Publicidad
Publicidad

La quinta medida contra el Covid-19 es mantener la vitamina D en niveles óptimos

La vitamina D facilita las acciones del sistema inmune. Mantener unos buenos niveles de este complejo hormonal favorece que tengamos menos riesgo de sufrir infecciones. El Dr. José Luis Neyro recuerda que hay que dársela sólo a quien la necesita. Igualmente, sostiene, basándose en la evidencia existente, que, si cumplimos con las medidas ya conocidas de prevención del Covid-19 y tenemos la vitamina D bien, el riesgo de contraer el coronavirus será muy bajo. Y si se padece, es probable que haya menos complicaciones y menor riesgo de mortalidad.

¿Tener niveles saludables de vitamina D podría reducir el riesgo de contraer coronavirus? Recientemente, un estudio de la Universidad de Medicina de Chicago, con 489 pacientes, apuntó que aquellos que tenían deficiencia de vitamina D tenían casi el doble de probabilidades de contraer Covid-19 en comparación con aquellos con niveles ...

¿Tener niveles saludables de vitamina D podría reducir el riesgo de contraer coronavirus? Recientemente, un estudio de la Universidad de Medicina de Chicago, con 489 pacientes, apuntó que aquellos que tenían deficiencia de vitamina D tenían casi el doble de probabilidades de contraer Covid-19 en comparación con aquellos con niveles normales y saludables del nutriente. Abordamos esta cuestión con el Dr. José Luis Neyro, consultor de Ginecología y Obstetricia del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario Cruces (Bilbao) y creador de www.neyro.com.

Lo primero que comenta es que hay evidencia fisiopatológica, es decir, explicación, de cuáles son los mecanismos por los cuales la vitamina D ejerce una acción inmunomoduladora. "La vitamina D, que realmente es un complejo hormonal, favorece las acciones del sistema inmune", señala. Así, mantener unos buenos niveles de vitamina D facilita que tengamos menos riesgo de sufrir infecciones. "No sólo infecciones en general, sino además menos infecciones virales. Y lo que es más importante, menos infecciones respiratorias", matiza. Por tanto, desde el punto de vista teórico, hay una base muy sólida para favorecer el mantenimiento de los niveles de vitamina D.

Respecto al Covid-19, ¿qué es lo que ya hay demostrado? Neyro rememora que, en una primera fase, en marzo y abril, la obsesión de todos los sistemas sanitarios del mundo era que los pacientes no llegaran a la UCI. "Colapsar intensivos suponía desplazar a todos los demás pacientes que necesitaban intensivos. Pacientes oncológicos, cardiológicos, respiratorios, que no tienen nada que ver con el Covid-19. Todo lo que fuera reducir el número de pacientes que estaban ingresados era algo muy muy bueno. Se planteó, como hipótesis de trabajo, si la adición de vitamina D podría reducir un 10% la llegada de enfermos a cuidados intensivos", expone. Con esa intención, de acuerdo con sus palabras, se hizo un ensayo piloto en España, en el que se administraba a pacientes que estaban ingresados por Covid-19 en los hospitales, aleatoriamente, o bien vitamina D (52 pacientes) o bien placebo (26). Los que recibían vitamina D tomaban 50.000 unidades (dos cápsulas) un día, 50.000 (otras dos) a las 48 horas y 25.000 (una) a la semana. Lo que Neyro denomina una "dosis media".

"Lo primero que se demostró fue que, entre los pacientes que habían recibido vitamina D, no murió ninguno. De los 26 que no la recibieron, dos murieron. O sea, se redujo de manera significativa la mortalidad. Entre los pacientes que a los que no se les administró vitamina D, el 40% llegó a intensivos. En el otro grupo, de 56, sólo dos. No solamente se redujo la mortalidad, es que disminuyeron significativamente las complicaciones de la enfermedad", revela. A su juicio, "eso es muy esperanzador".

¿Le damos vitamina D a todo el mundo? "Eso sería un error. Porque, cuando lo hemos hecho, ya hemos demostrado que no sirve", asevera. Habrá grupos de pacientes que tengan la vitamina D muy baja y también habrá personas que la tienen en niveles normales. "La vitamina D es muy buena, pero hay que dársela a quien la necesita", insiste. Entonces, lo primero que hay que hacer es medir la vitamina D a las personas que tienen riesgo de tenerla baja.

¿Quiénes son las personas con riesgo de vitamina D baja? Uno, los niños en crecimiento. Dos, las mujeres embarazadas. Tres, todos los enfermos inmunodeprimidos. Cuatro, las personas con obesidad, "porque ésta secuestra la vitamina D en el tejido adiposo". Cinco, los que han sido sometidos a cirugía bariátrica. Seis, los enfermos crónicos, como por ejemplo diabéticos, cardiópatas o hipertensos. Siete, los enfermos renales, "porque no son capaces de fabricar vitamina D ellos mismos". Ocho, los enfermos hepáticos, "por la misma razón, porque el hígado y el riñón necesitan funcionar exquisitamente bien para fabricar vitamina D". Y nueve, los mayores, a partir de los 60-65 años, "porque, como todas las hormonas, vamos dejándola de fabricar conforme vamos cumpliendo años". Se mide con un análisis de sangre.

Se cuenta con suficiente vitamina D a partir de 30 nanogramos por mililitro. Los pacientes con insuficiencia de vitamina D son aquellos con menos de 30 nanogramos por mililitro. Luego, están los pacientes que tienen déficit de vitamina D, con menos de 20 nanogramos por mililitro. Y, después, aquellos que tienen un déficit muy severo, con menos de 10 nanogramos por mililitro. A estas tres categorías hay que darle vitamina D.

¿Cuál es la mejor forma de darles vitamina D? Neyro descarta la dieta: "Las vitaminas son aquello que uno no puede fabricar y las necesita comer con la comida. Pero, las hormonas, no. Por lo tanto, vamos a dejar de ligar la idea de la dieta con la vitamina D. Para que usted tenga una vitamina adecuada, sólo con la dieta, tendría que comer 22 huevos al día. O beber siete litros y medio de leche entera". En resumen, conseguir vitamina D a través de la dieta sería muy complicado. La vitamina D se toma por vía oral, a través de complementos farmacológicos. En España, "hay disponibles varios medicamentos para que el médico pueda elegir y ajustar la dosis de acuerdo con el análisis de cada paciente". Neyro hace hincapié en que se requiere un medicamento y que éste sea prescrito por el médico.

Si tenemos la vitamina D en niveles óptimos, por encima de 30, ¿no vamos a padecer Covid-19? "Para empezar, usted mantenga las cuatro medidas ideales que hemos dicho siempre. Dos de tipo social, ausencia de aglomeraciones y distancia física de más de 1,5 metros. Y dos de tipo personal, lavado de manos frecuente y empleo de mascarilla siempre que esté acompañado. Además, ¿hay algo más que hacer? La quinta medida es tener la vitamina D bien. ¿Eso me garantiza que no voy a tener Covid-19? No, no le puedo garantizar eso. Ahora, si usted tiene una mascarilla, si no va a aglomeraciones, si se lava las manos con frecuencia, si habla siempre a más de dos metros de distancia con las otras personas y si, además, mantiene una vitamina D en 35, 40 o 45, yo le garantizo que su riesgo de tener Covid es muy bajo. Y si padece Covid-19, es probable que sea de una forma leve, con menos complicaciones y menor riesgo de mortalidad", aclara.

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts