Publicidad
Publicidad

HOPE, una manera diferente de interactuar con las pacientes de cáncer de mama metastásico

La oncología de precisión es un análisis de los genes del paciente. En las últimas décadas, hemos avanzado muchísimo en cáncer de mama metastásico, pero aún queda mucho por hacer y necesitamos nuevos instrumentos para cronificarla y aumentar la supervivencia. Lo que queda es conocer la biología del cáncer de mama avanzado. HOPE pondrá su grano de arena en entender mejor esta enfermedad.

Coincidiendo con el Día Mundial del Cáncer de Mama Metastásico, el grupo de investigación académico SOLTI presentó este martes en un encuentro virtual HOPE, el primer estudio liderado por pacientes en España para el que ha contado con la colaboración de la Asociación de Cáncer de Mama Metastásico (CMM), la ...

Coincidiendo con el Día Mundial del Cáncer de Mama Metastásico, el grupo de investigación académico SOLTI presentó este martes en un encuentro virtual HOPE, el primer estudio liderado por pacientes en España para el que ha contado con la colaboración de la Asociación de Cáncer de Mama Metastásico (CMM), la Fundación Actitud Frente al Cáncer y la Asociación SARAY.

Participaron en el encuentro virtual como ponentes el Dr. Aleix Prat y la Dra. Ana Casas, investigadores principales del estudio; Patricia Villagrasa, directora científica de SOLTI; Meritxell Soler, Project Manager de HOPE, y Pilar Fernández y Marga Forns, presidenta y vicepresidenta de la Asociación CMM. Casas comentó que ofrece una manera diferente de interactuar con las pacientes.

Por su parte, Prat remarcó la importancia de la medicina de precisión en cáncer de mama avanzado. "En las últimas décadas, hemos avanzado muchísimo en esta enfermedad, pero aún queda mucho por hacer y necesitamos nuevos instrumentos para cronificarla y aumentar la supervivencia", explicó. Mientras tengamos tratamientos que alarguen la vida, es tiempo que ganamos, porque "el campo está evolucionando muy rápido". El análisis biológico del tumor ayuda a encontrar un tratamiento dirigido. Consideró que HOPE pondrá su grano de arena en entender mejor esta enfermedad. En la oncología es un campo donde hay más desarrollo de fármacos personalizados.

La oncología de precisión ya existe en parte. "Estamos en la versión 1", matizó. Hay biomarcadores que nos surgieren sólo la respuesta en un 30% de los casos. Queda un 70% de recorrido. Habrá que integrar datos de múltiples test y de varias zonas. "Conceptualmente, es pasar de ver una película en blanco y negro, sin sonido, a pasar a verla en alta definición, con un sonido en 3D", manifestó. No se puede desligar la práctica clínica asistencia de la investigación: "En una oncología moderna, incluido el cáncer de mama, hay que integrarlo. El HOPE va en esta dirección". Lamentó que en España no existe una regulación específica para implantar biomarcadores en oncología. Defendió que los fármacos de alto valor deberían están disponibles desde el primer día. A su entender, es clave el asegurar el acceso a un diagnóstico molecular y el acceso a los fármacos y a la investigación. Igualmente, hay que medir resultados en la "vida real", empoderar a los pacientes y formar a los oncólogos en diagnóstico molecular e investigación clínica y traslacional.

Casas retomó la palabra para aclarar cómo surge el proyecto HOPE. "Surge de un diálogo entre investigadores y pacientes, entre pacientes e investigadores. Es un proceso de comunicación permanente. Es un proyecto de investigación diferente en el que el paciente no tiene que esperar la propuesta del médico. Da una visión de 360 grados sobre el cáncer de mama metastásico", expuso. Añadió que muchas pacientes son activas en la búsqueda de información y expresan que se necesita algo más, que no siempre hay ensayos clínicos para cada situación. Aunque hay tratamientos eficaces y efectivos para el cáncer de mama metastásico, "existe una necesidad de más tratamientos". Por eso, se generó una comunicación "para un proyecto de investigación diferente, el proyecto HOPE". Subrayó que se necesita más investigación a través de la medicina personalizada.

HOPE, que empezó tras la iniciativa de una paciente, es un ensayo clínico que, mediante una app, pretende crear una red vinculada a un programa de secuenciación tumoral junto con los datos clínicos de 600 pacientes. El objetivo principal del estudio es la detección precoz a nivel sub-clínico de posibles recidivas, anticipando el diagnóstico clínico convencional de la enfermedad avanzada para un mejor tratamiento y el genotipado de lesiones metastásicas, al mismo tiempo que se mejora la aplicación de tratamientos específicos en estos casos. Se introducen los datos en tiempo real. Lo primero que se muestra por parte de la paciente es "un acto de confianza absoluta", en palabras de Casas, para un mejor conocimiento del cáncer de mama, para el avance de la ciencia. Uno de los pilares sobre el que se soporta el proyecto es la formación, para que haya un conocimiento universal y todas las pacientes interesadas puedan entrar. Se va a generar un link permanente entre investigadores y pacientes. HOPE es un proyecto por y para las pacientes, "es una nueva visión en cáncer de mama". Casas aseveró que es disruptiva.

hope-una-manera-diferente-de-interactuar-con-las-pacientes-de-cancer

En el encuentro virtual, Villagrasa puntualizó que hay diferentes fases de lo que es el recorrido de una paciente que entre al programa: introducción de datos y recogida de muestras, análisis y notificación de resultados y seguimiento (la idea es que estas dos primeras fases duren un mes) y acompañamiento de pacientes. Los criterios para participar en el estudio son, entre otros, ser mujeres u hombres mayores de 18 años, con cáncer de mama metastásico, que estén recibiendo tratamiento y que tengan disponibilidad de muestra de tejido tumoral o de sangre. El paciente decide si quiere que su oncólogo le acompañe en el proceso. Es importante tener toda la información posible. Soler hizo una demostración en directo de las funcionalidades de la aplicación, para que las pacientes de todo el país y los profesionales sanitarios tengan la información necesaria para participar en el proyecto.

Por último, Fernández y Forns hablaron de la actividad de su asociación. "HOPE nos aparece que es un gran paso en la investigación del cáncer de mama metastásico", señaló Fernández. Forns contó que, cuando te dan el diagnóstico de esta enfermedad, tu vida da un giro de 360 grados. "Sabemos que no hay curación, pero sí tratamientos", precisó. Por eso se necesita ganar tiempo de la mano de la investigación. Desde la asociación, intentan que las pacientes conozcan cada día mejor su problema.

hope-una-manera-diferente-de-interactuar-con-las-pacientes-de-cancer

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts