"La pandemia ha contribuido a implementar algunos cambios en la gestión hospitalaria".


27-08-2020
Mediante la EASP, el gobierno andaluz lleva a cabo en materia sanitaria una labor bastante más allá de la asistencial, como son los procesos de formación, asesoramiento, cooperación internacional e investigación.
 

Cuatro claves que los gestores hospitalarios deben tener en cuenta para que su labor sea eficaz son la gestión eficiente de los recursos, la existencia de un buen clima laboral, la satisfacción del cliente externo o el paciente, y los resultados en salud. Así, punto por punto, las enumera Carmen Guerrero, directora de gestión y soporte de la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP), un ente instrumental de la Consejería de Salud y Familias que tiene la consideración de medio propio personificado y de servicio técnico de Administración de la Junta de Andalucía.

"La EASP tiene como objeto la generación de procesos de formación, asesoramiento, cooperación internacional, investigación, y la creación de espacios de colaboración y de redes que posibiliten la gestión del conocimiento, la salud pública, y el buen gobierno de los sistemas de salud", explica Guerrero.

Mediante la EASP, el gobierno andaluz lleva a cabo en materia sanitaria una labor bastante más allá de la asistencial, como son los procesos de formación, asesoramiento, cooperación internacional e investigación.

La institución andaluza aborda, por tanto, un espectro amplísimo de funciones relacionadas con la salud, todas ellas necesarias para que los sistemas mejoren y avancen, tal y como detalla la directora de gestión y soporte. "La formación la tratamos mediante la implantación de procesos orientados al desarrollo de las competencias profesionales y directivas, y a la divulgación entre iguales". Esta formación, evidentemente, mejora la capacitación de los futuros profesionales, lo cual es primordial para actualizar continuamente los conocimientos en materia sanitaria y poder implementarlos más adelante en la práctica asistencial.

Sobre la actividad de asesoría, señala que tiene como objetivo "contribuir de manera preferente al diseño e implantación del enfoque de salud en el conjunto de las políticas públicas, así como convertirse en un mecanismo de transferencia de las buenas prácticas acumuladas en el sistema sanitario público". Esta área también tiene especial relevancia dentro de la Escuela, porque "se trata de una actividad que tiene como misión dar respuesta en materia de salud pública y de gestión de servicios sanitarios y sociales, a través de sus proyectos, a las necesidades específicas de las organizaciones, tanto de dentro como de fuera de Andalucía", expone Guerrero.

"Nuestro compromiso es ayudar a nuestros clientes y a sus equipos a resolver retos y alcanzar sus objetivos, adaptándonos a su contexto y prioridades, transfiriendo nuestra tecnología y conocimiento, generando redes de trabajo, e innovando en las soluciones, con el rigor que garantiza la calidad de los resultados".

Proyectos en Europa, África y América Latina

Asimismo, en el ámbito internacional, "se desarrollan programas de asistencia técnica en el marco de la cooperación al desarrollo, al mismo tiempo que hay en marcha proyectos de consultoría y capacitación de profesionales en colaboración con administraciones públicas, sociedades científicas, centros de enseñanza, y organizaciones no gubernamentales", apunta Guerrero. Más concretamente, la Escuela Andaluza de Salud Pública mantiene "un gran número de alianzas" con instituciones internacionales, tanto a nivel europeo como a escala global. Además, es un centro colaborador con la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Servicios de Salud Integrados basados en la Atención Primaria.

En este sentido, la entidad pública andaluza cuenta con un área de salud internacional, "la cual tiene en marcha programas de cooperación internacional al desarrollo, de colaboración institucional, y de consultoría y asistencia técnica en un amplio numero de países de América Latina y África", añade la experta. Por otro lado, "la EASP está llevando a cabo varios proyectos de investigación e innovación de diversas áreas temáticas en el contexto europeo, en el marco del programa Horizonte 2020".

En cuanto al pilar de la investigación, la idea del organismo es la de "contribuir a la generación y la transferencia del conocimiento científico en el ámbito de la salud y en todas las políticas, identificando las necesidades existentes, los factores que determinan la salud, el bienestar y la calidad de vida de la ciudadanía, sin dejar a un lado la calidad y la eficiencia de los sistemas de salud, en aras de mejorar el impacto en salud y en la sociedad", sostiene su portavoz. Por último, se crean espacios de colaboración y redes, potenciando actividades de colaboración y trabajo en red con organizaciones científicas y académicas, entidades sin ánimo de lucro, centros públicos, grupos sociales y asociaciones de pacientes en general. "Estos proyectos se llevan a cabo en un marco de gestión, intercambio y difusión del conocimiento en el ámbito de la salud, y sus determinantes se basan y apoyan en el uso de las tecnologías, de la innovación y de la comunicación".

En definitiva, las claves para la gestión de la Escuela Andaluza de Salud Pública, para Carmen Guerrero, "son similares a la de cualquier otra institución publica, y han de estar orientadas hacia la gestión eficiente de los recursos públicos, la gestión de las personas, y la generación de conocimiento útil para el sistema sanitario. Y siempre tomando como base los valores de la excelencia innovadora, la transparencia, la apertura y la cercanía al sistema sanitario, la orientación al cliente, y el crecimiento constante".

Para más información, leer el PDF adjunt