Publicidad
Publicidad

Del plato al cerebro: ¿pueden las grasas de nuestra dieta ayudarnos a combatir el Alzheimer?

La Fundación Pascual Maragall convoca un ciclo de conferencias para tratar sobre diversos aspectos de la enfermedad del Alzheimer. Se centran en diversos temas, como los tratamientos, la psicología o la nutrición.

Con el fin de conocer si las grasas de nuestra dieta pueden ayudarnos a combatir el Alzheimer, el doctor Aleix Sala, investigador del BBRC, ha explicado en la sesión de este jueves, algunos aspectos que relacionan la enfermedad con la nutrición. El profesional ha hecho hincapié entre la oxidación y la ...

Con el fin de conocer si las grasas de nuestra dieta pueden ayudarnos a combatir el Alzheimer, el doctor Aleix Sala, investigador del BBRC, ha explicado en la sesión de este jueves, algunos aspectos que relacionan la enfermedad con la nutrición.

El profesional ha hecho hincapié entre la oxidación y la inflamación, pues influyen directamente en nuestro organismo. En cuanto al primero, "es un mecanismo del cuerpo para protegerse frente a daños externos, con el paso del tiempo aparecen fallos y el organismo envejece y lo que antes era estricto con la edad perdemos el control de la oxidación".

Así, ha hecho referencia a los radicales libres que atacan lentamente las células del cuerpo, pues un estado de oxidación favorece la aparición de enfermedades relacionadas con la demencia, como el Alzheimer.

Para ello, va bien tomar alimentos que pueden frenar esta oxidación, como son los antioxidantes. El doctor ha nombrado las semillas, frutos secos, legumbres, café, cacao o las aceitunas.

Respecto a la inflamación, "es otro mecanismo del cuerpo para protegernos cuando tenemos fiebre pues segregamos compuestos que son elementos de protección y nos ayudan, pero si hay mucha inflamación también es malo, y si es crónico, puede favorecer a la aparición del Alzheimer". Para combatirlo, Aleix Sala ha nombrado consumir alimentos antiinflamatorios como los ricos en Omega 3, "es el caso del pescado".

En este sentido, ha citado el estudio Alfa de la Fundación Pascual Maragall sobre consumo de pescado, "vemos algunos pequeños cambios en el cerebro antes de que venga la enfermedad, pero esto no significa que se vaya a desarrollar pero vemos algo, ahora bien, lo más importante es identificar a los pacientes que están en mayor riesgo y así modificar su estilo de vida". El docto aconseja tomar aceite de oliva, soja, chía y sésamo, entre otros.

Entre los alimentos perjudiciales, "no se ha testado que haya alimentos que puedan ser perjudiciales o buenos para detener o frenar estas enfermedades, pero está claro que cerebro y corazón van de la mano". Así ha citado los ultraprocesados, los azúcares simples, alimentos ricos en sal, en grasas hidrogenadas, "aunque no hay una certeza, quienes consumen mayor cantidad de estos compuestos tienen mayores riesgos de sufrir esta y otras enfermedades".

Como conclusión, el doctor ha lanzado algunas ideas a aplicar en la dieta con el fin de retrasar el Alzheimer. "Pequeños cambios, aquellas mejoras que tendrán un buen efecto, porque nunca es demasiado tarde para empezar, pero empezar hoy". El experto ha nombrado la dieta mediterránea, planificar comidas y el ejercicio físico.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.