Explican por qué la hormona del estrés puede prevenir trastornos después de un evento traumático


15-09-2017
El hallazgo resuelve una de las paradojas de la medicina actual y abre la puerta a su aplicación en tratamientos para prevenir enfermedades tras sufrir un evento traumático.
 

Un estudio liderado el Dr. Raül Andero, en el que han participado Antonio Florido y Éric Velasco, revela la relación que hay entre la alteración del gen Ppmf1 y la aparición de trastornos después de un evento traumático. En el estudio también demuestran que la hormona del estrés devuelve al gen sus funciones normales y reduce la probabilidad de sufrir estos trastornos.

El hallazgo resuelve una de las paradojas de la medicina actual y abre la puerta a su aplicación en tratamientos para prevenir enfermedades tras sufrir un evento traumático. El estudio se ha publicado en Biological Psychiatry, una de las revistas más prestigiosas de Neurociencia, y ha sido realizado en colaboración con las universidades de Harvard y Emory de Estados Unidos.

"Al descubrir la importancia de la relación entre el gen Ppm1f y la aparición de diferentes enfermedades psicológicas por la exposición a acontecimientos traumáticos, quisimos encontrar posibles tratamientos preventivos que se basaran, precisamente, en reducir la expresión alterada del gen y evitar, así, sus consecuencias negativas en el cerebro" comenta a SINC Raül Andero Galí, investigador de la UAB que ha liderado el estudio publicado en Biological Psychiatry.

Disminución de síntomas de ansiedad y depresión

Como se sabía que administrar la hormona del estrés, un glucocorticoide, a las pocas horas de un estrés traumático puede prevenir la aparición de enfermedades psicológicas, los científicos administraron la hormona a los ratones una hora después de un acontecimiento traumático.

"Los resultados mostraron que, efectivamente, había una disminución de la aparición de los síntomas de ansiedad y depresión y, al estudiar los mecanismos por los que se producían estos efectos, vimos que esta hormona prevenía los cambios de expresión en el gen", comenta Eric Velasco, investigador del INc-UAB y coautor del estudio.

"Esta aparente contradicción de que la hormona del estrés disminuya la probabilidad de aparición de enfermedades tras la exposición al estrés es una de las mayores paradojas de la medicina actual", recalca Andero. "El estudio arroja luz a esta paradoja y descubre una manera en la que la hormona del estrés podría prevenir enfermedades, al menos las psicológicas, a través de la regulación del gen Ppm1f", explica.

"Hasta ahora la hormona del estrés se ha aplicado en muy pocos casos en personas. Nuestro hallazgo abre la puerta a aplicarla de manera más amplia y al desarrollo de tratamientos específicamente dirigidos a regular las funciones del gen implicado", comenta Antonio Florido, también del INc-UAB y coautor del trabajo. 

Los investigadores están ahora interesados en colaborar con otros laboratorios y obtener financiación para extender los estudios sobre el papel del Ppm1f en estrés traumático a otras enfermedades, como las del corazón o incluso el cáncer, sobre las que los eventos traumáticos pueden tener influencia, para comprobar si sus conclusiones pueden ayudar en su prevención.