Los tumores digestivos aumentarán su incidencia y mortalidad en la era post Covid


15-12-2020
A pesar de los innegables avances en inmunoterapia, aplicada al cáncer colorrectal y de esófago-gástrico, entre otros tumores gástricos, el impacto de la pandemia se traducirá en mayores incidencias y probablemente una mayor mortalidad por el retraso de los diagnósticos y el miedo de los ciudadanos a la hora de acudir a las consultas en los pasados meses.
 

Durante la rueda de prensa de presentación del vigésimo octavo Simposio Internacional del Grupo de Tratamiento de Tumores Digestivos (TTD) se confirmó que son más de medio millar los especialistas que asisten a este encuentro virtual que se celebra del 15 al 17 de diciembre en la red.

los-tumores-digestivos-aumentaran-su-incidencia-y-mortalidad-en-la-er

Dr Enrique Aranda

El profesor Enrique Aranda, presidente del Grupo TTD, lamentó que la pandemia de Covid-19 haya impedido la celebración del simposio en Santander, donde estaba previsto, aunque señaló como positivo que el formato online no haya disuadido a ninguno de los 550 inscritos en una cita altamente especializada que se confirma como referente internacional en el estudio de los tumores digestivos.

Con lo que el grupo cooperativo más veterano de España, fundado en 1986, mantiene vivo su prestigio técnico y científico, en contraste con aquellos tiempos en los que había que salir de las propias fronteras para poder participar de las últimas novedades en cáncer. Mientras que, en el momento actual, en el que se produce ciencia local para que sea compartida no sólo por oncólogos médicos, sino también por radioterapeutas, anatomopatólogos, biólogos y cirujanos y especialistas en aparato digestivo. Como ejemplificó con un estudio en curso sobre tumores de colon cuyo abordaje es distinto, si se trata del tramo izquierdo o derecho, con acompañamiento de estudios moleculares dinámicos para determinar factores de eficacia. Además de un estudio específico para el uso de tratamientos con menos toxicidad en los pacientes de edad avanzada.

Aranda, que también es jefe del servicio de Oncología Médica del Hospital Reina Sofía de Córdoba, asumió que la primera oleada de Covid, sufrida en los meses de marzo y abril pasados, se traducirá en más severidad en los casos de mama y colon, con especial mención a Cataluña y zonas de Andalucía, porque allí fue mayor el grado de afectación. A pesar de que, en su región se priorizó al paciente oncológico que, sin embargo, tuvo que ser postergado por el colapso asistencial y ante el propio miedo que impedía a los pacientes acudir, por ejemplo, a realizarse una colonoscopia.

los-tumores-digestivos-aumentaran-su-incidencia-y-mortalidad-en-la-er

Dr Fernando Rivera

El doctor Fernando Rivera, jefe del servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander, atribuyó un exceso de mortalidad del 10% en este tipo de neoplasias por el retraso en los diagnósticos y la paralización de los cribados en esta área terapéutica.

Por lo que anticipó una incidencia de 72.000 nuevos casos de tumores digestivos en 2020. Lo que mantiene a este tipo de cánceres en el 25,9% del total de los que se diagnostican en el país. Con una distribución de 44.200 nuevos casos en cáncer colorrectal (16%), 8.338 en páncreas, 7.577 en estómago, 6.595 en hígado, 2.975 en vesícula biliar y 2.383 en esófago. Datos que apuntan a una mortalidad de 37.000 pacientes que sitúan a estas patologías en la cuarta posición de mortalidad, también habitual en el mundo, especialmente por sus localizaciones en colon-recto, estómago e hígado.

Como responsable del comité organizador de este 28 simposio, Rivera destacó que la pandemia de Covid-19 ha provocado la caída de un 30% en los diagnósticos de tumores digestivos, que son los más frecuentes. Ante la interrupción de los cribados, añadió, el escenario terapéutico se complica por no acceder tan tempranamente como sería necesario a los tratamientos.

En el plano positivo, el doctor Rivera destacó avances positivos que oponer a las tristes cifras provocadas por la nueva enfermedad. Se refirió, por ejemplo, a los progresos habidos en la personalización de los tratamientos al identificar subgrupos de pacientes en función de alteraciones moleculares específicas que, a su vez, permiten actuar con tratamientos igualmente específicos.

En inmunoterapia, que iba un poco rezagada en lo referente a los tumores digestivos, parece haber recuperado el tiempo perdido, también desde un enfoque aplicado a subgrupos de pacientes, quizás reducidos todavía, pero en los que se puede apreciar un efecto terapéutico más concentrado. Como ocurre, por ejemplo en los tumores de esófago-gástricos, según este oncólogo.

Destacó de la reunión virtual que mantiene altos sus estándares de calidad característicos desde hace 28 años, con 30 panelistas y moderadores del mayor relieve internacional en este tipo de patologías. Para poder incorporar rápidamente los avances surgidos en distintos puntos del mapamundi.

El doctor Aranda, aprovechó el encuentro informativo para actualizar las cifras de trabajo del grupo, en el que participan 373 socios y 154 hospitales, caracterizados por desarrollar una actividad académica, formativa e investigadora traducida a 115 publicaciones en revistas médicas de prestigio y la participación activa en 236 congresos. Con el refrendo clínico que da haber participado en 121 estudios científicos durante el periodo 1986 y 2020, con 13.515 pacientes en ensayos clínicos, registros y análisis retrospectivos, que cifró en 1.547. Junto al procesado de 5.143 muestras.

Con la consecución, además de 19 documentos de consenso, nueve de ellos con la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), en paralelo a la organización de 177 actos formativos durante el periodo 2016-2020.

Citó Aranda, en el mismo repaso, la participación del grupo en 28 reuniones internacionales, además de becas formativas en el extranjero y las ayudas a proyectos de investigación en tumores digestivos. Acompañados de formación en aula virtual de numerosos especialistas y mediante el desarrollo de 892 cursos.

Dentro de una trayectoria en la que incluyó, igualmente, las colaboraciones con las asociaciones de pacientes Europacolon, ACAPAN de tumores de páncreas y el grupo GEPAC.

Tanto Aranda como Rivera coincidieron en detectar la tensión que ha supuesto la pandemia de SARS-CoV-2 para el sistema sanitario, con lo que se vigorizó en la primera ola de la pandemia la consideración de estos tumores como grave problema de salud pública. Por lo que coincidieron con otros foros e instituciones al afirmar que, por sorpresiva que pueda ser una crisis sanitaria de este tipo en el futuro, nunca debería obligar a dejar de lado a los pacientes más sensibles.

Finalmente, Rivera estimó que estamos en la tercera oleada de Covid, con una mayor preparación por parte del sistema sanitario, tras la primera ocurrida en primavera y otra pequeña surgida en el pasado mes de agosto. Dentro de un análisis recogido en el informe de septiembre por la comisión de sanidad del Senado.

Los ponentes señalaron igualmente algunos tímidos avances en el abordaje de los tumores de páncreas que, sin embargo mantienen su pronóstico menos favorable. Frente a un progreso manifiesto en tumores colorrectales metastásicos con inestabilidad de microsatélites, en virtud de la nueva inmunoterapia.

El doctor Aranda concluyó con el recuerdo de que suspender los cribados de colon-recto compromete la vida de al menos 3.600 personas al año.