Publicidad
Publicidad

Nacer con bajo peso puede ser un factor de riesgo para patologías cardiovasculares en la edad adulta

Las personas que nacieron con bajo peso presentan diferencias en la estructura y la función del corazón y podrían tener menos capacidad para realizar actividad física que el resto en la edad adulta.

Las personas que han nacido con bajo peso (en el primer decil, es decir, de todos los nacimientos, el 10% de bebés que nace con el peso más bajo) tienen más problemas cardiovasculares ...

Las personas que han nacido con bajo peso (en el primer decil, es decir, de todos los nacimientos, el 10% de bebés que nace con el peso más bajo) tienen más problemas cardiovasculares cuando son adultos. Por ejemplo, tienen hasta tres veces más probabilidades de sufrir un infarto de miocardio. También tienen más riesgo de hipertensión, ictus, diabetes y síndrome metabólico, siendo escasos los conocimientos sobre la causa y se consideraba que podían ser unos índices más elevados de diabetes y obesidad.

Ahora, un estudio coordinado por investigadores de BCNatal-IDIBAPS, con el apoyo de la Fundació La Caixa, y que ha sido publicado en ´JAMA Cardiology´, muestra que las personas que nacieron con bajo peso presentan diferencias en la estructura y la función del corazón y tienen menos capacidad para realizar actividad física que el resto cuando son adultos. Estos cambios pueden asociarse a problemas cardiovasculares en la edad adulta, incluso, triplicándose las probabilidades de sufrir un infarto.

El equipo de investigación que lidera Eduard Gratacós, director BCNatal, jefe del grupo de investigación del IDIBAPS Medicina fetal y perinatal y catedrático de la Universitat de Barcelona, fue el primero en demostrar en trabajos anteriores que una parte importante del problema es el corazón en sí mismo. "Vimos que los corazones de niños nacidos con bajo peso presentan diferencias en la función y en la estructura, y que estos diferencias que aparecen en la vida fetal se mantenían hasta la adolescencia".

Quedaba averiguar si los cambios en la estructura y función del corazón se mantienen en la edad adulta y eso es lo que recoge el trabajo. "Es un estudio pionero, que combina técnicas de análisis computerizada muy sofisticadas para analizar la forma del corazón con resonancia magnética con una prueba de esfuerzo", explica Marta Sitges, directora del Instituto Clínic Cardiovascular, responsable del grupo de investigación del IDIBAPS Imagen cardíaca y coautora del estudio.

Se localizaron personas de entre 20 y 40 años que hubieran nacido con bajo peso y con peso normal. Para ello, se revisaron los libros de la sala de partos del Hospital de Sant Joan de Déu de hace 20-40 años. A partir de la fecha de nacimiento y del apellido de la madre, se logró contactar con algunos de ellos, a los que se les propuso participar en el estudio. Participaron 158 adultos, 81 habían nacido con bajo peso y 77 con peso normal. Se les hizo una resonancia cardíaca y una prueba de esfuerzo en bicicleta.

Diferencias en la estructura y la respuesta al esfuerzo

"La resonancia cardíaca demostró que las personas que habían nacido con bajo peso mantenían cambios en la estructura del corazón en la edad adulta. Su ventrículo derecho tenía una forma diferente", explica Fàtima Crispi, médica especialista sénior de BCNatal y coordinadora científica del grupo de investigación de Medicina Fetal y Perinatal del IDIBAPS.

También se vio que tienen una menor capacidad al ejercicio, es decir, no son capaces de generar tanta fuerza con la bicicleta y se cansan antes. "Esto no quiere decir que no puedan hacer ejercicio, sino al contrario", aclara Crispi. "Simplemente, puede que no tengan tanta capacidad como el resto de la población y se cansen antes".

Asimismo, se observó que los cambios en el corazón son más marcados en población fumadora, con sobrepeso o sedentaria.

Para Gratacós, "esta investigación demuestra de nuevo la importancia de la medicina fetal en la prevención de patologías del adulto. Si identificamos problemas de crecimiento fetal en el embarazo y promovemos hábitos saludables desde la infancia evitaremos las consecuencias que los problemas fetales pueden conllevar a la edad adulta", concluye.

En el estudio también han participado, entre otros, profesionales del Instituto Clínic Cardiovascular, el Instituto Clínic Respiratorio, de los grupos de investigación del IDIBAPS Imagen cardíaca y Computación traslacional en cardiología e investigadores de la Universitat de Barcelona, Universitat Pompeu Fabra, el Barcelona Supercomputing Center y el Philips Research France. El proyecto ha contado con el apoyo de la Fundación La Caixa, el Instituto de Salud Carlos III, la Comisión Europea, CEREBRA, CIBERER y AGAUR.

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts