"Si nos volvemos a relajar, la situación será otra vez la misma porque no se dispone de vacunas"


24-11-2020
“Los datos que van apareciendo y que defendemos los inmunólogos sugieren que la respuesta de células T es otra parte tanto o más importante que los anticuerpos, pero es más complicado de aplicar de forma masiva”, apunta Marcos López Hoyos, presidente de la Sociedad Española de Inmunología en una entrevista para IM Médico.
 

La inmunidad de grupo es, junto a la vacuna, la herramienta para vencer al coronavirus. Algunos expertos como Alfredo Corell, inmunólogo y Vicerrector de Innovación Docente y Transformación Digital de la Universidad de Valladolid han advertido que "la inmunidad de grupo podría llegar después del verano" y no en primavera. Sin embargo, Administraciones y Gobierno tienen marcados sus objetivos y son: la inmunidad y la vacuna.

¿Qué vacuna es mejor?

La primera en anunciar su eficacia fue Pfizer, después Moderna y a continuación, AstraZeneca, que anunció un 70% de eficacia. Sus expertos han indicado que está funcionando bien en diferentes grupos de edad y no existen fines de lucro, por lo que habrá un acceso amplio, equitativo y oportuno significativo. "La vacuna de Pfizer-BioNTech y la de Moderna están basadas en un ácido de nucleico y son similares en su concepto", describe Marcos López Hoyos, presidente de la Sociedad Española de Inmunología. Argumenta que "el ARN mensajero que codifica la proteína S del Spike del virus incorporado a una nanopartícula lipídica, inyectado en dos dosis vía intramuscular, ayudará a incorporar bien el citoplasma de las células de la persona vacunada para sintetizar".

"Ambas vacunas son muy similares y no parecen tener grandes diferencias", afirma López Hoyos, y aclara que, aunque Moderna ha anunciado que su vacuna se conserva a temperatura de -20oC, mientras que la de Pfizer-BioNTech se conserva a -80oC, "hay más artículos publicados de la vacuna de Moderna que de Pfizer-BioNtech, tanto a nivel preclínico como de las fases 1 y 2. Ninguna ha publicado aún ningún dato de la fase 3 y por lo tanto hay más confianza hacía la vacuna de Moderna¨.

El presidente de la Sociedad Española de Inmunología está advirtiendo de mantener la cautela sobre la vacuna Pfizer y destaca que "las advertencias son derivadas por la falta de datos. Los datos anunciados por la prensa indicaron una eficacia del 90% en un estudio intermedio que por lo que parece está realizado al mes de haber iniciado las vacaciones y con 94 infectados".

El turno de las agencias

Pfizer solicitó la aprobación de emergencias a la FDA y posteriormente a la EMA. "Tenemos que ser optimistas porque empieza a haber buenos resultados con las vacunas, aunque las cautelas provienen siempre de los resultados publicados para poder evaluarlos correctamente. Las agencias reguladoras cuentan con ellos y en un breve plazo tendremos la publicación", y añade que "la principal duda que hay en este momento es relativa a la duración de la protección".

Tal y como argumenta López, "España tiene que empezar apostar por la I+D+o, en otras palabras, por la industria del conocimiento además de la investigación de biomedicina, donde están incluidas las vacunas". Solicita un cambio en la economía, "porque si la situación no cambia, seguiremos estando en la cola de los países que apoyan la investigación. Los primeros países en tener las vacunas han sido aquellos que tienen grandes centros de logística, con fuerte inversión, y grandes empresas farmacéuticas apostando por el servicio de sus proyectos¨.

La llegada de la vacuna a España

El presidente de la SEI remarca que la vacuna llegará a España "en función de los acuerdos globales que se realizan y las compras centralizadas por la Unión Europa", y alerta que "es muy probable que surjan problemas logísticos en los que estoy convencido que ya se está trabajando. Es importante mentalizar a la población que las primeras dosis disponibles se destinarán a aquellos sujetos en riesgo por exposición como son los sanitarios, los ancianos o pacientes con patologías crónicas".

La pandemia es global y habrá países que tengan dificultades para comprar la vacuna: "Las iniciativas globales están intentando conseguir un acceso universal y uniforme a la vacuna", señala López Hoyos, aunque observa que habrá "países que tengan desigualdades en este mundo globalizado".

Falta de rastreadores

A 23 de noviembre, en España se han contagiado 1.556.730 personas, y 55.928.327 en todo el mundo, "Cuando se obtuvieron tasas bajas, se quiso desconfinar muy rápido y el virus no se había marchado. Además, las CCAA desconfinaron sin llegar a disponer de capacidad diagnóstica, ni lo más importante, tener equipo de rastreadores suficientes".

A mediados de julio ya se advertía por parte de los expertos que España tenía la mitad de los rastreadores necesarios. "Crecieron los asintomáticos infectados que pasaban desapercibidos y el problema es que, al final, llegaron las infecciones a la población mayor y otra vez ha crecido la presión asistencial, porque esta población si padece en mayor proporción la enfermedad".

Desde la Sociedad Española de Inmunología se alertó del peligro del verano y en relación a la llegada de la Navidad, López alude a la forma de ser del hombre: "Es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Espero que no sea así esta vez y entiendo que la economía se tiene que mover y que la gente la necesita, pero si nos volvemos a relajar, la situación será otra vez la misma porque no se dispons de vacunas". En la misma línea, prosigue que "la mejor vacuna es uno mismo cuidando las normas de salud pública que ya todos conocemos: mascarilla, aire libre, distanciamiento, lavado y gel hidroalcohólico¨.

Pese a que los contagios parece que se están reduciendo, "hay que observar con cuidado y precisión el nivel de los ingresos hospitalarios y la saturación de las UCI". Los enfermos por coronavirus ingresados en los hospitales ascienden a 16.174, esto representa el 12,09% de las camas, 2.849 requieren cuidados intensivos, por lo que ocupan el 26,78%. "Tenemos que ser muy cautos en estas fiestas y desconfinar despacio y, desde luego, con los equipos de diagnósticos y rastreo preparados para que no vuelvan a avivarse la llama", alude López Hoyos, y añade que "actualmente en los hospitales hay un retraso de 2 a 3 semanas en cuanto ingresos y el nivel de UCI".

Inmunidad de grupo

Desde el inicio de la pandemia se hablaba de inmunidad de rebaño. López Hoyos reflexiona que "en la cuarta oleada del estudio de seroprevalencia del Instituto de Salud Carlos III, se podrá ver un aumento de inmunidad, pero en cualquier caso andará lejos del 60-70% necesario. No creo que se consiga en España durante el 2021".

López ruega que no pensemos en anticuerpos. "Los datos que van apareciendo y que defendemos los inmunólogos surgieron que la respuesta de células T, es otra parte tanto o más importante que los anticuerpos, pero es más complicado de aplicar de forma masiva".