Zapatero apunta que la apuesta por la I+D+i debe ser el segundo gran objetivo a nivel nacional


10-07-2019
Miguel Sebastián insiste en que tiene que haber un pacto de Estado en materia de innovación en el evento de presentación del 'Informe Propuestas para incrementar la competitividad del sistema español de I+D+I', de Asebio.
 

La inversión empresarial en I+D+i en España, que representaba el 0,66% del PIB en 2017, es todavía muy inferior al 1,36% de la media de países de la Unión Europea. La Asociación Española de Bioempresas (Asebio) presentó este miércoles su Informe Propuestas para incrementar la competitividad del sistema español de I+D+I, elaborado por la consultora ayming. Este documento toma como elemento de partida un análisis de las políticas públicas de apoyo a la I+D+i puestas en marcha en España y su comparación con las políticas que han implementado países de nuestro entorno. La idea es impulsar medidas que mejoren el sistema español de incentivos que sirvan para crear un marco de trabajo que permita a las empresas en general, y al sector biotecnológico en particular, seguir creando valor social, económico y medioambiental.

Dio la bienvenida institucional al evento de presentación Jordi Martí, presidente Asebio. Destacó que "partimos de la base de una situación actual que es preocupante porque hemos sufrido un progresivo deterioro de la I+D+i en este país". No obstante, a pesar de este contexto macro negativo, o adverso, según aseguró, las empresas biotecnológicas han seguido comprometidas. Comentó además que, en cualquier mejora continua, es muy importante el implantar "la cultura de medir datos". Estos han de ser objetivos y que se puedan comparar y contrastar. Reclamó una gobernanza de apoyo público e institucional a la I+D+i. Asebio quiere poner en valor el sector biotecnológico. En noviembre se cumplirá el 20 aniversario de Asebio y se aprovechará para mostrar el impacto que ha tenido la biotecnología en estas dos décadas.

zapatero-apunta-que-la-apuesta-por-la-idi-debe-ser-el-segundo-gran-oJordi Martí, presidente Asebio

Acto seguido, Ion Arocena, director general de Asebio, aseveró que aspiran a liderar la transformación del país, posicionando la innovación como motor de su competitividad y desarrollo social. "Es fundamental que seamos capaces de tener una visión compartida de país que involucre y movilice a la sociedad para catalizar esta transformación e impulsar la I+D+i", manifestó.

Cristina Cortés, responsable del estudio por parte de la consultora ayming, apuntó que los incentivos más potentes en I+D+i están en los países con mercados más potentes. En España, la reducida ejecución presupuestaria nos aleja constantemente de los países de nuestro entorno en cuanto al apoyo a la I+D+i. "El margen de mejora es amplio", consideró. El reto más inmediato es ejecutar todo el presupuesto para ayudas directas. El informe también propone adecuar los instrumentos a las necesidades y características de las empresas innovadoras, agilizar el proceso de obtención de ayudas, incrementar la aplicación de incentivos fiscales de I+D-i y mejorar la tesorería de las empresas. Arocena completó que actualmente los instrumentos no tienen el efecto tractor de la I+D+i que deberían tener.

Tras la presentación del informe, se celebró una mesa debate denominada Hacia un ecosistema innovador: la mirada del sector biotecnológico, moderada por Carmen Eibe, vicepresidenta de Asebio y directora de Coordinación de Proyectos de PharmaMar. Marta Truco, de la Comisión Europea, indicó que España ha ido mejorando su calidad científica, pero que sigue siendo calificado como un "país innovador moderado". Ward Ziarko, director de la Oficina de Política Científica de Bélgica, glosó la política de incentivos de su país, con un alto nivel de ayudas públicas directas. Opinó que España está sufriendo en este campo hoy las consecuencias de la crisis económica pasada.

zapatero-apunta-que-la-apuesta-por-la-idi-debe-ser-el-segundo-gran-oIon Arocena, director general de Asebio

Miguel Sebastián, exministro de Industria Comercio y Turismo, confesó que "vamos mal" porque la economía española se ha recuperado de la crisis, pero "en términos de I+D+i no lo hemos recuperado". "Este asunto debe ser prioritario en el debate político, como lo fue en 2004-2005", expuso. Abogó por las subvenciones directas con objetivos a largo plazo y que sean "monitorizables". Subrayó que se necesita una digitalización en la economía. Daniel Ramón Vidal, vicepresidente de I+D en Nutrición y Salud de Biopois, y Belén Barreriro Morán, directora general de Ingenasa, especificaron cuál es su experiencia con los incentivos. Barreiro Morán matizó que ellos investigan y que por eso optan a subvenciones. Por último, Ruth Ruiseño, de Leukos Biotech, spin off de un centro de investigación público, puntualizó que hay una especie de barrera para poder hacer que los proyectos sean transferibles desde la investigación a la industria. Sebastián insistió en que tiene que haber un pacto de Estado en materia de innovación.

Martí anunció que solicitaría hacer presidentes honorarios de Asebio a Sebastián y a José Luis Zapatero, expresidente del Gobierno, por la apuesta que hicieron por la I+D+i en su etapa de Gobierno. El encargado de cerrar la presentación del informe fue precisamente Zapatero. "La crisis fue un freno a una tendencia que marcaba una gran diferencia, y había la posibilidad de que nuestra economía diera un salto en favor de la productividad", expresó. Relató que, cuando llego a La Moncloa, no había sensibilidad por la I+D+i. Hizo gala, a pesar de ello, de su visión optimista. De acuerdo con sus palabras, "este es un país que ha ido ganando resultados a corto plazo" y que "la I+D+i requiere un resultado a largo plazo". Para él, después de la crisis de Cataluña, el segundo objetivo a nivel nacional debe ser la apuesta por la I+D+i. Tenemos un "momento propicio" para que la I+D+i vuelva a ocupar un papel esencial. El expresidente felicitó a Asebio porque el informe presentado procede del sector privado.

zapatero-apunta-que-la-apuesta-por-la-idi-debe-ser-el-segundo-gran-o

El estudio presentado hace hincapié en que los países con mayor apoyo público a la I+D+i presentan una mayor inversión empresarial en I+D+i. Asimismo, evidencia que las PYMEs españolas ven limitado su acceso a los incentivos indirectos, no pudiéndose beneficiar del efecto incentivador pretendido con las deducciones fiscales. Plantea además la necesidad de dotar al conjunto del sistema de mayor agilidad administrativa, reduciendo el tiempo necesario para que las empresas puedan beneficiarse de los incentivos directos e indirectos, de forma que éstos tengan un efecto incentivador mayor.

La biotecnología es uno de los principales motores del cambio tecnológico, capaz de producir innovaciones en otros sectores como el de la salud, agroalimentario o industrial. El compromiso de las empresas biotecnológicas no ha dejado de crecer en el último quinquenio hasta los máximos históricos de 2017, donde se alcanzaron los 680 millones de euros, un 10,3% más que el ejercicio anterior.

FOTO PRINCIPAL: José Luis Zapatero, expresidente del Gobierno