Publicidad
Publicidad

La presencia de enfermedades cardiovasculares se asocia a la COVID-19 grave y a una mayor mortalidad

La Sociedad Europea de Cardiología proporciona una actualización sobre el manejo de la infección por SARS-CoV-2 en pacientes cardiovasculares, así como una descripción detallada de cómo se deben diagnosticar las afecciones cardiovasculares en los afectados por COVID-19.

La Sociedad Europea de Cardiología (ESC, por sus siglas en inglés) acaba de difundir una serie de recomendaciones y consejos prácticos para ayudar a los médicos a diagnosticar y tratar la enfermedad cardiovascular en pacientes con COVID-19. Y es que, como se ha podido comprobar, el SARS-CoV-2 también tiene importantes ...

La Sociedad Europea de Cardiología (ESC, por sus siglas en inglés) acaba de difundir una serie de recomendaciones y consejos prácticos para ayudar a los médicos a diagnosticar y tratar la enfermedad cardiovascular en pacientes con COVID-19. Y es que, como se ha podido comprobar, el SARS-CoV-2 también tiene importantes implicaciones para el sistema cardiovascular que podrían producir, incluso, la muerte.

Las pautas han sido recogidas a modo de guía, a cargo del Grupo de Trabajo para la gestión de la COVID-19 de la ESC, dividida en dos partes, en una de ellas se ofrece una revisión de la epidemiología, fisiopatología y diagnóstico de COVID-19 y condiciones cardiovasculares en pacientes con COVID-19; en la otra se informa sobre las vías de atención, incluido el triaje, el diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento de los pacientes en este escenario.

Según se recoge en el documento revisado por la ESC, las afecciones cardiovasculares son comunes en pacientes afectados por coronavirus; la presencia de enfermedad cardiovascular se asocia con COVID-19 severo y mayor mortalidad; así como se identifican factores de riesgo cardiovascular relacionados con COVID-19 grave y una mayor mortalidad.

Los cardiólogos recuerdan que la lesión miocárdica, las arritmias, la insuficiencia cardíaca, la disfunción vascular y la enfermedad tromboembólica en pacientes COVID-19 son consecuencia de una infección grave, al tiempo que advierten que las manifestaciones cardiovasculares a largo plazo a consecuencia de la COVID-19 "no están claras, por lo que se necesita un seguimiento cuidadoso".

Respecto al tratamiento de la infección por SARS-CoV-2 en pacientes con enfermedades cardiovasculares se recomienda el mantenimiento de medicamentos cardiovasculares; se hace mención a las interacciones entre fármacos, en particular con respecto a las posibles propiedades proarrítmicas; además de informar al paciente sobre cómo reducir el riesgo de transmisión, mantener un estilo de vida saludable y controlar las enfermedades cardiovasculares.

Como explica la ESC sobre estas recomendaciones, "son principalmente el resultado de las observaciones y la experiencia personal de los proveedores de atención médica en Europa. Por lo tanto, la información proporcionada aquí puede estar sujeta a cambios con el aumento de conocimientos, evidencia de estudios prospectivos y cambios en la pandemia. Asimismo, la orientación proporcionada en el documento no debe interferir con las recomendaciones proporcionadas por las autoridades sanitarias locales y nacionales".

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts