¿La tecnología ha llegado realmente a la urología?


14-06-2019
En teoría son muchos los avances que se están realizando a nivel tecnológico, por eso no nos podemos olvidar de la robótica aplicada a la medicina. Pero esto no quiere decir que esté al alcance del equipo médico de todos los hospitales. Quizás a un futuro sí.
 

Prueba de esta afirmación es la exposición de Raúl Martos del Servicio de Urología del Hospital Clínic de Barcelona quien analizó la situación actual de la cistectomía robótica en España. A día de hoy se practican en cuatro Comunidades Autónomas: Cantabria, País Vasco, Castilla y León, Cataluña y Madrid.

"La aplicación de la robótica tiene la ventaja de una menor tasa de transfusión al haber un menor sangrado, ahorro de tiempo y a futuro habrá una disminución de complicaciones. Por lo que se estima que se den menos operaciones abiertas", señaló.

Dos cirujanos de renombre internacional

Otro dato a destacar de la jornada del Congreso Nacional de Urología es la presencia de dos cirujanos de gran prestigio internacional. El primero en hacer su exposición fue Karim Toujier, urologógo en el Memorial Sloan Kettering de Nueva York y que fue nombrado mejor doctor del mundo en 2018. Toujier habló sobre los buenos resultados que está obteniendo la linfadenectomía robótica y cómo la cirugía robótica está alcanzando los mismos resultados que las técnicas laparoscópica o abierta.

la-tecnologia-ha-llegado-realmente-a-la-urologia

El segundo ponente de renombre de esta jornada fue, Alberto Breda, jefe de la Unidad de Urología Oncológica de la Fundació Puigvert, quien hace cuatro años realizara el primer trasplante de riñón asistido por un robot. En esta ocasión, nos ha abierto una puerta hacia el futuro inminente en trasplante renal asistido por robot (RAKT).

"Los estudios realizados demuestran que este tipo de trasplante es seguro, factible y reproducible, siempre y cuando la sea realizado por cirujanos con experiencia en cirugía robótica y trasplante renal", afirmó. No en vano su centro es el encargado de enseñar a cirujanos de todos los puntos del mundo.

Asimismo puntualizó que el RAKT podría ser la técnica más adecuada para aquellos pacientes obesos con enfermedad renal crónica en estadio terminal. Esta afirmación se basa en los bajos índices de complicaciones manteniendo una excelente función de injerto. No hay que perder de vista que todos estos resultados se basan en trasplantes realizados con donantes vivos. Pero ya se está pensando en aplicar trasplantes de donantes cadáver, que podrían ser factibles en un futuro.

Sin duda, la cirugía robótica está abriendo nuevos horizontes menos invasivos para los pacientes. En el congreso también se trató este tipo de técnica aplicada al Nervio Pudendo o la cirugía reconstructiva para el manejo de la estenosis ureteral (existen 40 tipos de procedimientos). Asimismo, se tocaron otros temas como los subtipos moleculares en cáncer urotelial, el modo de acceso vaginal y perineal en Urología, cuáles son los criterios de derivación y manejo de pacientes con STUI, así como el futuro de los slings y cómo se está cuestionando el uso de mallas (en algunos países está prohibida su utilización).

Por la tarde, las sesiones de comunicaciones, pósters y vídeos fueron los encargados de poner punto y final a las exposiciones y conferencias. Mañana, 15 de junio, se dará por finalizado este 84 Congreso Nacional de Urología.

El próximo año la cita será en Burgos del 17 al 20 de junio de 2020. Por lo que parafraseando a Aída Santos Martín, residente de 5º año Urología Hospital de Basurto de Bilbao, vocal de residentes en la Sociedad Vasca de Urología y en el Colegio Médicos de Bizkaia y ponente en el congreso bilbaíno: "No tenemos que concluir, sino que seguir investigando".