La sinergia entre fármacos ofrece potencial en el ictus isquémico


11-01-2021
La combinación formada por un antagonista del factor de crecimiento plaquetario y docosanoides mejora la recuperación neurológica en un modelo experimental.
 

Un estudio de la Universidad de Louisiana (UL) ha demostrado la efectividad de un potencial nuevo régimen terapéutico en el ictus isquémico. En el examen de diversas combinaciones formadas por el antagonista del factor de crecimiento plaquetario LAU-0901, derivados del ácido docosahexanoico y neuroprotectina D1 los investigadores constataron que cualquiera de ellas ofrece mayor beneficio que cada fármaco individual, en términos de neuroprotección, homeostasis de mediadores lipídicos y recuperación neurológica.

Las diversas combinaciones redujeron en diferente grado el volumen total de la lesión y mejoraron los parámetros relacionados con el comportamiento a los 3 días.

Nicolás Bazán, investigador en el Centro de Excelencia de Neurociencia de la UL y director del estudio, afirma que una de estas combinaciones actúa modulando vías de señalización asociadas al sistema inmunitario, inflamación y supervivencia e interacciones celulares.

Los hallazgos suponen un avance conceptual de amplia relevancia terapéutica en todos los ámbitos en los que la supervivencia celular se encuentra comprometida, como es el caso del ictus y de las enfermedades neurodegenerativas, asegura Bazán. Aunque estudios previos habían puesto de manifiesto el efecto neuroprotector y antiinflamatorio de los compuestos estudiados, el efecto de su combinación en un modelo ampliamente aceptado de ictus isquémico todavía no había sido evaluado.