Hasta el 10% de los pacientes de Alzheimer es menor de 65 años


20-09-2017
Podrían llegar a ser 120.000 pacientes de los 1.200.000 que hay en España, que se ven excluidos de repente de una sociedad nada integradora.
 

La enfermedad de Alzheimer es el tipo de demencia más frecuente. Es una patología crónica y degenerativa y a día de hoy no hay un tratamiento curativo, pese a lo cual existe mucho trabajo por delante a realizar en estos pacientes. La Dra. Carmen Terrón, neuróloga especialista en demencias del Instituto Avanzado de Neurociencias de Madrid (www.ineamad.com) del Hospital Nuestra Señora del Rosario afirma que "el reto al que nos enfrentamos ahora los profesionales es al diagnóstico de pacientes jóvenes, los que llamamos preseniles, ya que son personas que se encuentran en plena vida laboral, tienen cargas familiares, etc. En resumen, son personas que de la noche a la mañana tienen que asumir decisiones y cambios vitales importantes".

En la actualidad, este tipo de pacientes de Alzheimer "jóvenes" (menores de 65 años), según un estudio realizado en España, podrían representar hasta el 10% del total, es decir, 120.000 de los 1.200.000 personas afectadas por este tipo de demencia.

No excluir a los pacientes

La Dra. Carmen Terrón explica que "no excluir a los pacientes  de sus actividades habituales, incluso en el mundo laboral, puede ser de gran ayuda para ellos. Es importante mantener el delicado equilibrio entre las capacidades que permanecen y la posibilidad de desarrollarlas en balance con la supervisión o ayuda".

Desde la Confederación Española de Alzheimer consideran que un diagnóstico no define a una persona sino que solo define una nueva condición de una persona. Además, consideran también que se debe retrasar la tutela de los pacientes lo máximo posible e ir adaptando su vida (trabajo, responsabilidades familiares, etc.) a la evolución de la enfermedad.  De ahí, que el lema de este año sea "Sigo siendo yo"

La especialista en Alzheimer del Instituto de Neurociencias Avanzadas de Madrid afirma que "la edad es el principal factor de riesgo para el desarrollo de la enfermedad. Sin embargo también existen otros factores relacionados: genéticos, baja escolaridad, etc. También cabe destacar otros que pueden ser modificables, como la presencia de riesgo vascular. Sin embargo, unos hábitos de vida saludable pueden ayudar a prevenir su aparición".