Publicidad
Publicidad

Las lesiones silentes en la esclerosis múltiple tienen impacto en la cognición

En la fase temprana de la enfermedad las lesiones en la derivación T2 no se asocian a la discapacidad física pero sí a la cognitiva.

Los resultados de un estudio longitudinal de 10 años de duración en pacientes con esclerosis múltiple (EM) indican que la acumulación de lesiones radiológicas en la derivación T2 de la resonancia magnética se asocia a pérdida de funciones cognitivas. Tradicionalmente se ha considerado que estas lesiones tienen poco impacto porque ...

Los resultados de un estudio longitudinal de 10 años de duración en pacientes con esclerosis múltiple (EM) indican que la acumulación de lesiones radiológicas en la derivación T2 de la resonancia magnética se asocia a pérdida de funciones cognitivas. Tradicionalmente se ha considerado que estas lesiones tienen poco impacto porque muestran una baja correlación con el test de progresión en la escala conocida como EDSS.

En la evaluación de 26 pacientes en el primer y décimo año posteriores a la presentación de los síntomas, los investigadores constataron que la acumulación de lesiones en los lóbulos frontal, parietal y temporal se asocia a declive cognitivo sin apenas tener efecto sobre la EDSS. El aumento no fue igual en todos los dominios cognitivos, ya que afectó más a la atención y a la velocidad de procesamiento y menos a la memoria. A pesar de que el declive cognitivo es común en los pacientes con EM, ha habido muy poca investigación respecto a su progresión en la fase inicial y media de la enfermedad, así como sobre su correlación con las lesiones radiológicas.

No obstante, los autores indican que se requieren estudios de mayor envergadura para confirmar estas observaciones.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.