeños cambios simbólicos, por ejemplo, en el fondo de la pantalla.

Los cambios generan sensación de novedad y variedad en nuestra mente, convirtiéndose en pequeñas ayudas para conseguir nuestros objetivos.

Orden externo e interno. El orden externo contribuye a crear orden interno, pues el proceso de ordenamiento de espacio y objetos guarda similitudes con el ordenamiento mental. Procura que en la mesa de trabajo sólo esté lo necesario para las tareas de la jornada. Evita acumular documentación, búscale otro lugar y utiliza algún criterio para clasificarla como tareas diarias, importancia de las tareas o cualquier otro. Un espacio ordenado, limpio y despejado promueve un estado mental ordenado, limpio y despejado.

Emociones. Antes de comenzar la primera tarea externa, tu primera tarea es chequearte internamente. ¿Qué sensación o estado emocional te predomina? Sea cual sea, acéptalo y respira para solidificarlo (si es agradable) o transformarlo ( si es una emoción aflictiva). Toma (al menos) tres respiraciones conscientes, más que profundas, o tantas como creas necesario, hasta que te sientas en calma para comenzar tus tareas. El tiempo que dediques a respirar y provocarte un estado emocional apropiado convertirá en exponencial tu capacidad de rendimiento.

Permisos. Rendir significa saber alternar. Es posible que esta semana, mientras tomas ritmo, necesites alternar más espacios de descanso entre tareas. Permítetelo! Programa descansos en tu planificación. Por ejemplo, en intervalos de 45 minutos programados (pon una alarma) levántate de la mesa, camina, bebe agua, infusiones, escucha una canción (suelen durar 3 minutos) cualquier actividad que requiera mover el cuerpo. Evita rellenar esos descansos con las redes sociales, pueden provocar el efecto contrario y son uno de los grandes ladrones de tiempo y de eficiencia laboral.

Libertad esclavizadora. Uno de los mayores riesgos de teletrabajar es pasar el día delante del ordenador y acabarlo con la sensación de "no haber hecho nada". Ponte un horario de finalización de la jornada, el que quieras o el que puedas, pero márcalo, a ser posible con una alarma. Cuando esta suene, cierra la jornada, como la abriste, con un pequeño ritual. Probablemente quedarán tareas pendientes, tómalas como la motivación a comenzar la siguiente jornada. Necesitas descansar para rendir.

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts