Publicidad
Publicidad

El riesgo de ataque cardíaco y de accidente cerebrovascular se multiplica con altos niveles de estrés

Si se pretende reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular a nivel mundial, investigadores recomiendan considerar el estrés como otro factor de riesgo modificable.

Un amplio estudio internacional promovido por investigadores de la Universidad de Gotemburgo como autores principales vincula el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular con altos niveles de estrés, entendido este como nerviosismo, irritabilidad y ansiedad debido a factores en el ámbito laboral o en el hogar, dificultades económicas o ...

Un amplio estudio internacional promovido por investigadores de la Universidad de Gotemburgo como autores principales vincula el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular con altos niveles de estrés, entendido este como nerviosismo, irritabilidad y ansiedad debido a factores en el ámbito laboral o en el hogar, dificultades económicas o por eventos difíciles y momentos desafiantes en sus vidas. El trabajo fue dirigido por Annika Rosengren, profesora de Medicina, con su colega de investigación Ailiana Santosa, primera autora del artículo. Ambos trabajan en el Instituto de Medicina de la Academia Sahlgrenska de la Universidad de Gotemburgo, Suecia.

Publicado en la revista ´JAMA Network Open´, éste se basó en un estudio poblacional prospectivo epidemiológico urbano rural e incluyó a 118.706 personas de 21 países, cinco de los cuales eran países de ingresos bajos, doce de ingresos medios y cuatro de ingresos altos. Los participantes, tanto hombres como mujeres, tenían una edad entre 35 y 70 años, siendo 50 años el promedio al inicio del mismo. El estrés se calificó en una escala de cero (sin estrés) a tres (estrés severo).

Factor de riesgo clave

"El impacto del estrés en las enfermedades cardiovasculares se ha reconocido desde hace mucho tiempo, y los enfoques para reducir el estrés son potencialmente prometedores para reducir las ECV ", recordó el profesor Salim Yusuf, del Population Health Research Institute, de la Universidad McMaster y de Hamilton Health Sciences, en Canadá, sin embargo, en este estudio se clasificaron los niveles de estrés antes que los eventos cardiovasculares, mientras que otros anteriores buscaron determinar los niveles de estrés en personas que ya habían sufrido un ataque cardíaco o un derrame cerebral, lo que puede haber afectado las respuestas.

Al respecto, según los investigadores, una de las fortalezas del estudio es que incluye analizar aspectos del estrés que pueden ser relevantes incluso en países donde el término "estrés" puede ser menos actual que en los países occidentales de altos ingresos. "Si queremos reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular a nivel mundial, debemos considerar el estrés como otro factor de riesgo modificable", remarcó Rosengren. "No se sabe exactamente qué causa el riesgo elevado de enfermedad cardiovascular entre las personas gravemente estresadas. Pero muchos procesos diferentes en el cuerpo, como la aterosclerosis y la coagulación de la sangre, pueden verse afectados por el estrés", añadió.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.