"Con la pandemia se ha visto un aumento de los trastornos de ansiedad, depresivos y de insomnio"


07-12-2020
Las circunstancias que estamos viviendo actualmente, provocadas por la pandemia del Covid-19, han puesto de manifiesto que una buena salud mental es clave. Los médicos de Atención Primaria, como en tantos otros campos, juegan un papel crucial a la hora de diagnosticar estas patologías, pero también para su control y seguimiento.
 

Los problemas de salud mental no siempre tienen una presentación clara y no son pocas las veces en que se manifiesta por quejas que nada tienen que ver con síntomas de naturaleza psíquica, e incluso el paciente es reacio a reconocer que tiene un problema de salud mental. Una especialidad que avanza, y que con la Covid-19 ha aumentado exponencialmente los casos en la población. Vicente Gasull Molinera, (Nº COLEGIADO: 464609270) coordinador del Grupo Salud Mental de SEMERGEN, la Asociación Española de Médicos de Atención Primaria, ensalza el papel de la Atención Primaria en este campo. "Gracias a la longitudinalidad de la asistencia en Atención Primaria, nos encontramos en una situación más óptima para poder sospechar y establecer el diagnóstico, pues conocemos al paciente en su evolución temporal, a la familia, su situación sociolaboral…".

Así, los médicos de Atención Primaria ayudan al paciente manteniendo una actitud de sospecha activa ante situaciones que "nos puedan hacer sospechar que nos encontramos ante un trastornos de salud mental, como son síntomas/problemas médicos que no responden a los tratamientos, ante patologías crónicas, sobre todo si cursan con dolor o invalidez; en situaciones de estrés mantenido y cambios vitales; insomnio; consumo/abuso de alcohol y otras sustancias psicoactivas", aclara Vicente Gasull, quien actualmente trabaja en el C.S. de Torrent II, en Torrent (Valencia) como médico de familia en Atención Primaria. Asimismo, ha sido coordinador del Centro de Salud de Aldaia y del C.S. de Torrent, y su experiencia son casi 13 trienios de servicios prestados en Atención Primaria.

Además, Vicente Gasull destaca que el médico de Atención Primaria tiene un papel fundamental en el seguimiento compartido con los especialistas de salud mental de pacientes con patologías más graves, colaborando en la detección de agudizaciones o desestabilizaciones del proceso de base, como también vigilando la adherencia al tratamiento y sirviendo de soporte al paciente y a la familia.

Covid-19 y salud mental

Para el doctor, la influencia del Covid-19 en la salud mental, como es de esperar, ha sido negativa. "La pandemia ha determinado la aparición de una gran incertidumbre en el futuro, y no solo en el ámbito de la salud, sino también en el económico y laboral". Explica que esta incertidumbre lo que genera es, sobre todo, ansiedad que puede condicionar la desestabilización de los procesos de base que ya presentaban los pacientes.

Otra situación que se ha presentado, prosigue Vicente Gasull, ha sido el miedo de los pacientes y familias a no poder acceder a la asistencia médica e incluso a la medicación que precisan, "circunstancia que en mi experiencia no se ha presentado, pero que realmente han sido muchos los pacientes que lo han comunicado".

En general, han observado con la pandemia un aumento de los trastornos de ansiedad, de trastornos depresivos y de insomnio. "En los que han pasado un proceso grave por coronavirus se están presentando cuadros compatibles con trastorno de estrés postraumático y se ha descrito, incluso, un aumento de las tasas de suicidio".

Respecto a la situación de los médicos de Atención Primaria, "como seres humanos que somos, se han generado las mismas situaciones de estrés y de incertidumbre que han desembocado en los mismos procesos que he descrito para la población general. Ahora bien, en el médico de Atención Primaria, y yo diría en los médicos y sanitarios asistenciales en general, se han dado unas circunstancias diferenciales; por un lado, el temor a ser el portador de la infección a la familia y seres queridos y, por otro, el plantearse metas desproporcionadas con respecto a la asistencia y curación de los pacientes a los que atendemos".

Según el doctor, esto ha llevado a los profesionales de la salud a una sobrecarga emocional que se está traduciendo en un aumento de los casos de burnot (síndrome de estar quemado) entre ellos. Anuncia que los gestores deberían tener en cuenta esta circunstancia y las consecuencias que tienen sobre la salud de los profesionales y la asistencia sanitaria en sí.

Avances

"Actualmente se está investigando en principios activos que sean más efectivos, pero sobre todo mejor tolerados", incide el doctor, que lleva años colaborando en la realización de trabajos, cursos, formación de su especialidad y también pertenece al Grupo de Comunicación y Diabetes de SEMERGEN.

Por otra parte, también comenta que se están buscando otras vías de mecanismos de acción para actuar sobre las distintas patologías en salud mental. "Y un aspecto que se está desarrollando mucho es la aplicación de las nuevas herramientas de comunicación (redes sociales, plataformas) para el tratamiento y la comunicación con los pacientes con patologías mentales".

Para leer el artículo completo descarga el PDF adjunto