Publicidad
Publicidad

Hallan marcadores genéticos asociados a un nivel elevado de lipopolisacáridos en sangre

Los genes que aportan un efecto favorable sobre la cicatrización de heridas también tienen, sin embargo, una conexión desfavorable con la inflamación de bajo grado en el organismo, según han averiguado investigadores finlandeses.

Los lipopolisacáridos (LPS), un factor de virulencia producido por bacterias, son una toxina que puede provocar una inflamación sistémica a través de la circulación. Los niveles bajos de LPS, conocidos como endotoxemia, causan una inflamación y se asocian, habitualmente, con la obesidad, lo que predice un mayor riesgo de diabetes ...

Los lipopolisacáridos (LPS), un factor de virulencia producido por bacterias, son una toxina que puede provocar una inflamación sistémica a través de la circulación. Los niveles bajos de LPS, conocidos como endotoxemia, causan una inflamación y se asocian, habitualmente, con la obesidad, lo que predice un mayor riesgo de diabetes y enfermedades cardiovasculares.

En estudio reciente, realizado por la Universidad de Helsinki en colaboración con el Centro de Investigación Folkhälsan, el Instituto Finlandés de Salud y Bienestar y el Instituto Francés de Salud e Investigación Médica (INSERM), se detectó un posible vínculo entre el genoma humano y la cantidad de toxinas bacterianas en la sangre.

En el trabajo, publicado en el ´Journal of the American Heart Association´, se midieron los niveles de LPS en la sangre de más de 11.000 finlandeses, además de realizarse un estudio de asociación de todo el genoma para trazar el vínculo con el genoma. En otros análisis se utilizó la cohorte FinnGen, que incluye datos sobre el genoma y la enfermedad de cerca de 200.000 finlandeses.

La coagulación de la sangre y la defensa contra las infecciones son rasgos interrelacionados, beneficioso para, por ejemplo, la cicatrización de heridas, mientras estas han de protegerse contra la infección. En este estudio se halló un vínculo entre la endotoxemia y ciertos genes asociados con la coagulación sanguínea. "Nuestros hallazgos detectaron un vínculo entre la endotoxemia en particular con coágulos de sangre, accidentes cerebrovasculares y otras enfermedades relacionadas con dicha coagulación de la sangre", según explicó el investigador Jaakko Leskelä.

En consecuencia, los genes que tienen un efecto favorable sobre la cicatrización de heridas también tienen, sin embargo, una conexión desfavorable con la inflamación de bajo grado en el cuerpo. "Si bien aún no sabemos cómo exactamente estos genes asociados con la coagulación pueden afectar la endotoxemia, demostrar un vínculo es un gran paso adelante", añadió el científico Leskelä.

Los resultados también indicaron que la calidad del microbioma humano marca una diferencia en el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. "Tenemos un largo camino por delante para investigar más sobre este hallazgo. Sin embargo,está claro que nuestros resultados pueden ayudar a descubrir nuevos métodos para estudiar y tratar la inflamación de bajo grado asociada con la endotoxemia ", concluyó Leskelä.

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts