La reprogramación celular basada en los ARNs no codificantes mejorará la medicina personalizada


27-09-2017
Una revolucionaria investigación descubre el potencial de las redes de hibridación de los ácidos nucleicos en células vivas.
 

El equipo dirigido por Alfonso Jaramillo en la Universidad de Warwick ha descubierto que los ácidos ribonucleicos (ARNs) pueden ser modificados para programar acciones específicas en una célula. La nueva técnica, desarrollada en colaboración con la Universidad de Valencia, puede ser aplicada de manera análoga a un software informático y podría contribuir decisivamente a mejorar las terapias en un amplio espectro de patologías. El Dr. Jaramillo indica que, al igual que los ordenadores, las células poseen la capacidad de procesar y responder a instrucciones introducidas en ellas mediante ARNs.

En la nueva estrategia éstos son simultáneamente dianas y estimuladores de otros ARNs, en una red que puede ser organizada para controlar la expresión génica. En los correspondientes experimentos fueron utilizadas 5 redes de hibridación diferentes con estructura lineal, implementadas en la bacteria Escherichia coli. Dado que el funcionamiento de estas redes se basa en interacciones puramente físicas, el diseño podría ser expandido a otros organismos, como un recurso regulatorio portátil, asevera Jaramillo.

La capacidad de las moléculas de ARN de interaccionar de una manera predecible y con conformaciones alternativas hace que éstas puedan ser utilizadas en una red de interruptores moleculares dentro de una cadena de procesamiento de órdenes arbitrarias, concluye el investigador.