La medicina en la práctica diaria en tiempos de Covid-19


08-01-2021
La ´I Conferencia Internacional de Adamed. Medicina mundial en la práctica diaria. Covid-19: Situación actual e implicaciones clínicas en la práctica diaria´ ofrece una visión global de lo que se está haciendo frente a la pandemia.
 

El laboratorio internacional Adamed organizó, el 3 y 4 de diciembre, la I Conferencia Internacional de Adamed. Medicina mundial en la práctica diaria. Covid-19: Situación actual e implicaciones clínicas en la práctica diaria. En ella, se reunieron profesionales sanitarios de diversas especialidades médicas de ocho países diferentes (Kazajstán, Uzbekistán, España, República Checa, Polonia, Rusia, Ucrania e Italia) con la intención de dar una visión global de lo que se está haciendo frente a la pandemia del Covid-19 y de hablar de la medicina en la práctica diaria.

En los dos días en los que se desarrolló el encuentro virtual se conectaron unos 4.000 médicos de todo el mundo. Los anfitriones fueron Andrzej M. Fal, director del Instituto de Ciencias Médicas de la Universidad Cardenal Stefan Wyszyński (Varsovia, Polonia) y jefe del Departamento de Alergología, Enfermedades Pulmonares y Enfermedades Internas en el Hospital Clínico Central del Ministerio del Interior y Administración de Varsovia; Piotr Małkowski, destacado especialista en el campo de la cirugía, hepatología y trasplante clínico que trabaja en la Clínica de Cirugía General y de Trasplantes de la Universidad Médica de Varsovia, y Piotr Radziszewski, jefe de la Clínica de Urología General, Oncológica y Funcional de la Universidad Médica de Varsovia.

"Creemos que los médicos deben estar en el centro de todas nuestras actividades", señaló Ewa Małecka, directora de Operaciones Internacionales de Adamed en Polonia. Małgorzata Adamkiewicz, doctora en Medicina, vicepresidenta del Consejo de Administración de Adamed Pharma y directora general, evidenció el compromiso de ésta de colaborar con los médicos de todo el mundo. En la apertura de la Conferencia Internacional, apuntó a que actualmente hay incertidumbre por el futuro, además de restricciones de movimiento a causa de la pandemia. Sostuvo que la industria farmacéutica está encarando muchos retos, pero que cada dificultad puede ser una oportunidad. Como en el deporte, el éxito requiere esfuerzo. "Somos una empresa responsable. Tenemos procesos para actuar de manera rápida y segura", remarcó. En ese sentido, Ademed ha apostado en estos meses por el teletrabajo y por la digitalización para mantener las comunicaciones. Ha brindado apoyo psicológico a los empleados e, incluso, entrenamientos para hacer en casa para que pudieran seguir haciendo ejercicios. Hizo recomendaciones al Gobierno polaco para combatir la pandemia y reducir las infecciones y no se olvidó de la Responsabilidad Social Corporativa. Entre otras cosas, ayudó a llevar comidas a las personas mayores.

Adamed es una compañía farmacéutica polaca familiar. Tiene tres plantas de fabricación, dos en Polonia y una en Vientnam. Gracias a su I+D+i, cuenta con cerca de 200 patentes en todo el mundo. Su objetivo es apoyar a los pacientes para que puedan conservar la salud y promover una vida sana. Asimismo, las personas mayores son para Adamed de especial interés. "Juntos conseguimos éxitos, divididos caemos", aseveró Adamkiewicz.

La conferencia inaugural fue de Andrzej M. Fal. ¿La pandemia es una amenaza importante para el mundo? Hay más de 16 millones de contagiados en Europa. "Continúa la amenaza, es imposible imaginarse una amenaza más grave que ésta", pronunció. "Cuando se mira la pandemia desde la perspectiva de los ocho meses, la infección se traslada de continente en continente con la misma dinámica. La pandemia sigue vigente, sigue viva. Hemos perdido millón y medio de personas en todo el mundo y esto aún no ha acabado. Si analizamos los índices diarios de mortalidad, podemos ver que los resultados son altos en cuanto a la cantidad de casos, pero el virus está perdiendo su dinámica", reflexionó. Sopesó que se ha aprendido a tratar mejor a los pacientes. Criticó que el número de pruebas diagnósticas en Polonia sea bajo y añadió que se necesitan más camas hospitalarias en este país, ya que se están aprovechando casi todos los recursos que hay a su disposición. Advirtió de que hay una amenaza más grande, en alusión a las enfermedades crónicas, como el asma, y a otras enfermedades causadas por el estilo de vida. "La única forma de frenar el círculo, la única forma de prevención, es la vacunación, certificó. Una nueva pandemia de Covid-19 u otra enfermedad viral o contagiosa sería una amenaza económica más fuerte a lo que estamos viviendo hoy por hoy.

A lo largo del encuentro virtual, se fue exponiendo la situación por el Covid-19 de cada uno de los países participantes a la vez que se presentaron los responsables del laboratorio en cada uno de ellos.

Riesgos

España estuvo representada por José Antonio García-Donaire, nefrólogo de la unidad de hipertensión del Hospital Clínico San Carlos (Madrid) y presidente de la Sociedad Española de Hipertensión, y por Marta Navas Tejedor, psiquiatra del Hospital Clínico San Carlos. José Antonio García-Donaire trató los factores de riesgo cardiovascular y Covid-19: mitos y realidades. Recordó que la hipertensión es un factor de riesgo de mortalidad en todo el mundo. "Incluso más que el consumo de tabaco o la obesidad. Y es un factor de riesgo en la infección de Covid-19", avisó. Hizo hincapié en que los que tienen más comorbilidades tienen más riesgo. Alertó de que se puede ser un paciente asintomático, pero a los siete días aparece una respuesta inflamatoria y los síntomas cambian. "Es muy importante controlar los riesgos cardiovasculares desde el principio, porque el SARS-CoV-2 empeora el trascurso de la enfermedad", determinó. En pacientes con hipertensión que están infectados, hay que tener en cuenta las consecuencias en su seguimiento.

Por su parte, Marta Navas Tejedor impartió la conferencia Riesgo creciente de trastornos mentales entre los pacientes en la era Covid-19, ¿debemos controlarlo o controlarlo? "El invierno 2019-2020 se recordará en la historia por el Covid-19. El ser humano necesita saber que todo está bajo su control y, precisamente, en esta pandemia lo perdimos. Está atemorizado. Ya sabemos que no controlamos todo", desarrolló. La falta de seguridad y de previsibilidad son factores que causan ira y depresión. Por medio de los medios electrónicos, no podemos compensar totalmente el distanciamiento social. El confinamiento y el aislamiento son cosas distintas, pero afectan. También los problemas económicos interfieren en la salud mental. La gente siente más miedo y sufre más estrés que antes. Ansiedad, depresión, rabia, angustia e insomnio son algunos de los trastornos más comunes. A las consultas llegan más personas con depresión en las últimas semanas. Hay falta de actividad física, de ejercicio. Recordó que, por lo general, una cuarentena no debe durar más de diez días. El que sea de más tiempo "aumenta el riesgo postraumático". Para prevenirlo, la cuarentena no debe ser muy larga, hay que mejorar la comunicación, dar información y mejorar la atención a los profesionales sanitarios. Destacó que el aislamiento social tiene una relación muy fuerte con el suicidio. En el caso de Covid-19, ha potenciado la inseguridad. Su conclusión es que es importante que haya acceso a los servicios de salud mental. Matizó que lo que más ha visto son "pensamientos obsesivos con la pandemia, algo que empeora el estado de los pacientes".

Para leer el artículo completo, haz click en el PDF adjunto.