Publicidad
Publicidad

Averiguan cómo la tuberculosis destruye los pulmones

A nivel mundial, se estima que, anualmente, 10 millones de personas enferman de tuberculosis (TB), infección pulmonar que, hasta el año pasado, suponía la principal causa de muerte infecciosa en todo el mundo

Dos nuevos estudios inéditos han arrojado luz sobre los procesos de enfermedad en la tuberculosis, identificando cambios genéticos clave que causan daño en los pulmones y un tratamiento con medicamentos que podría acelerar la recuperación. A nivel mundial, se estima que, anualmente, 10 millones de personas enferman de tuberculosis (TB), infección ...

Dos nuevos estudios inéditos han arrojado luz sobre los procesos de enfermedad en la tuberculosis, identificando cambios genéticos clave que causan daño en los pulmones y un tratamiento con medicamentos que podría acelerar la recuperación.

A nivel mundial, se estima que, anualmente, 10 millones de personas enferman de tuberculosis (TB), infección pulmonar que, hasta el año pasado, suponía la principal causa de muerte infecciosa en todo el mundo.

En un primer estudio, publicado en ´Journal of Clinical Investigation´, un equipo de la Universidad de Southampton utilizó un nuevo sistema de cultivo 3D para observar los cambios que ocurren en las células infectadas con TB. A diferencia del sistema de cultivo 2D estándar de laboratorio, donde las células se colocan en un plato de plástico plano, el sistema 3D utiliza una técnica de ingeniería para suspenderlas en gotitas, como engendros de ranas. El equipo descubrió que las células infectadas con TB en gotitas respondían muy de cerca a las células de los pulmones de los pacientes con la enfermedad. Esta observación tiene implicaciones generalizadas para futuros estudios sobre enfermedades infecciosas, incluido COVID-19.

Un segundo equipo de la Universidad de Southampton llevó a cabo complejas técnicas de secuenciación en las células para identificar los eventos a través de los cuales la tuberculosis causa una inflamación excesiva y daño al pulmón.

Los métodos de secuenciación del genoma humano generan información sobre decenas de miles de cambios en los genes de cada muestra, lo que dificulta determinar qué cambios son importantes y cuáles se deben al azar. El Grupo de Inmunología de Sistemas de Southampton combinó diferentes enfoques matemáticos, como algoritmos de agrupamiento, para reducir esto a siete genes que parecen respaldar la destrucción pulmonar que ocurre en la tuberculosis.

Peor calidad de vida

La Dra. Michaela Reichmann, de la Universidad de Southampton, señaló que: "La integración de técnicas modernas de secuenciación con muestras clínicas está permitiendo una visión sin precedentes de los mecanismos de la enfermedad, mientras que nuestro sistema de cultivo celular en 3D nos permite replicar las condiciones en los pacientes e identificar nuevos enfoques de tratamiento".

En el segundo estudio, también publicado en ´Journal of Clinical Investigation´ , un ensayo clínico dirigido por la Dra. Catherine Ong de la Universidad Nacional de Singapur estudió el uso de un antibiótico común, la doxiciclina, para revertir estos cambios. El ensayo doble ciego de fase 2 en 30 pacientes mostró que la doxiciclina, en combinación con el tratamiento con medicamentos para la tuberculosis, reduce el tamaño de las cavidades pulmonares y acelera los marcadores de recuperación pulmonar hacia la salud. Estos análisis bioinformáticos fueron realizados por el Grupo de Inmunología de Sistemas en Southampton.

Se encontró que el tratamiento era seguro, con efectos secundarios similares a los que experimentan los pacientes que toman píldoras de placebo. El estudio se muestra prometedor en la entrega de un nuevo estándar de atención que potencialmente puede prevenir complicaciones a largo plazo.

La Dra. Ong indicó, al respecto, que "los pacientes con tuberculosis pulmonar tienden a sufrir daño pulmonar después de la tuberculosis, que se asocia con la mortalidad y una peor calidad de vida. La doxiciclina es un antibiótico barato y ampliamente disponible que puede disminuir el daño pulmonar y potencialmente mejorar la calidad de vida de estos pacientes ".

El equipo internacional también tiene como objetivo traducir estos nuevos conocimientos en enfoques que puedan acortar el tratamiento del mínimo actual de seis meses y mejorar la resistencia a los medicamentos, que está aumentando progresivamente.

El ensayo clínico se basó en una red de colaboración que involucró a la Universidad Nacional de Singapur, la Universidad de Southampton y St George´s London, mientras que el estudio de ciencias básicas también involucró al Instituto Africano de Investigación en Salud, Durban y las universidades de Yale y Colombia en los Estados Unidos.

"

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts