El entorno tumoral ofrece potencial para eliminar el cáncer


17-11-2020
El bloqueo de una vía de señalización en un subgrupo de linfocitos T detiene la progresión de la enfermedad.
 

Investigadores del Memorial Sloan Kettering Cancer Center han descubierto un método por el que las células del sistema inmunitario median eficazmente la contención del cáncer. El enfoque se basa en la existencia de dos tipos de inmunidad que también actúan en las infecciones bacterianas.

Según afirma Ming Li, director del estudio, el sistema inmunitario puede destruir al patógeno microbiano o al tumor, o bien utilizar en ambos casos una estrategia basada en la contención y reparación tisular. Hasta ahora esta última faceta había sido poco estudiada en el cáncer. Utilizando un modelo animal los científicos demuestran que el bloqueo de la vía de señalización de la citoquina TGF-beta en los linfocitos T CD4+, pero no en los CD8+, detiene la progresión del cáncer como consecuencia de la reparación del tejido y del remodelado de la vasculatura, lo que conduce a la hipoxia y muerte de las células tumorales en lugares avasculares distantes.

Esta respuesta restauradora del organismo mostró ser dependiente de interleucina-4, una citoquina producida por los linfocitos Th1. Los intentos previos de bloquear el TGF-beta en el cáncer habían fracasado, posiblemente debido a que esta citoquina ejecuta múltiples funciones en el organismo, asegura Li. En contraste, la terapia ahora utilizada consiste en un anticuerpo que se une simultáneamente al TGF-beta y a los linfocitos T CD4+, circunscribiendo el bloqueo a esta población celular y evitando, por tanto, efectos adversos generalizados.