FENIN y ESADE analizan presente y futuro de la Sanidad


31-05-2017
Sostenibilidad, valor e innovación. Estos han sido los tres conceptos más repetidos en el XXIII Encuentro del sector de la tecnología sanitaria, organizado por FENIN y ESADE y que tenía por lema Afrontando los cambios en Sanidad.
 

"El sistema de salud español es una historia de éxito. Pero también es motivo de preocupación su sostenibilidad a medio plazo. El gasto sanitario crece y seguirá haciéndolo, y esto nos plantea unos retos y desafíos importantes". Así ha presentado el encuentro Francisco Longo, director general adjunto de ESADE, quien ha asegurado que "es en este contexto en el que las tecnologías sanitarias ocupan un papel central".

En esta misma línea, la presidenta de FENIN, Mª Luz López-Carrasco, ha destacado que "debemos darle a la tecnología el papel importante que se merece, para seguir mejorando". Ha ofrecido datos del mercado de las tecnologías médicas: en 2016, se facturaron 7.200 millones de euros (un crecimiento del 3% respecto al 2015), de los cuales 4.500 millones corresponden a exportaciones (un 2,3% más que el año pasado). Carrasco ha querido hacer hincapié en el "elevado nivel de obsolescencia del aparato tecnológico español" y ha sugerido que las CCAA deberían acelerar los planes de renovación. Además, ha señalado que "la ministra de Sanidad se ha comprometido a empezar el plan renove a medio y corto plazo".

López-Carrasco ha destacado también la importancia de que "en un entorno marcado por la necesidad de eficiencia,  la compra basada en valor es una herramienta clave para la toma de decisiones y para la incorporación de la innovación de una manera responsable". Todo sin olvidar dos de los principales desafíos que afrontamos como sociedad: la cronicidad y el envejecimiento de la población. Hay que recordar que el 70% del presupuesto sanitario va a la atención de pacientes crónicos.

La presidenta de FENIN también ha recordado dos hechos importantes de este año: el 40 aniversario de FENIN, que se celebra este 2017, y la aprobación del nuevo código ético del sector de tecnología sanitaria, en diciembre de 2016, y que "refuerza la unión y la colaboración entre las empresas del sector, instituciones y profesionales sanitarios".

Por su parte, Jaume Collboni, segundo teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona y regidor de Empresa, Cultura e Innovación, siguiendo la senda de la innovación y la sostenibilidad, ha asegurado que desde el gobierno municipal "tenemos como objetivo el desarrollo de las tecnologías sanitarias". Collboni también ha aprovechado la oportunidad para hablar de la candidatura de la EMA: "Tenemos una candidatura imbatible", ha asegurado, "pero atraer la agencia no solo concierne al gobierno, sino también al sector sanitario, al sector público y al privado".

La conferencia inaugural, que tenía por título El entorno económico 2016 y su repercusión en el ámbito sanitario. Sostenibilidad del Sistema Sanitario, ha corrido a cargo de Joan Barrubés, director asociado del Executive Master en Dirección de Organizaciones Sanitarias (EMDOS). Barrubés  ha señalado que el gasto sanitario, en 2014, descendió un 14%; en términos relativos, la inversión se redujo un 70%.

Para superar esta época, Barrubés apuesta por "abordar la sostenibilidad de manera holística". Ha comentado que, a pesar de que los indicadores muestran que tenemos un sistema de salud bueno, hay temas que no queremos tratar, como las desigualdades en distribución del estado de salud entre la población; el tiempo de acceso; el efecto de los copagos; la capacidad de navegación por el sistema o health literacy, y la financiación autonómica.

Barrubés también ha remarcado que esa buena visión del sistema de salud no la comporte la población. En total, un 27% cree que la sanidad necesita cambios fundamentales y el 6% que debería rehacerse completamente. Y esto no viene de la crisis: "En el 1995, el 38% seguía pensando lo mismo".

En cuanto al gasto, Barrubés ha señalado que "solo hablamos de gasto, cuando la sostenibilidad no es gasto, sino que tiene que ver en cuantos recursos tienes y cuanto gastas". Hay que poner en debate la redistribución de los presupuestos, la recaudación de los mismos, la eficiencia de esa recaudación, las coberturas. "Hablamos de gasto, hablamos muy poco de cobertura y nadie habla de recursos. Y es una obligación hablar de recursos porque estamos en un país donde se produce una de las paradojas más complejas: tenemos tipos impositivos más altos y tenemos menos recaudación fiscal que países europeos", ha señalado Barrubés.

En cuanto a si podremos financiar este sistema, Barrubés apuesta firmemente por que no podemos seguir haciendo las mismas cosas. No se puede seguir con bajas remuneraciones, poca inversión tecnológica, dificultando la financiación de medicamentos innovadores, rigidez a la hora de modificar el modelo asistencial, hospitales administrados y poco gestionados, y un gobierno e instituciones con solo criterios políticos. "Si seguimos con todo esto, y no se cambia nada, probablemente nos costará 63 mil millones de euros más".

En 2014, invertimos en el sector salud la mitad en valor absoluto de lo que invertimos en el 2002. "Hemos pasado de invertir el 8% del presupuesto sanitario a pasar al 2%", ha explicado Barrubés. Y estos son datos muy preocupantes. Por ello, Barrubés aboga por un cambio de mentalidad e irnos a un planteamiento más a medio plazo: ¿En qué medida esta renovación, este acceso a las nuevas tecnologías es capaz de provocar los cambios en el proceso, en la productividad, en la organización?