TIC en Sanidad: mucha importancia, poca inversión


13-11-2020
Pese a que la inversión total en TIC descendió el año pasado un 2,7%, no hay duda de que son una herramienta indispensable para el buen quehacer del sistema sanitario.
 

Hoy en día, los servicios de salud destacan por contar con una impresionante cantidad de información. Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) se han convertido en una herramienta indispensable para el procesamiento de la misma en un gran abanico de actividades del día a día de la Sanidad: desde la prevención a la promoción o las actividades puramente asistenciales, durante las fases de evaluación y las de gestión de calidad. De hecho, no hay duda de que las TIC son "imprescindibles para afrontar los retos actuales de los sistemas de salud en sus procesos de modernización y racionalización y lograr la transformación digital del sector salud", tal y como señala la Sociedad Española de Informática de la Salud (SEIS) en su informe anual Índice SEIS 2019.

El año pasado, el presupuesto global sanitario público de todas las comunidades autónoma ascendió a los 61.093.451 miles de euros, cifra que supone un aumento del 3,18% respecto al 2018. Sin embargo, esta tendencia positiva no se vio reflejada en el presupuesto global en TIC del conjunto de todas las CCAA, que descendió un -2,95% y se quedó en los 707.344 miles de euros. Por primera vez en los últimos cinco años, el presupuesto para las TIC no ha crecido. Así, no es de extrañar, pues, que el porcentaje del presupuesto TIC respecto al presupuesto global sanitario, que equivale al 1,16%, también se viera reducido un -5,87% en 2019. Y también decreció, en concreto un -3,8%, el gasto TIC por persona, que se situó el año pasado en los 15,15€.

Se redujo, asimismo, la inversión global total en TIC, que se quedó en los 715.904 miles de euros, un 2,7% menos que en el mismo periodo del año pasado. Sin embargo, destacar que las inversiones realizadas tanto por el Ministerio de Sanidad como por la entidad pública Red.es sí que sufrieron un crecimiento positivo durante el 2019 (22,8% y 33,6%, respectivamente).

HCE y HES

El número de historias clínicas electrónicas (HCE) integradas o compartidas entre Atención Primaria y Atención Especializada lleva tres años en aumento. En concreto, el año pasado, el crecimiento fue del 3%, hasta alcanzar las algo más de 52.500.000 HCE. Otro dato interesante es que, resepcto al 2018, crecieron un 65,6% el número de gigabytes generados en las exploraciones médicas (imágenes). En total, se generaron 3.524.993 gigabytes, cuando en 2016 solo se generaban 1.319.462. Un verdadero crecimiento que demuestra la creciente apuesta por la HCE.

Por lo que a la Historia Electrónica de Salud (HES) se refiere, desde el 2018 todas las CCAA disponen de sistemas que soportan una HES única para cada ciudadano, sin embargo, en todas menos en una (16) los ciudadanos pueden acceder a los datos de sus HES a través de internet. Desde la SEIS, consideran que se puede decir que una CCAA cuenta con una HES de sus ciudadanos cuando "en el Servicio de Salud existe un sistema que permite acceder a los procesos de los pacientes de forma agregada y longitudinal con independencia del centro sanitario o ámbito asistencial dentro de la red sanitaria de utilización pública de la comunidad autónoma". Dicho esto, casi el 99% de los ciudadanos tienen una HES única y agregada, con independencia del centro de la red sanitaria pública de su comunidad de residencia.

Sin embargo, el porcentaje desciende considerablemente si se analiza el número de CCAA que permiten que sus ciudadanos puedan acceder a datos de sus HES a través de una app específica para dispositivos móviles. Solo lo pueden hacer en 10 comunidades, una más que en el 2018. Asimismo, hay tres CCAA en las que los mismos ciudadanos pueden incorporar datos a sus HES a través de internet.

Receta electrónica y telemedicina

En cuanto al uso de la receta electrónica, según el Ministerio de Sanidad, desde abril del año pasado todas las comunidades autónomas estaban en condiciones de intercambiar recetas (prescritas en una CCAA y dispensadas en otra) a través del sistema de receta electrónica del Sistema Nacional de Salud (RESNS).

En total, el año paso, de los 1.010.478.000 envases dispensados en nuestro país, el 93,9% se realizó a través del sistema de receta electrónica. En cuanto al valor, estas operaciones supusieron el 93,7% del total, es decir, 11.783.875.000 euros. Esta cifra conlleva un leve crecimiento respecto al año anterior, cuando el importe de los envases dispensados equivalió a los 11.221.370.000 euros. Asimismo, en todos los centros de salud y oficinas de farmacia de nuestro país está ya implantado el sistema de recta electrónica. Por otra parte, el número, en miles, de envases dispensados en oficinas de farmacia a través del sistema de receta electrónica, ponderados por cada 100.000 personas de población protegida, es de media de 2.015,17 en 2019. Mientras que, por el sistema convencional, es de 304,56 por cada 100.000.

El Índice SEIS 2019 también cuenta con un pequeño apartado en el que se analiza la telemedicina. Así, según los datos presentados en el informe, las especialidades que cuentan con un mayor número de comunidades autónomas con alguna iniciativa en telemedicina son: teledermatología, teleictus y teleoftalmología. En el otro lado de la balanza, solo hay dos CCAA en las que se realice alguna iniciativa en telepatología.

Para leer el artículo completo descarga el PDF adjunto