"Si la situación desemboca en un descontrol puede que se tenga que volver al confinamiento"


22-07-2020
"La inmunidad de rebaño o de grupo será una realidad con la llegada de la vacuna", explica Marina Pollán, directora del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III (CNM-Isciii), en la entrevista para IM Médico.
 

"Los resultados de la tercera y última oleada del Estudio Nacional de seroepidemiología de la infección por SARS-Cov-2 tienen una lectura muy amplia y se pueden sacar múltiples conclusiones", afirma Marina Pollán, directora del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III (CNM-Isciii), y detalla que "entre la primera y tercera ronda no se produjo ningún cambio. Hay que tener en cuenta, los datos de medición de anticuerpos que están reflejando la gran movilidad que tiene el virus".

El Estudio Nacional de Seroepidemiología de la infección por SARS-Cov-2 demostró que no hay diferencias por sexo y se descarta la inmunidad del grupo. Respecto a la presencia y pérdida de anticuerpos, Pollán defiende que "no se puede hablar de pérdidas de anticuerpos, es mejor hablar de falta de detecciónde los anticuerpos. Aunque una persona de negativo, no quiere decir que tenga un cierto nivel o concentración de anticuerpos", y añade que "podemos asumir que la concentración de los anticuerpos está disminuyendo en el tiempo. Ya lo han confirmado varios autores y aunque los anticuerpos han desaparecido entre una ronda y otra, no quiere decir que duren tres semanas", a lo que confirma que "los anticuerpos se reproducen unas dos semanas después de que se produzca la infección. Una cosa es cuándo nosotros hemos medidos en las distintas personas en las diferentes rondas y otra cosa es cuándo están en los cuerpos de las personas¨.

Pérdida de anticuerpos

El estudio reflejó que el 7% de los testados perdió los anticuerpos de la primera a la segunda ronda, un porcentaje que se eleva al 14% de la primera a la tercera. "El motivo de la pérdida de los anticuerpos es una pregunta abierta, debido a que la mayoría de los estudios realizados han sido en pacientes que han tenido una enfermedad más grave", describe y afirma que "parece ser que los anticuerpos en estas personas contagiadas pueden duran 3 meses y en algunos casos tienen alguna duración mayor".

El análisis sí que confirma que, ¨en las personas que no han tenido síntomas, pierden los anticuerpos antes, aunque no quiere decir que hayan durado 3 semanas. Estos datos respaldan la idea de que los anticuerpos aparecen en su día en personas cuando se infectaron y con el tiempo se eliminan", apunta la directora. Según en su opinión, "esto sucede más en las personas que han tenido una infección asintomática".

Rebrotes en España

En España se han detectado actualmente al menos 201 brotes activos de coronavirus, afectando a un total de 2.289 personas. Las últimas localizaciones han sido Cantabria, Navarra, Almería, Córdoba y Burgos. "Los rebrotes demuestran que la circulación del virus está aumentando, después del levantamiento del confinamiento, es decir, cuando empezó la movilidad", recalca y hace una lectura del aumento de los confirmados: "Tenemos que tener en cuenta que no se puede comparar la primera onda que vivimos, porque no había tantas pruebas PCR disponibles. Pilló a todo el mundo sin recursos y ahora tanto las comunidades y el gobierno tienen más pruebas PCR y una mayor estrategia de vigilancia".

Los contagios múltiples están preocupando a las autoridades, en concreto en Aragón, Lleida y Barcelona, donde se han tenido que establecer confinamiento y la vuelta a la Fase 2, en el caso de Zaragoza. "Es fundamental la búsqueda activa de casos, para encontrar más contagiados. Por eso podemos afirmar que no se puede comparar la primera onda epidémica, al no tener PCR, y solo se confirman casos que se requerían hospitalización o en personal esencial". Aclara y señala que "el estudio es necesario y complementario, nos está permitiendo ver cómo es la situación del virus y comprobar ver infecciones que no se pueden ver con un PCR. No sabemos si estos brotes son una segunda oleada, pero no parece ser tan intensa como la primera¨.

En cuanto a la vuelta del confinamiento, Pollán interpreta que "con los resultados que hemos obtenido, después de la primera onda, que nos trajo las consecuencias de miles de fallecidos y de la sobrecargada del sistema sanitario, la inmunidad de grupo es relativamente moderada", y opina que no sabemos "cómo se desarrollará el virus y cómo será la circulación del virus, pero si la situación se nos va da de las manos, a lo mejor hay que volver al confinamiento. Lo único claro que hay es que el virus se frena con el confinamiento".

Las cifras que facilitan las consejerías de sanidad - sin contar Canarias que no tiene una figura del rastreo y lo realiza desde la atención primaria - hay un total de 3.533 rastreadores, lo que equivale a uno por cada 12.000 habitantes. El número óptimo es uno por cada 5.500 habitantes: "La función de los rastreadores es clave, es necesario identificar, rastrear y localizar a todos los infectados por personal capacitado y formado desde la sanidad pública", defiende.

Tal como razona Pollán, "una cosa que no sabíamos antes y ahora sí: existen infectados asintomáticos, es decir, estas personas infectadas pueden distribuir el virus a otras y otras personas desarrollan síntomas son infecciones y pueden infectar a los demás¨, y ampara que, "cuanto antes se detecten y se aíslen a los infectado, antes podremos controlar mejor el virus hasta que no exista la vacuna¨.

Vacuna e inmunidad de grupo

Un primer ensayo clínico con más de 1.000 personas demuestra que la vacuna de la Universidad de Oxford es segura y además en la vacuna ensayada ha logrado producir anticuerpos neutralizantes, necesarios para bloquear el virus. Esto es interpretado por Pollán que "con la llegada de la vacuna, podremos conseguir la deseada inmunidad de grupo o de rebaño. Gracias a la globalización se está permitiendo compartir el conocimiento rápidamente".

En palabras de la directora, "la inmunidad de rebaño o de grupo será una realidad con la llegada de la vacuna. Con una oleada tan intensa que hemos tenido, solo dejó globalmente un 5%". Hasta que no llegue la vacuna, como confirmó la OMS, "tenemos que aprender a convivir con el virus". Pollán recuerda que "teníamos pensado que el coronavirus, con las altas temperaturas, no tendría tanto efecto y nos hemos equivocado. Tengo la esperanza de que, con la vacuna, nos ayude a volver a la verdadera realidad, no la extraña que estamos viviendo ahora".

Los expertos piden no encasillar a todos los jóvenes en la crítica, pero los datos demuestran que los casos de coronavirus notificados a la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica de jóvenes entre 15 a 29 años han supuesto un 19,3% a fecha de 17 de julio. "No sé cuál sería el mensaje adecuado para transmitir el comportamiento que tendrían que tener los jóvenes", argumenta, y concisa que "hay que difundir que su comportamiento puede influir en personas de su alrededor. Se tiene que hacer una llamada a la solidaridad".

Desigualdad social y económica

Klaus Stöhr, uno de los expertos más reputados sobre Covid-19, aseguró que, "el mundo quedará dividido en dos grupos: los que tienen la vacuna y los que no". Pollán hace una lectura de esta afirmación, argumentando que "no todas las personas necesitan ser inmunes, se calcula que es necesario un 60% de inmunidad. En España hemos tenido casos de obligación de vacunación, ante brotes especial gravedad, por eso estamos seguro que llegará a todo el mundo".

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) estima que cada ciudadano se gastará 24 euros al mes, si la familia es de cuatro miembros será de 120 euros, sin tener en cuenta, que las familias que compren mascarillas FFP2, se calcula que la cantidad asciende a 226 euros al mes. "Como la mascarilla no es el único elemento de protección, no se tiene en la mesa de distribuir mascarillas gratuitas", afirma y declara que "las medidas más importantes son las medidas de distancia, no tocar la cara, usar gel hidroalcohólico y el uso de la mascarilla".

La entrevista finaliza con la cuestión más preguntada, ¿Aprenderemos la lección ante posibles epidemias? Pollán responde que "las zonas como Madrid, la población cumple más las normas que en sitios que no han sufrido tanto. No tenemos que sufrir para aprender la lección".