Más del 80% de los intolerantes a la lactosa afirman que ven su día a día condicionado


25-09-2020
Nutira®, la gama referente en España de complementos alimenticios a base lactasa de Salvat, impulsa el movimiento #SoyLactolerante para normalizar y concienciar a la población sobre la intolerancia a la lactosa y el uso de estos suplementos, que permiten continuar disfrutando de los lácteos.
 

Publicidad
La intolerancia a la lactosa limita las actividades frecuentes del 81% de las personas con este problema en nuestra sociedad. Así lo indica el I Estudio sobre Hábitos de Personas con Intolerancia a la Lactosa elaborado por Nutira® junto a Adilac (Asociación de Intolerantes a la Lactosa España) en el marco de la campaña #SoyLactolerante. El estudio, en el que se analizan las percepciones y hábitos de las personas con intolerancia a la lactosa, señala que esta limitación se ve más pronunciada en las personas de edad más joven, entre 18 y 49 años.

Del informe se desprende también que prácticamente la totalidad de las personas con este tipo de intolerancia (98%) echa de menos algún producto de alimentación que contiene lactosa. En este sentido, las tartas y los pasteles (45,8%) son el producto que más les gustaría consumir si no fueran intolerantes, seguido de helados (36,5%) y quesos (29,8%). De hecho, un 83% confiesa que muchas veces deja de pedir postre en un restaurante por este motivo o a un 50% le supone un inconveniente a la hora de pedir comida a domicilio.

Además, casi la mitad de las personas encuestadas (49,3%) afirman tener dificultad para poder comer o cenar fuera de casa por las bajas ofertas sin lactosa disponibles en los establecimientos. En este contexto, las personas participantes en el estudio consideran que las cadenas de comida rápida son los establecimientos donde menos opciones existen para las personas con intolerancia a este azúcar (79%). Le siguen las ofertas gastronómicas de aerolíneas y trenes (71%), restaurantes (69%), aplicaciones de recogida y envío de comida (63%) y hoteles o alojamientos turísticos (53%).

El I Estudio sobre Hábitos de Personas con Intolerancia a la Lactosa se enmarca en el movimiento #SoyLactolerante, impulsado por Nutira®, la gama de complementos alimenticios a base de lactasa de Salvat, en colaboración con Adilac, es una iniciativa que busca apoyar, concienciar y normalizar la intolerancia a la lactosa.

"Este estudio pone en evidencia que la sociedad española tiene aún un largo camino por recorrer en la integración y normalización de los intolerantes a la lactosa en todos los ámbitos de nuestra sociedad. Si más del 80% de las personas con dificultad para digerir este azúcar no disfrutan de la vida con una cierta normalidad, significa que aún nos falta mucho trabajo de concienciación pero que la sociedad deberá irse adaptando a este problema, que no lo olvidemos, afecta al 34% de la población en nuestro país." expresa Oriol Sans, presidente y fundador de Adilac.

Juan José Martínez, Jefe de Asuntos Médicos de Salvat, explica que "desde Laboratorios Salvat buscamos facilitar la vida diaria a todas aquellas personas con problemas para digerir correctamente el azúcar de la lactosa y requieren de una enzima, lactasa, que ayude en el proceso digestivo".

La campaña #SoyLactolerante ha publicado el decálogo con "Las 10 razones de un lactolerante", que reúne los diez principios que comparten todas aquellas personas que se sientan identificadas con este movimiento. "Entendemos por Lactolerantes a todas aquellas personas que tienen intolerancia a la lactosa pero que no quieren renunciar a todo lo bueno que les pueden brindar los productos y platos a base de lácteos" explica Juan José Martínez de Salvat.

Un Lactolerante vive disfrutando de los buenos momentos, sin preocupaciones. No quiere renunciar a su helado favorito en verano, quiere ir de vacaciones sin preocuparse por los ingredientes de las comidas cuando esté fuera de casa, comer una pizza con los amigos sin eliminar el queso, no tener que pedir menú especial en restaurantes o fiestas, o dejar de mirar las etiquetas de los productos en el supermercado para ver si contienen lactosa oculta.