Según Sanidad no faltan médicos en las Comunidades Autónomas, sino que están mal repartidos


08-11-2017
Además de evidenciar diferencias políticas profundas entre comunidades autónomas de distinto signo, el último pleno del Consejo Interterritorial de Sistema Nacional de Saludb (SNS), ha adoptado acuerdos para contribuir a una mejor distribución de los médicos en todos los territorios.
 

Publicidad
Como es tradición, la liturgia profana del último pleno del Consejo Interterritorial del SNS se ajustó a sus convocatorias anteriores. Antes de la hora señala, los consejeros y consejeras de las 17 comunidades y ciudades autónomas hicieron el habitual paseíllo del Paseo del Prado, creando corros para informar a los periodistas.



Pie de foto: Dolors Montserrat, ministra del MSSSI

Por parte de las comunidades de partidos de oposición las críticas más compartidas fueron dirigidas contra los puntos del día y los intentos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI) por aprobar un reglamento del CISNS con carácter más ejecutivo. De igual modo, las comunidades autónomas gobernadas por el PSOE, como Andalucía, Aragón, Canarias, Castilla-La Mancha y Extremadura, volvieron a pedir la derogación del Real Decreto 16/2012, por entender que lleva años perjudicando al sentido de la sanidad universal propio del sistema sanitario y que supone un permanente riesgo de copagos y desigualdades en la atención sanitaria. De igual forma, estos consejeros reclamaron un nuevo sistema de financiación para la sanidad, habida cuenta de que grandes desembolsos como, por ejemplo, los costes de la hepatitis C siguen desequilibrando las cuentas autonómicas. En otro aspecto, también se opusieron a la posibilidad de ver restringidas sus competencias sanitarias. Algo en lo que fue especialmente expeditivo el consejero de Salud del País Vasco, Jon Darpón.



Pie de foto: Consejeros críticos con el MSSSI: Marina Álvarez Benito (Andalucía), Jesús Fernández Sanz (Castilla La Mancha) y Patricia Gómez y Picard (Islas Baleares)

Cuando compareció ante los medios la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, se mostró satisfecha por poder cumplir su compromiso de celebrar plenos semestrales, al menos, del CISNS y el Foro de las Profesiones Sanitarias. Precisamente agradeció a este último haber logrado un principio de acuerdo para la aprobación del informe sobre el proyecto de modificación del Real Decreto 954/2015, de 23 de octubre, por el que se reguló la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano por parte de los profesionales de enfermería.

Por eso celebró la modificación de los artículos 3.2 y 3.3 que habilitan a los enfermeros y enfermeras para cumplir con normalidad las campañas de vacunación, si no existe alguna prescripción individual por parte de un médico. Momento que aprovechó para pedir a los facultativos que aumenten sus propias tasas de protección, especialmente contra la gripe.

En la cuestión de las necesidades de personal, Montserrat explicó que el próximo pleno del CISNS, a celebrarse el próximo enero de 2018, incluirá medidas para paliar la falta de médicos en el SNS. Según razonó, no hay déficit de estos profesionales, pero sí una mala distribución territorial, especialmente en AP, Pediatría, Familia y Salud Mental. Por eso se acordó incentivar a los MIR para que vayan a sitios complicados de cubrir, especialmente agrarios. Lo que supone cambiar el decreto 1146 sobre duración de contratos y condiciones laborales. Un texto que la ministra confió en tener en septiembre de 2018. A lo que añadió el primer registro de profesionales sanitarios, que estará disponible el primer semestre 2018, a partir de los datos que faciliten las CCAA. De manera que las aspiraciones profesionales se cubrirán a corto, medio y largo plazo, mediante las medidas fidelizadoras de los MIR, el registro de profesionales y la Oferta Pública de Empleo sanitario (OPE), que se desarrollará entre 2018 a 2021.

A pesar de no abordar de manera monográfica la financiación sanitaria en el pleno, el encuentro trató temas como la distribución de fondos a las Comunidades Autónomas para las estrategias frente a Enfermedades Raras, la Vigilancia en salud, el desarrollo de los Sistemas de Información Sanitaria del SNS y la Red de Agencias; y la distribución de fondos a las CCAA por volumen de ventas de la industria farmacéutica, según la disposición adicional 6ª del RD-L 1/2015, de 24 de julio, por el que se aprobó el texto refundido de la Ley de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios. Sin olvidar el Informe sobre la actualización de Anexos del Real Decreto 1207/2006, de 20 de octubre, por el que se regula la gestión del Fondo de cohesión sanitaria.

En cuanto a la modificación del reglamento del CISNS, la ministra explicó que hay una discrepancia entre la ley 16/2003 de Cohesión y Calidad del SNS y la ley 40/2015 de Precedimiento del Sector Público. Una diatriva que, sin embargo, confió en poder solventar a través de la Comisión Delegada del Consejo Interterritorial.

Así mismo, Montserrat adelantó que a finales de 2018 podría haber un baremo de daños sanitarios.

Finalmente, Montserrat también se felicitó, así misma y a los consejeros, por la creación de una comisión institucional para la Talidomida y un comité científico-técnico para la Talidomida como grupos de trabajo del CISNS, con supervisión del ISCiii, Instituto de Salud Carlos III. Además de la aprobación de la estrategia para la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), con especialmente atención al diagnóstico precoz y las medidas sociales para los pacientes y sus familias.