Los neurólogos españoles conocen de primera mano los mayores avances científicos en epilepsia


13-03-2017

Más de 180 neurólogos de nuestro país que día a día tratan al paciente con epilepsia se han puesto al día en temas como diagnóstico, tratamientos y aspectos clínicos, entre otros. El ARC en Epilepsia 2017 es el encuentro médico de referencia entre los especialistas españoles.

 

Más de 180 neurólogos españoles que tratan día a día al paciente con epilepsia se han reunido en Madrid en el ARC en Epilepsia 2017 (Annual Review of Congresses on Epilepsy), el encuentro médico de referencia entre los especialistas para conocer las novedades más relevantes que sobre esta patología se han presentado en los diferentes congresos internacionales y nacionales celebrados  a lo largo del año 2016. El ARC ha sido patrocinado conjuntamente por Eisai y Esteve como parte de su compromiso en el ámbito de la epilepsia y ha contado con el aval científico de la Sociedad Española de Neurología (SEN) y la acreditación de su Comité de Docencia.

Para el Dr. Jerónimo Sancho Rieger, ex presidente de la SEN y uno de los tres coordinadores científicos del encuentro, “jornadas como el ARC en epilepsia son necesarias y muy relevantes para la formación continuada de los especialistas que les permiten estar actualizados tanto en los últimos aportes en temas de diagnóstico, tratamientos farmacológicos y no farmacológicos, como en aspectos clínicos o epidemiológicos”.

En el encuentro, celebrado a lo largo de dos días, se ha destacado que los avances científicos de los últimos años han mejorado la capacidad de modificar los distintos mecanismos relacionados con la excitabilidad neuronal y, por tanto, de actuar contra la epilepsia desde diferentes frentes. Entre ellos, se ha puesto de manifiesto la trascendencia de los mecanismos de acción glutamatérgicos implicados en la epilepsia. Y es que, hasta ahora, parecía un bastión inabordable actuar de forma específica sobre la vía fundamental de excitación neuronal y de transmisión de estímulos excitadores, la sinapsis glutamatérgica, lo que es posible actualmente gracias a perampanel, fármaco que cuenta con un mecanismo de acción diferente a todos los fármacos previos.

Las crisis epilépticas son consecuencia del desequilibrio entre mecanismos excitatorios (por sobreexcitación) e inhibitorios (reducción de la inhibición) que regulan los procesos de comunicación entre las neuronas, siendo el glutamato uno de los más importantes neurotransmisores que producen excitación. Por tanto, un fármaco capaz de modificar adecuadamente la sinapsis glutamatérgica actúa precisamente en la fase de iniciación de las crisis, evitando su generación y propagación.

“La actuación específica sobre la sinapsis glutamatérgica nos permite hablar de que perampanel posee tanto una elevada potencia antiepiléptica como un amplio espectro de eficacia, al prevenir tanto las crisis parciales como las generalizadas como terapia adyuvante”, ha explicado el Dr. Juan José Poza, ponente en el ARC en Epilepsia 2017 y neurólogo del Hospital Universitario Donostia (San Sebastián), “tal y como se está demostrando en estudios clínicos en fase IV, con un volumen de pacientes relevante, con perfiles y casuísticas muy diferentes entre sí y que son los que trata el médico en su día a día”.

Las conclusiones de estos estudios en fase IV han sido presentadas por el Dr. Juan José Poza durante el ARC, para quien “perampanel se revela como un fármaco antiepiléptico de primera línea”. Los estudios, que han sido retrospectivos, observacionales, no intervencionistas, han permitido analizar la eficacia y seguridad del fármaco. En total, se han aportado datos de 1190 pacientes tratados en España. De ellos, 1169 sufrían crisis parciales con o sin generalización secundaria y 21 crisis generalizadas primarias.   

Entre los resultados destaca su alto nivel de eficacia, ya que uno de cada tres pacientes con crisis parciales que iniciaron tratamiento con perampanel vio reducido su número de crisis más de la mitad al final del periodo de seguimiento (alrededor de un año) y casi un 7% no había sufrido ninguna crisis desde la última visita. Además se observó mejoría en todos los tipos de crisis parciales, tanto las simples como las complejas. Una eficacia y seguridad que resultó ser mayor cuando es utilizado precozmente, en los primeros estadios del tratamiento.

Los estudios han relevado otras ventajas relacionadas con el aumento del bienestar del paciente. Así, se ha observado una mejoría en la calidad del sueño, puesto que los pacientes con epilepsia sufren con frecuencia este trastorno. Además, la asociación de la toma con el momento de ir a la cama, aporta una referencia que evita olvidos y mejora la adherencia.  Una adherencia en la que influye tanto la eficacia como que su mecanismo de acción único logra que no haya interacciones negativas desde el punto de vita farmacocinético o farmacodinámico, posibilitando combinarlo con cualquier otro fármaco.