Un biomarcador predice el cáncer de estómago antes de que aparezca


17-11-2020
Ayudará en la detección temprana de la enfermedad y podría mejorar la selección de la terapia.
 

La presencia del microARN MiR130b en las denominadas células supresoras estomacales de origen mieloide es un indicador de supresión de los linfocitos T, circunstancia que facilita la metaplasia inducida por Helicobacter (H.) pylori.

Así lo concluye un estudio internacional dirigido por investigadores de la Universidad de Michigan. Juanita Merchant, directora del mismo, afirma que la bacteria H. pylori es una frecuente causa de infecciones gástricas que resultan en úlceras. Aún después de la resolución de la infección, ésta puede haber iniciado una cascada de acontecimientos celulares y moleculares que inevitablemente conducen al cáncer gástrico.

Utilizando diversos modelos in vitro, in vivo y organoides, los científicos han demostrado que una de las moléculas asociadas al incipiente proceso tumorigénico es el citado microARN, el cual puede ser también detectado en el plasma de pacientes con lesiones precancerosas o con enfermedad ya en progreso. La firma molecular representada por MiR130b en el plasma de pacientes con infección por H. pylori justificaría un examen endoscópico de la mucosa gástrica, posibilitando una diagnosis más temprana.

Los investigadores también adjudican a MiR130b un potencial papel en el desarrollo de nuevas terapias basadas en la diana sobre la que actúa este microARN, de la cual se sospecha que podría ser relevante en la resistencia exhibida por este y otros tipos de cáncer.